Pederasta simpático

lata
No será la primera vez que se escriba aquí sobre los pederastas. Y nunca para defenderlos.

El pederasta
El mito de Lewis Carroll

Cuando uno se imagina a un pederasta, se hace la idea de un tipo gordito, calvo, con cara de pervertido, desaseado, incapaz de relacionarse con la normalidad. Gran parte de esta imagen se debe a lo que vemos en televisión: detenciones de sacerdotes, fotos de recién arrestados, etc. Además que entendemos que alguien con gustos tan depravados tiene por fuerza que ser un desecho de la sociedad. Algo así como que si fuera guapo, se acostaría con mujeres, pero como es un guiñapo humano, ha creado una deplorable filiación sexual.

Así, si eres un responsable padre de familia, harías bien en mantener a tus hijos alejados de tipos con pinta de ingeniero de sistemas, de los que no se conoce pareja, desaliñados. Aunque con eso los alejarás de algunas malas influencias, nada más.

La realidad, que no cuentan en televisión, es que si te gustan las mujeres, tienes a tu disposición una exagerada proporción de la población mundial. Y que si en bar le dices a alguna al oído que quieres metérsela por detrás, te podrías llevar un guantazo, pero compensado de sobra por las risas que te puedes echar con los amigos. Si eres un hombre al que le gustan los hombres tienes que tener más cuidado, tienes que tantear el terreno, sondear al tipo que te atrae. Desde luego, tienes que ser mucho más sutil, moverte mejor en la ambigüedad hasta que quede claro que ese tipo se mueve en la misma onda.

Pero un pederasta, tiene que ser capaz de hacer surf mientras escribe un SMS. Porque al tener una tendencia sexual tan aborrecible, en cuanto alguien se entere de ello, corre el riesgo de ser desplazado por la sociedad entera, ser detenido o incluso linchado. Me imagino que entre los pederastas se habrá ido creando una especie de selección natural. Los que llevan más tiempo siéndolo y más lejos están dispuestos a llevar a cabo sus fechorías son individuos que han hilado tan fino, han sabido disimular sus verdaderas intenciones tan bien, que, lejos de la imagen de marginados, son personas con una habilidad y vida social muy superior a la media. En algunos casos, auténticos líderes.

Porque debe ser tan duro ser un pederasta que los que los son suelen ser personas que, al margen de sus intolerables acciones, figuran entre las mejores del entorno en que se mueven. Y esta es una verdad difícil de digerir.

En España hay un caso bastante famoso, Santiago del Valle, asesino de una niña pequeña en un caso muy mediático. Este es un caso que parece justificar la imagen habitual de la prensa, un tipo con una minusvalía psíquica.

Ahora bien, uno analiza sus acciones, y se da cuenta de que es uno de los retrasados mentales más inteligentes del mundo. En primer lugar, por conseguir una pensión de minusvalía psíquica, pero que al ser juzgado no se encuentre ningún trastorno mental que pueda servir como eximente. Seguramente haya sido capaz de mantener su pensión, a pesar del nuevo análisis. Se casa con una mujer de cierto retraso mental que, le sirve como coartada de persona normal, al tiempo que es capaz de convertirla en su mayor aliada a la hora de conseguir víctimas. Estando en prisión, se le ocurre la idea de apadrinar una niña a través de una ONG, y luego intenta puentear a la organización intermediaria para conseguir acceso directo a ella.
Esta claro que es una persona despreciable, pero no hay que negarle mérito y capacidad.

Porque para ser un buen criminal, hay que tener buenas habilidades, al margen de que estas se empleen para el mal. Por eso nos resultan tan simpáticos los ladrones de películas como Ocean’s Eleven. Porque son buenos, salvo que usan lo que saben, para el mal.

Otro caso famoso en España es el de Torres Baena, el mayor caso de pederastia de la historia del país. Fue capaz de cometer sus delitos a lo largo de más de 20 años, con al menos 61 víctimas conocidas. Si no te dijera el crimen, te resultaría interesante. En el momento que lo sabes, le deseas una muerte lenta y dolorosa. Este criminal había sido Campeón de España de Karate y presidente de la Federación Canaria de Karate, aparte de regentar un importante gimnasio que desarrollaba esta disciplina. Una de las personas más importantes del Karate en España, casi nada.

Torres Baena es horrible, sí, pero también capaz de implicar a su mujer durante años, divorciarse de ella, que ella no diga nada de nada, volverse a casar, volver a implicar a su nueva mujer, y hasta al hermano de esta, también durante muchos años, mientras la mayoría de vosotros no sois capaces de convencer a vuestra esposa de lo que se pone en televisión por la noche.

Ahora nos vamos al famoso pederasta indultado en Marruecos, Daniel Galván Viña. Espía, profesor universitario, hablando múltiples idiomas. Se traslada a Marruecos, porque:

¿Por qué viniste aquí a abusar de niños marroquíes? Porque no cuestan caro y todo se consigue con dinero.

Una habilidad mercantil ausente en numerosos ex-directivos de banco españoles. Este caso horroriza, como tantos otros, pero de nuevo nos muestra que el criminal no es un marginado, suele encontrarse entre las personas mejor situadas socialmente dentro de su entorno.

Fuente: In plain view, Malcom Gladwell. Léete el artículo que es realmente bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *