La frase: Panem et circenses

Panem et circenses:
Pan y circo. (Juvenal nacido el año 55 después de Cristo.)
Frase aplicable a:
Aquellas soluciones a corto plazo que tienen las siguientes características:

  • No solucionan el problema
  • Empeoran la situación en el largo plazo
  • Son aceptadas por la mayoría de la población que no piensa en las consecuencias

Hay que indicar que la frase destacaba en su origen la crítica hacia la gente que es capaz de dejarse engañar con estas medidas. Hoy en día sin embargo suele aplicarse más a las soluciones parciales de los gobiernos orientadas a hacer olvidar el problema. Y es que ya no sorprende a nadie que el pueblo sea tan fácil de contentar con actuaciones superficiales.
Origen:
La frase se ha citado miles de veces. El origen es un poema (sátira) del afamado escritor Juvenal (Decimus Iunius Iuvenalis). La sección donde indica esa frase es la siguiente:

[…]nam qui dabat olim
imperium, fasces, legiones, omnia, nunc se
continet atque duas tantum res anxius optat,
panem et circenses.[…]

(Juvenal, Sátira 10.77-81)

Aquel pueblo rey que antes distribuía
el imperio, las fasces, las legiones, y todo, a la sazón
ansiaba tan solo dos cosas:
pan y juegos.

El pan al que se refiere Juvenal es la annona, el pan subvencionado por el Gobierno de Roma. Todos los ciudadanos romanos tenían derecho a la manutención gratuita.
Hacia el siglo II antes de Cristo el suministro de cereales en Roma comenzaba a sufrir problemas dada la masificación de la capital y las siempre azarosas condiciones de transporte. El trigo se negociaba en los mercados a precios elevados y la población tenía dificultades para alimentarse cada vez que había una mala cosecha o dificultades logísticas. Estos problemas se traducían en descontento generalizado de la población.
La solución de los gobernantes fue optar por subvencionar ese trigo, vendiéndolo a precio por debajo del que ofrecía el mercado libre. La idea fue del político populista Cayo Sempronio Graco y fue puesta en práctica en el año 123 a.C.
El gobierno tenía sus propios almacenes donde guardaba el grano proveniente de las provincias que pagaban así una parte de los impuestos. Ante los problemas de suministro que atravesaba la población general, el gobierno prefirió vender parte de su trigo a precios inferiores, solventando una crisis por el camino fácil.
Desde ese mismo momento para los políticos la solución más cómoda para ascender en su carrera política era ganarse el favor del pueblo llano llenando sus estómagos. De ahí que el pan subvencionado, la annona, llegase en el año 71 a.C. a ser gratuito para 40.000 ciudadanos romanos.
A partir de ahí los sucesivos gobernantes, como Julio César, aumentaban la cantidad de beneficiarios de este pan gratuito.
Fue tarea de Augusto, un auténtico gobernante, rebajar estos subsidios. El emperador se sintió orgulloso de haber conseguido disminuir el número de beneficiados desde los 200.000 hasta los 150.000.
Poco después volvió a subir el número de romanos que comían gratis, hasta los 320.000, lo que quiere decir que uno de cada tres ciudadanos del Imperio comían trigo sin tener que pagarlo.
La escalada sin fin, en que ningún gobernante – salvo el honrado Augusto – quiso perder el favor popular, llevó a que con la subida al poder de Septimio Severo (146-211) no sólo Roma se viera beneficiada con el pan gratuito, sino que su ciudad natal, Leptis Magna(situada en la actual Libia), que estaba pasando una recesión, tuviera su propio trigo gratuito.
Severo Alejandro (208-234), treinta años después que Septimio Severo, quiso que el grano que se repartía al pueblo viniera ya en forma de pan horneado, mejorando así las condiciones de los romanos.
Aureliano (214-275) aumentó la cantidad de pan hasta uno y medio por persona. Y además incluyó vino – a consecuencia de un excedente que se había producido en una cosecha, desoyendo los consejos que le avisaban de la locura que estaba haciendo – y carne de cerdo a la perpetua cesta de regalo.
A partir de ahí la situación comenzó a empeorar con la caída del Imperio. Esta caída tenía un componente ocasionado por las pérdidas de territorios y la presión de los enemigos pero otro no menos importante en el colapso del sistema económico romano.
Así, hubo que recorrer el camino inverso: primero se volvió al reparto exclusivo de pan. Luego cada vez menos. Luego hubo que volver a pagarlo rebajado. Y finalmente se volvió al precio de mercado.
La actitud política del pan y circo hace que el problema que tiene un pueblo sea trasladado a los siguientes gobernantes que se encuentran con la misma situación además de una medida parcial que habría que revocar. La imposibilidad de eliminar esa medida sin perder el favor de los ciudadanos hace que pocos gobiernos se atrevan a solucionar esta «patata caliente» y optan por seguir trasladando ese problema.
El caso del panem et circenses original es quizás el problema político más postergado de la Historia. Desde el año 123 a.C. hasta el final de la Crisis del siglo III 284 d.C., durante más de 400 años, nadie se preocupó por resolver el problema del ineficiente mercado del trigo en Roma.
Fuentes:
Food in History. Reay Tannahill
Wikipedia. Artículo sobre la annona, que a su vez cita a la Enciclopedia Britannica.
Y el resto de páginas citadas en el artículo.

3 comments

  1. Esto me recuerda a la renta básica universal (y también en la WP). Al menos el principio es el mismo, recibir a cambio de existir. Me pregunto si en caso de ponerse en práctica también acabaría en una carrera populista de a ver quien da más.
    Por cierto, que el Juvenal éste fue una fuente inagotable de dichos que no veas.
    1) la del artículo
    2) mens sana in corpore sano
    3) rara avis (aunque referido a una buena esposa)
    4) quis custodiet ipsos custodes? — ¿quién vigila a los vigilantes?
    Vamos, ya les gustaría a muchos estar en boca de tantos por mucho que critiquen su obra.

  2. Empiezo a creer que lo de «conoce la historia para evitar caer en los errores del pasado» deberia ser «conoce la historia para saber en que errores te van a hacer caer»

  3. Muy buena y detallada explicación.
    Aunque este ejemplo ha sido muy mal usado para decir que al Imperio Romano cayó por culpa del Socialismo !!
    .
    Esto de dar de comer a los pobres tiene mala prensa entre cierta gente de derechas.
    .
    Si Graco lo impuso en 123 AdC y les duró 400 annos la subvención de la annona yo diría que fue el mayor éxito de la Historia Económica mundial.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *