España: Una potencia en ajedrez

A todos los españoles nos gusta criticar a España. Total, España son todos menos mi familia, mis amigos y yo. Cada vez lo hago menos porque me parece fácil. Y porque normalmente es injusto.

Hace unos días vi una estadística de esas que se hacen con Excel y mucho aburrimiento, que mostraba información sobre los jugadores de ajedrez de la lista de la Federación Internacional. Sin mucho ruido, sin salir en ninguna parte porque el ajedrez ya no interesa a nadie, destacaba un tremendo absurdo: España es una potencia mundial en ajedrez.

Y no digo potencia como en Formula 1, que corren dos, o en gimnasia artística que coincida que tengamos al mejor del mundo…y luego nada. Los ajedrecistas españoles son buenos, pero a nivel mundial nunca han sido nada. O nada como para estar en la superélite (Paco Vallejo que me perdone).

En lo que es España una potencia, y de las más difíciles de conseguir, es en la masa. Sin tener al Campeón del Mundo, sin haber ganado nunca nada, a fuerza de esfuerzos pequeños de gente que han ido creando un ecosistema de escuelas de pacotilla, de torneos de medio pelo que siempre ganan rusos – con o sin papeles. Poco a poco, sin que nadie se entere, España se ha consolidado y convertido en un país donde juega al ajedrez mucha gente.

Obviamente hay mucha más gente interesada en los toros, el fútbol o el balonmano. Pero aún así son muchos.

Las dos primeras estadísticas muestran que España tiene muchos jugadores:

Número de jugadores con puntos del ranking internacional

La siguiente indica que la tendencia reciente es de mucho crecimiento en España, somos el país donde más aumenta el número de jugadores. De todo el mundo.

Aumento en el número de jugadores con puntuación internacional

Y luego una muestra de la modestia de nuestra élite ajedrecista, a nivel mundial y tras ver que en volumen hay muchos jugadores:

Jugadores con Título Internacional (en los años se indican Grandes Maestros)

Puede decirse que la antítesis de España es Inglaterra, que tiene poquísimos jugadores pero está cansada de tener a maestros de altísimo nivel.

¿Qué es mejor, tener a dos gatos, a ser posible extranjeros nacionalizados, que sean muy buenos, o tener a un montón de gente que echa las mañanas de los domingos en eso?

Con la salvedad de que hay países muy poderosos que no tienen puntuación internacional, porque para eso hay que pagar unas cantidades de dinero, aún siendo modestas, España es la tercera potencia mundial después de Rusia. Te pasas.

Fuente: Chessbase, que cita a esta fuente original.

5 comments

  1. Nótese que cuando la oscuridad reinaba en toda Europa, en España debatíamos sobre el sexo de los ángeles en las plazas públicas, absorbíamos las culturas visigodas, judías y árabes, y tomábamos el sol.
    Si en la Rusia es la LOGSE, en España es la vitamina D.
    En serio, algun gen árabe se nos ha quedado en nuestro genotipo, sin necesidad de recurrir a la educación (Rusia) o a la soberbia (resto).
    Caso aparte la mente informatica del indio de la India.
    Opinión a vuela pluma y seguramente poco pensada.
    Un saludo.
    Interesantísimo este blog que tengo en favoritos desde hace poco.

  2. Me llama la atención la falta de países árabes y asiáticos (salvo India). Será el opio el que se lo impide (léase en todos los sentidos respectivamente). O es un tema de estadísticas.
    ¿?

  3. En países como Japón o China el ajedrez es eclipsado por juegos autóctonos. Similares e igual o más complejos (como el Go).
    A nivel mundial, Japón es una potencia ridícula en ajedrez (¡muy inferior a Andorra!). China por el contrario es fortísima, como en otras cosas, ha pasado de la nada al todo en menos de diez años. Es cuestión de poco tiempo que China tenga un campeón del mundo. Campeonas tiene desde hace mucho: http://en.wikipedia.org/wiki/Xie_Jun

    Armenia, Azerbaiyán y Vietnam tienen equipos de ajedrez muy buenos. Armenia tiene al que quizás sea el mejor equipo del mundo de la actualidad.

  4. El primer párrafo me ha puesto la piel de gallina, por fin alguien lo dice. Españoles criticando españoles comienza a ser una plaga que se desborda, algo que yo comienzo a considerar un serio problema. Y es que culpar a otro exime tu culpa, por lo tanto no hay autocrítica ni nada que mejorar y, así, se frena la evolución y el propio crecimiento personal, en este caso social. En fin, podría estar hablando de este tema horas y horas….

  5. Hay que tener siempre presente que hablamos de licencias, no de jugadores… SI por licencias fuera, Cataluña tendría más que todo USA, si no me equivoco.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *