Hollywood

No tiene desperdicio el artículo de la Wikipedia (en inglés) sobre las famosas letras que dicen Hollywood situadas sobre una colina del distrito de Hollywood en Los Ángeles (Estados Unidos).
Como el toro de Osborne español, originalmente fueron un anuncio (de una inmobiliaria) pero luego pasaron a convertirse en un símbolo de la ciudad.
hollywoodland.jpg
En un país tan dado a las protestas en formas siempre imaginativas, a lo largo de la historia se han sucedido diversas manipulaciones no autorizadas a dichas letras (que tienen 14 metros de alto, lo que convierte cualquiera de estos vandalismos en tareas bien organizadas). En lugar de romperlas, o taparlas, se ha tratado de realizar cambios originales, minimalistas, que sirvieran como forma de protesta. Estos son algunos de los que recoge dicho artículo (ignorando las modificaciones autorizadas realizadas como forma de publicidad):

  • Enero de 1976. Se promulga una ley que descriminaliza el consumo de marihuana. El cartel aparece con el texto HOLLYWeeD (Weed es marihuana en inglés).
  • Diciembre de 1983. Se estrena la película Hollywood Hot Tubs, que trata sobre unos adolescentes que vandalizan la señal de Hollywood. Y el cartel es alterado con el mismo texto: HOLLYWEED (con E mayúscula).
  • Abril de 1977: Por Semana Santa, es cambiado por el texto HOLYWOOD . (Holy significa sagrado en inglés).
  • Septiembre de 1987: La visita del Papa Juan Pablo II, propicia otro cambio a HOLYWOOD.
  • Como apoyo al candidato presidencial Ross Perot, en 1992 y 1996 el cartel fue modificado por el de PEROTWOOD.
  • En enero de 1985 RAFFEYSOD sustituyó al famoso letrero. Era una banda de rock poco conocida que no encontró mejor forma de darse a conocer. Incluso lamentaron que no los arrestaran, pues hubiera resultado una forma más de publicidad, pero no pudo ser al no descubrirlos «con las manos en la masa».
  • En 1991, año de la Guerra del Golfo, apareció el texto OIL WAR (guerra del petróleo).
  • En 1993, un bromazo lengendary por parte de universitarios americanos permitió sustituir el texto por un grito de ánimo a su universidad (la UCLA, Universidad de California, Los Ángeles), GO UCLA (A por ellos UCLA), antes del derby anual de rugby contra los chicos de la Universidad del Sur de California (USC)).

Este fue el último logro antes de que un costoso sistema de seguridad impidiera más alteraciones. Los alumnos de la UCLA se vengaron de la anterior manipulación, realizada en 1987, en que se podía leer USCWOOD, por parte de sus eternos rivales.
go-ucla-hollywood.jpg
Como puede imaginarse, estos cambios requieren enormes esfuerzos y coordinación, siempre y cuando no se quiera un resultado chapucero. La banda de Raffeysod estuvo trabajando toda la noche (los cuatro miembros junto a dos cómplices) para conseguirlo.
Alumnos de la Academia Naval consiguieron en 1983 escribir un grito de ánimo también para un partido de rugby importante: GO NAVY. Disciplina militar aplicada al vandalismo blando.
Los alumnos de la Caltech (la Universidad tecnológica de California) también fueron capaz de escribir el nombre de su universidad, CALTECH, esta vez en 1987. 40 alumnos se coordinaron en la operación, obteniendo un resultado realmente bueno, especialmente si tenemos en cuenta que las letras no coincidían de ninguna de las maneras.
caltech-hollyhood.jpg
Detrás de muchos de estos cambios se encontraba la figura desconocida de Danny Finegood, que murió con 52 años y cuyo obituario reza «Danny Finegood, bromista». Él fue la persona que convirtió al barrio del cine en el primer Hollyweed, el autor de la primera Holywood y la antimilitarista Oil War.
hollyweedsign.jpg
Algunas de sus ideas nunca pudieron llevarse a la práctica. Una de ellas era «hacer desaparecer» la señal (pintando las letras de negro) en el día de los inocentes (April Fool’s Day). También se quedó en el tintero su proyecto de convertirla en Hollyween en la noche mágica de Halloween.
En algún momento de su carrera, Finegood acabó quemado ante la constante mención de la palabra vandalismo ante sus obras, que él consideraba artísticas. Nunca rompió nada, ni causó daño alguno con sus inocentes manipulaciones. Quizás no esperaba un reconocimiento, pero sí al menos que no se le tachara de criminal.
Más información:
El arte del bromazo. Cambiando las letras de Hollywood.
Artículo de la Wikipedia sobre la señal de Hollywood.
Sobre Danny Finegood.

8 comments

  1. ¡Qué buenas! Yo siempre había pensado que era obra del ayuntamiento o algo así, y no publicidad de una empresa. Los «hackeos» son geniales y una enorme muestro de originalidad. Hace muy poco aberron publicó diversas bromas de universitarios estadounidenses y son realmente buenas. Sería genial que aquí existiese esa «tradición» de bromas a lo grande. ¿Se os ocurre algo para el toro de osborne? :P
    ¡Saludos!

  2. Realmente interesante. Como siempre la línea entre el arte y el gamberrismo se dibuja y desdibuja sobre los mismos actos, pero esto ya es algo que queda en el recuerdo.
    Lo de Hollyween hubiese estado bien, no se presenta excesivamente complicado.

  3. #1 Ender: Pintarlo de camuflaje y que pase desapercibido en el entorno. Luego hacer una especie de concurso del tipo «busca a Wally» pero con el toro. Obviamente habría que encontrar todos los toros de pongamos por caso Andalucía.
    Un saludo. Antonio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *