Pretty Woman


El gobernador de Nueva York, el demócrata Eliot Spitzer, ha presentado este miércoles su dimisión, dos días después de descubrirse su vinculación a una red de prostitución de lujo y tras negociar su salida con la fiscalía general del estado. Lo sustituirá en el cargo as partir de 17 de marzo David Alexander Paterson, de 53 años y hasta ahora vicegobernador.
Los remordimientos me acompañarán siempre
«Los remordimientos me acompañarán siempre», ha dicho Spitzer en su comparecencia ante la prensa en Nueva York, en donde también dijo que no le quedaba más remedio que «aplicarse a sí mismo» los mismos criterios «de rectitud» y de «asunción de responsabilidad» que siempre pidió a los demás en su carrera política.
Spitzer, de 48 años, casado desde hace 21 años y padre de tres hijas, se hizo famoso por su trabajo como fiscal general del Estado, cargo desde el que prometió llevar a cabo «una reforma ética» y combatir la la prostitución.
Considerado la imagen de la rectitud moral y de los valores familiares, ha visto como en horas su carrera política caía en picado y su nombre se unía a la lista de los políticos estadounidenses forzados a dimitir por haberse visto involucrados en líos sexuales.
«Un cliente habitual»
El diario The New York Times fue el que reveló, el pasado lunes, que Spitzer había sido identificado en una grabación de una investigación federal haciendo los arreglos para encontrarse con una prostituta que cobra 1.000 dólares la hora en un hotel de Washington el mes pasado.
Según los investigadores citados por la prensa estadounidense, el gobernador «era un cliente habitual que llegó a gastar 51.600 euros a lo largo de varios años en el pago de servicios de prostitución de lujo».
La cadena de televisión ABC ha entrevistado a una de las prostitutas, «Sienna», de 22 años, que dijo haberse acostado con Spitzer hace dos años, cuando todavía era fiscal general del estado. «Daba buenas propinas y no hacía nada que fuera sucio», afirmó.

Si tratamos de analizar fríamente la información, hay muchas cosas que no cuadran.

era un cliente habitual que llegó a gastar 51.600 euros a lo largo de varios años

para encontrarse con una prostituta que cobra 1.000 dólares la hora

Las prostitutas que cobran 1.000 dólares la hora no trabajan por múltiplos de veinte minutos, como las normales. Supongamos que «varios años» es simplemente dos. Y que el ex-gobernador sólo pagaba 500 dólares por sesión con prostitutas. Esto arroja la friolera de 100 encuentros sexuales con prostitutas a lo largo de dos años. O sea, una vez a la semana. Si hacemos la estimación de forma más optimista y razonable, con pagos de 1.000 dólares durante cuatro años, apenas si nos da para una vez al mes. Aunque puede que fuera un «cliente habitual», no era ni mucho menos un fanático de las prostitutas.
Pero centrándonos en lo importante. ¿Qué es lo que ha hecho mal este hombre? Según veo, hay cuatro puntos:

  • Ser infiel a su mujer.
  • Pregonar una lucha contra la prostitución y sin embargo aprovecharse de ella.
  • Pagar a prostitutas.
  • Acostarse con prostitutas.

Ser infiel a su mujer no es un delito, ese tipo de faltas se deben arreglar de puertas para adentro. Y una infidelidad no te convierte en un monstruo o un mal político. Algunos presidentes de gobierno vigentes han sido infieles a sus esposas, su infidelidad descubierta y su puesto de trabajo no se ha resentido.
La doble moral respecto de la prostitución no es más que hipocresía. Como la famosa de Al Gore y su hipercontaminante casa. A pesar de haberse destapado que su gasto de energía es desenfrenado ni le han quitado el premio Nobel ni ha desenchufado ningún aparato eléctrico de su casa. La hipocresía está a la orden del día en política, como algunos políticos catalanes que tienen a sus hijos en escuelas bilingües y promueven la obligatoriedad de estudiar en catalán.
Pagar a prostitutas es un delito en Estados Unidos. En la mayoría de los países no lo es. Eso sí que ha estado mal pero no deja de ser un delito relativo, algo que dependiendo del país puede entenderse como legal o no ilegal. Es decir, que aún siendo un delito, es de aquellos que pueden entenderse como cuestionables.
Acostarse con prostitutas no está mal. Es absurdo que hoy en día se diga que los homosexuales tienen todo el derecho del mundo a tener sexo con personas de su sexo y sin embargo pagar a otra persona, de mutuo acuerdo, por tener sexo está mal. Porque si ridículo es decir que el sexo debe realizarse con determinadas personas (de sexo opuesto al tuyo) mucho más lo es sugerir que debe ser realizado bajo determinadas circunstancias (con el consentimiento de ambos pero sin que medien intereses económicos).
La verdad es que esta noticia me ha sorprendido mucho. Al final creo que a este pobre hombre se le ha castigado demasiado severamente. El juicio mediático no es delito, es derecho a la información.

8 comments

  1. Hombre, lo de «habitual» es un concepto muy relativo. Irse de putas una vez por semana, o un par de veces al mes, yo ya lo consideraría muy habitual. Estamos hablando de un «lujo ocasional», no de una relación personal o algo así. Y sobre todo si estamos hablando de que cada polvo le salía por un buen pico, obviamente no es algo tan cotidiano como echarse un pitillo de vez en cuando.
    Lo que ha hecho mal es claramente el punto dos. Erigirse uno mismo en adalid y ejemplo en contra de la corrupción política (por ejemplo), y al mismo tiempo evadir impuestos, me parece chungo. Pero encima tener ese mismo grado de hipocresía en algo tan íntimo y tan personal como con quién se acuesta cada cual, criminalizando a quien se va de putas, y luego que lo hiciera él mismo… eso ya es miserable.
    [Comentario zrubavel: De acuerdo con tus indicaciones. Pero sobre la frecuencia de la «habitualidad», un tema interesante, creo que si uno es aficionado a las putas no irá más a menudo no por falta de ganas sino de dinero. Digamos que una vez a la semana es «habitual» pero una vez al mes no puede considerarse tampoco como algo tan frecuente.]

  2. Hace bastante que leo tu blog y no recuerdo haber comentado antes. En general me ha resultado interesante y entretenido.
    Sobre la entrada creo que este hombre ha tenido la cara muy dura para presentarse a la prensa.
    El admite que cometió un error. Pero si un error se repite en formas reiteradas hay que callarse, bajar la cabeza y salir por la puerta de atrás.
    Sobre que es lo que esta mal tu dices que son cuatro puntos:
    Infidelidad ( problema de él y su mujer)
    Hipocresía. Vivimos en un mundo hipócrita pero no por eso hay que apañarla.
    Pagar a una prostituta. Peor sería no pagarle.
    Acostarse con prostitutas. Aquí tu dices que «mucho más ridículo es sugerir que debe ser realizado bajo determinadas circunstancias (con el consentimiento de ambos y sin que medien intereses económicos).»
    Estás a favor de tener sexo sin el consentimiento de tu pareja? Crees que no existen organizaciones que explotan mujeres? Eres tan egoísta para que ni se te cruce por la cabeza si en realidad no le estás haciendo daño a esa otra persona? Si fuera como tu dices «»mucho más ridículo es sugerir que debe ser realizado bajo determinadas circunstancias (con el consentimiento de ambos y sin que medien intereses económicos)» tampoco importará la edad de la persona a quien abusas.
    Relee lo que has escrito. Es un asco
    [Comentario Zrubavel: Lo he corregido con una palabra porque es cierto que podía ser malentendida la idea.
    El argumento de las organizaciones que explotan mujeres y tal creo que no viene al caso. En todos los negocios hay gente que usa medios fraudulentos pero no puede decirse que por eso ya debiera existir ese negocio. ¿Como hay redes de robo de coches de lujo deberían dejar de fabricarse coches de lujo?]

  3. Creo que la mayoria de los políticos se autoidealizan con el único fin de ascender, casi se canonizan solos como el típico modelo a seguir por los estadounidenses para ganar votos, cuando son tan humanos como cualquier otro con sus grandes defectos, aunque como siempre, cuando un politico contamina, mata o hace cualquier otro delito ninguno es tan deplorable (para los gringos) comno el del sexo.

  4. Coincido con David: en política, la mujer del César debe ser virtuosa y ademas parecerlo.
    Un político que tiene el apoyo del pueblo por ser el azote de la prostitución lo pierde en cuanto se sabe que es cliente del negocio (incluso una vez, tanto peor si son varias). Cómo confiar en quien no predica con el ejemplo?
    Da igual que hablemos de lucha contra la corrupción, lucha contra la prostitución o defensa de la ética del trabajo: si tú no crees en lo que dices, quién va a creer en ti?

  5. Ahora quedó mejor aunque sigo sin compartir tus ideas.
    Tu comparación con las redes de robo de coches de lujo es traída de los pelos. No es que se deba prohibir su fabricación.
    Lo que está prohibido es comprar autos de lujo ( o sin lujo) que sean robados.
    Aquí hablo de amenazas, secuestros, manipulación psicológica y tantas cosillas.
    Pero nada de esto importa. Lo que vale es que tengas un polvete que calme tus ansias.
    Todos tenemos bajezas. Trata de no querer justificar las tuyas en público.
    [Comentario zrubavel: No estoy de acuerdo. La película de las redes de prostitución suena muy bien pero una gran parte de las prostitutas de Occidente trabajan en ello «por gusto».
    Tengo bajezas para aburrir, pero ni ejerzo ni consumo prostitución. Aunque me parece muy bien los que hacen una cosa u otra.]

  6. Claculo que en Oriente también habrá una parte importante de las prostitutas que aman con frenesí su ocupación.
    También habrá gente » a gusto» que trabaja en un campo por casa y comida. O por menos que eso.
    Debes tener razón. Veo mucho cine. Me hace mal.

  7. Tú mismo dices que cometió un delito, pero un delito «realtivo» porque depende de en que paises eso no es delito. El hipócrita (sin acritud, tú también lo calificas de lo mismo), independientemente de que fuera Governador, cometió un delito ¿y cometer un delito es censurable en cualquier país? Entonces, no hace falta buscar más explicaciones, cometer un delito «está feo», si se es Governador lo normal es que el delito trascienda a la prensa, y, si encima el delito le muestra haciendo lo contrario a lo pregonado (no hay que olvidar que la prostitución era su caballo de batalla… politicamente hablando) peus se convierte en espectacular. Lo de «pobre hombre» denota cierta empatía por tu parte, y resulta subjetivo; llamarle hipócrita putero (habitual u ocasional, ¿a quién le importa?) es más acorde a la realidad y menos subjetivo.

  8. ¿Qué es lo que ha hecho mal este hombre? Muy sencillo: no borrar sus huellas ;-)
    El problema no es que haya sido infiel a su mujer, que haya sido un hipócrita o que haya pagado por acostarse con prostitutas. Lo verdaderamente chungo es que le hayan pillado.
    Y es que en los USA puedes hacer lo que quieras… mientras no te pillen.
    — Wayfarer

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *