La demanda embalsada

Versión uno:
Los pisos han llegado a unos precios estratosféricos. Unidos a la mala coyuntura económica (dificultad de obtener crédito, subida del euribor) y a los síntomas que anuncian inminentes bajadas de precio, la gente ha decidido dejar de comprar.
Versión dos:

Hay una bolsa de «demanda embalsada« de potenciales compradores que aplazan la adquisición a la espera de que los precios de la vivienda caigan y mejoren las concesiones de préstamos hipotecarios.

Pero los precios no bajarán así que esa bolsa de demanda acabará comprando. El riesgo es que esa demanda embalsada (de unos 500.000 potenciales compradores) podría decidir comprar de golpe, provocando una brusca subida de los precios. De ahí que ante esta amenaza, no resulte conveniente esperar bajadas, sino comprar lo antes posible antes de que la demanda embalsada decida comprar.
La versión dos es la absurda imagen de orquesta de Titanic, aparentando normalidad mientras el barco se va a pique, que responsables de promotoras tratan de hacer creer.
Para finalizar, otra perla:

El mensaje que manda el mercado es claro: el freno es el precio. Ahora cabe preguntarse si porque lo consideran alto o porque hay expectativas de una mayor moderación.


Pisos en barrios populares a un millón de dólares
. «Cabe preguntarse si lo consideran alto».

2 comments

  1. Lo curioso es que nadie se bajadel burro y los pisos no bajan… pero tpco suben.
    Me parece que se van a qquedar asín mucho, pero que mucho tiempo, porque la gente tampoco está loca por vender
    Por cierto Zrubabel, sabes algún sitio recomendable para jugar al ajedrez a nivel aficionado en Madrid???
    Gracias y un saludo

  2. De ese articulo, lo que mas gracia me hace es
    «la preocupacion de unos mercachifles porque en breve sus productos van a subir mucho de precio y se los quiten de las manos».
    Es como cuando me preocupo por si me toca la loteria la de problemas que me va a generar – al final termino por no echarla, vaya que me toque.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *