La muerte

Creo que uno de los temas más fascinantes de los que se puede hablar es la muerte. Me resulta tremendamente interesante todo lo relacionado con ella. Especialmente intrigante me parece la fascinación que se siente hacia ella, de forma inconsciente, en los medios de comunicación.
Si lo pensamos, la gran mayoría de las noticias giran en torno a la muerte. Los accidentes de tráfico no mortales pasan sin pena ni gloria. Al citar un terrible accidente, la dimensión de la tragedia la aportan los muertos. Recientemente, oía como los expertos se preocupaban porque en España teníamos muchos menos accidentes de tráfico que en Alemania, y sin embargo los aplastábamos en el número de víctimas. Y es que la prevención del accidente no es la misión, sino el evitar muertos. No mueras, por amor de Dios. Incluso recuerdo que un día fue noticia porque no había muerto nadie en accidente de tráfico, por primera vez en varios años. Parecía como si los periodistas se sintieran defraudados, como cuando el Real Madrid empata sin goles en casa, queremos que la racha sea infinita, queremos más muertos.
El fracaso de la invasión americana de Irak se expresa en múltiplos de cadáveres. El doble de muertos en la posguerra que en la invasión. Casi el triple. Los miles de heridos, que arruinan sus vidas, no cuentan. Solo muertos y más muertos.
Si me atracan en la calle, me roban el dinero, el móvil, las tarjetas de crédito, las llaves, lo pasaré mal. Puedo poner denuncia, pero sé que nadie se encargará de investigar. Sin embargo, si un barco naufraga, tal vez dos docenas de guardias civiles busquen el cadáver que falta como si les fuera la vida en ello. ¿Para qué, cuando se sabe que se está muerto? No solo nos fascinan los muertos, queremos ver el cuerpo. A efectos legales, en cierto modo, una persona no está muerta si no hay cadáver. Un asesino al que no le encuentren los cadáveres quedará impune, aun cuando testificara en su propio perjuicio. El seguro de vida no se cobra sin fiambre. La familia no descansa hasta que sabe que su hijo desaparecido se ha convertido en un montón de huesos viejos encontrados por casualidad en unas obras.
¿Por qué ese interés por la muerte? ¿Por qué morir es más importante que vivir? Es más trágica la muerte de Marco Pantani que la vida que tuvo tras las sanciones de dopaje. Recordamos los aniversarios de la muerte, en periódicos, dando conciertos, reeditando libros. Pero nadie recuerda los hechos de los vivos. Preguntamos quién murió, o nació, tal día como hoy. Nadie quiere saber que se inventó, que se creó, cómo se vivió.
Y es que nos gusta la historia cerrada, el final a la americana, el borrón y la nueva cuenta. Queremos la cifra exacta de muertos bajo las torres gemelas. Para poder olvidar más fácilmente, para no preocuparnos, para saber que al menos tendremos garantizado un día de fama, aun cuando no estemos para disfrutarlo.

4 comments

  1. A mi también me molesta cuando alguien muere y todo el mundo empieza a hablar de lo bueno que era, etc..pero vamos a ver, si lo mismo era un ser despreciable durante toda su vida, pero claro como ha muerto….También me molesta como tú dices que alguien muera y entonces se valore lo que hace, lo que ha pintado, lo que ha escrito , y antes qué?

  2. Cuando yo cursaba primaria cada año hacían un concurso a cargo del Corte Inglés. En cada clase se hacían tantos grupitos de 5 personas y se trataba de crear un periódico. Te daban una hoja tamaño din-a3 y con 10 columnas y tú te repartías ese espacio como querías para narrar noticias, la sección de crucigramas, la del tiempo, etc etc.
    En mi grupo siempre poníamos noticias de desastres, tantos muertos aquí, asesinatos allí, robo por aquí… nunca ganábamos.
    Otra compañera mía cuya madre era profesora, casi siempre ganaba (concurso de ámbito Barcelona). Ella y su grupo nunca puso noticias de muertos, atracos… ponía noticias tipo «inauguración Museo tal», «familia recupera a su abuelo extraviado»… lástima que lo comprendí cuando ya no tocaba hacer periódicos.
    Creo que fue su madre profesora quien le indicó el camino a seguir.
    PD Es lamentable que en los telediarios tengan tanto interés en los muertos, pero claro, la muerte es importante.
    A mí nunca me había dado miedo la muerte = dormir pero sin soñar. Cada año la tengo más presente y no es lo mismo, de pequeño tenías todas tus oportunidades de futuro intactas, cuando ese futuro ha llegado y no has conseguido todo lo que querías, ves el paso del tiempo y la misma muerte con otros ojos.

  3. Viendo la tele me he acordado de algo importante: los muertos deben aparecer.
    Por la simple razón de que para sus familiares (dentro de lo difícil) es inmensamente más «fácil» elaborar un buen duelo cuando saben donde está enterrado el cuerpo, o las cenizas… para poder rezarle; o pensar en él de una forma concreta. Y por ejemplo si se ahogó pues no pensar que su cuerpo descompuesto estará por ahí… eso es muy doloroso, difícil de imaginar y aceptar y dificulta la recuperación.
    Además, dicen que es importante «poder despedirse» del muerto (a no ser que el cadáver esté en muy malas condiciones, que entonces uno ya no sabe que es mejor…..).
    Otro caso, si se te muere alguien muy querido (que es joven y ves cada día) y por el motivo que sea tú te enteras de su fallecimiento cuando ya lo han enterrado, se te hará difícil aceptar la idea de que «ya no está». En teoría, creo tener entendido, si tú te puedes despedir físicamente (en el hogar, tanatorio, donde sea) es mejor en todos los aspectos.
    Cuando esto no es posible es aconsejable hacer una «despedida simbólica».
    Si a una madre se le muere el hijo recién nacido, ha de verlo igualmente; no puede ser que le digan -su hijo ha muerto- y que alguien haga todos los trámites funerarios sin que ella ni siquiera lo vea. (En un caso en que la madre no estaba consciente cuando parió). Se ha de «poder despedir».
    Y ya no te digo con las personas desaparecidas varios años: eso todo el mundo se puede imaginar que es un «no vivir», por eso llegan a decir a veces los familiares: «me gustaría saber donde está, aunque esté muerto, porque esto ya no lo aguantamos».
    El duelo es la reacción natural (y necesaria) de una persona ante una PÉRDIDA importante para ella; y eso puede entenderse como la muerte de una persona o su desaparición.
    Por eso creo que es importante que aparezcan los muertos. Aunque no creo que sea positivo que nos bombardeen constantemente en los telediarios con tragedias que escapan a nuestro alcance… un poco sí, pero no mucho. El puto equilibrio de siempre…

  4. Algo que a mi me da mucha rabia es que se hable de los muertos y nunca de los heridos o mal heridos. En accidentes de trafico muchas personas no han muerto pero si se han quedado paraliticas. Pero como no han muerto, no salen por ningun lado…
    Creo que en la vida lo importante no es vivir mucho tiempo. Lo que importa es la calidad de vida que se tenga mientras se vive. Y creo que por eso es por lo que se debería luchar desde la medicina.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *