Pons Asinorum

El hablar, por su facilidad, puede ser imitado por todo un pueblo; la imitación en el pensar, del inventar, ya es otra cosa.

Crónica de una muerte anunciada

Publicado el 30 de diciembre de 2005 1 comentario

El científico coreano Hwang Woo-suk está en boca de todos por su fraude en la investigación con células madre.

It’s damn certain that his career is over, the question remains how much longer he will be with this world. As Kushibo, Jeff, sickboy and others have noted, this sort of scandal typically ends in suicide.

Está claro que su carrera está acabada. La pregunta es cuánto tiempo de vida le queda a Hwang Woo-suk. Como Kushibo, Jeff, sickboy y otros han indicado, este tipo de escándalos suelen terminar en suicidio.
Lo pensé en cuanto lo leí, pero estaba seguro de que alguien lo habría escrito antes. Lamentablemente, estoy seguro de que esto ocurrirá.
Artículos relacionados:

♦ Suicidios en el Golden Gate
♦ El suicidio en el mundo
♦ Suecia y el suicidio
♦ Soria y el suicidio

Comentarios

Un comentario a “Crónica de una muerte anunciada”

  1. Luisito
    30 de diciembre de 2005 a las 10:02

    ¿El suicidio es de cobardes o de valientes?
    ¿De cultura o de incultura?
    Yo creo que es debido a la cobardía sumada a la vez con la cultura.
    ¿Cuantos hombres de las cavernas se han suicidado?
    [Comentario zrubavel: Según he leído, en la antigüedad los suicidios eran más frecuentes, tanto que fue la iglesia la que, en la Edad Media, les plantó cara con la «ley» que los desterraba del cielo y de los cementerios cristianos. Desde luego, con ella se han evitado más muertes que con ninguna otra medida.
    Actualmente, gran parte de los suicidas son personas con trastornos mentales, o con enfermedades graves que lo hacen para evitarse el sufrimiento que preveen. Así, no parece que tenga que ver con el nivel cultural.
    Para tu razonamiento, responderte con una pregunta, ¿Cuántos hombres de las cavernas hay en la actualidad?]

Escribe un comentario