Pons Asinorum

El hablar, por su facilidad, puede ser imitado por todo un pueblo; la imitación en el pensar, del inventar, ya es otra cosa.

La primera en la frente

Publicado el 8 de enero de 2004 4 comentarios

La tecnología llega al periódico:
No deja de parecerme sorprendente la de falta de ortografía que tienen los periódicos, digitales o impresos, que se publican hoy en día. Comparándolos con los de hace unos años me resulta bastante claro que el salto tecnológico no ha hecho sino empeorar el uso de la lengua.


Al principio pensaba que era a causa de los correctores ortográficos. Éstos tienen dos defectos. Por un lado, no se aprenden las dudas ortográficas, se recurre a la opción fácil de pulsar el botón por defecto (corregir) del editor por defecto(MS Word) con lo que a veces cambiamos una palabra aceptable por una que no lo es tanto. Además, no se avanza ante los errores, por cuanto la tecnología hace la vida más rápida, pero no más fácil, y siempre tendremos dudas en las mismas palabras.
Por otro lado, el corrector es inmune ante las erratas involuntarias, y hace que cuele un «le» donde debía ir un «la» y fallos aún mayores que duelen a la vista.
Pero ayer vi en el periódico «El mundo» uno que dolía a la vista. Refiriéndose a un aparatoso accidente de tráfico, hablaba de la potencia del coche aludiendo a sus «cavallos». Según parece, de la abreviatura CV al extendido cavallo no hay tanto. Entre la anglosajonización y el Word estamos apañados.

Comentarios

4 comentarios a “La primera en la frente”

  1. doncristal
    23 de marzo de 2006 a las 22:28

    Navegando por aquí me he topado con este artículo. Tienes toda la razón, y como periodista, me duele comprobar que gente sin la debida cualificación ejerce sin problemas.
    Eso sí, los periódicos no utilizan Word. Utilizan programas de edición profesional como QuarkXpress, PageMaker o Millenium. Todos poseen sus propios correctores -algunos peores que otros-. Antes, en los tiempos del linotipista y la máquina de escribir o cuando estos programas aún no poseían herramientas en español, existía la figura del ‘corrector de estilo’, que se leía el periódico de cabo a rabo corrigiendo cada gazapo que encontraba -fuese ortográfico o sintáctico-.
    Con su paulatina desaparición la corrección sintáctica -para la que no existen herramientas informáticas efectivas- también desaparece. Y de ahí el empobrecimiento del lenguaje y de las informaciones publicadas.

  2. Maikel
    29 de abril de 2007 a las 10:01

    No deja de parecerme sorprendente la de falta de ortografías
    Pues o intentabas hacer un juego de palabras, o metiste tú también un gazapo :P

  3. David
    8 de enero de 2009 a las 13:20

    Difícilmente disculpable, pero muy común entre los redactores cuya lengua común es el catalán. En palabras donde la diferencia entre tu primer y segundo idioma es mínima (sólo una grafía) es muchísimo más fácil colarse.

  4. Valtercapo
    12 de septiembre de 2009 a las 14:42

    Como mola responder después de tantos años.
    Creo que el mayor enemigo del idoma en los medios de comunicación no son los correctores informáticos sino el abuso de los becarios y la eliminación de los empleados competentes a quienes por tener familia no se les puede pagar el sueldo de un becario. O es esto, o estoy equivocado. No hay otra…

Escribe un comentario