La crisis del langostino

Hubo un tiempo en que el langostino era un producto de lujo. Sólo se tomaba en contadas ocasiones: Navidad, bodas, bautizos, grandes banquetes.
Uno podía llegar a oír la pregunta: «¿Había langostinos?» U oir jactarse a alguien de que se hartó de langostinos.
En mi casa estos raros animales apenas si pasaron de puntillas. Sólo se comía la gamba, que es un pariente pobre y como a escala. El drama de la gamba es que cuesta lo mismo pelar una gamba que un langostino pero con la gamba apenas si te comes una cuarta o quinta parte, con lo que el esfuerzo parece mucho más inútil.
Sin embargo algo ocurrió. Aumentaron las exportaciones, los sistemas de congelado. Se encontraron nuevos caladeros. El caso es que ahora los langostinos están tirados de precio.
Por unos seis o siete euros puedes comprarte un kilo de langostinos. Apenas si cuesta el doble o el triple que un kilo de tomates, producto prosaico donde los haya. Y si quieres langostinos de calidad por poco más dinero tienes langostinos con pedigree.

Sigue leyendo La crisis del langostino

Datos sobre bolsas

En una entrevista al presidente del gobierno de España, un «ciudadano anónimo» le ha preguntado al dirigente si sabía el precio de un café en la calle.
La noticia del día, en un país como España, es que la respuesta del presidente fue que «Unos 80 céntimos». Cuando todo el mundo sabe que hasta en el Mc Donald’s cuesta más (de hecho en el euroahorro, una campaña que lanza ofertas dentro de una compañía lowcost, el café cuesta un euro.)
Cuando se habla de las subidas de precios con el euro, uno de los comentarios que me pone la testosterona en niveles críticos es el del lumbreras que sostiene que un café antes costaba 100 pesetas y ahora cuesta un euro. Está por todas partes en la red.
I
Me imagino que se puede ser un poco más creativo poniendo ejemplos. Para mí la subida que más llamaba la atención fue la de las bolsas del LIDL.
En el pasado, costaban 3 pesetas. Al cambio, aún con un redondeo al alza bastante generoso, pasaban a valer 2 céntimos de euro. Sin embargo, el desglose de esos dos céntimos, al movernos en valores mínimos, era muy interesante. Porque de los dos céntimos, uno era el propio precio de la bolsa, y el otro era el IVA aplicado, según podía verse en el detalle de la factura de compra. Así, el gobierno estaba, en cierto modo, aplicando un IVA del 100%. Y LIDL, a pesar de estar redondeando al alza, pasaba a perder dinero, porque antes el IVA era de una peseta, y dos de bolsa. Ahora era un simple céntimo de euro, que es un poco menos que dos pesetas.
Luego llegó la subida de la bolsa a los tres céntimos. Es, ahí donde lo vemos, una de las subidas de bienes de consumo más brutales de la España de la Democracia. A todos los efectos, LIDL aumentó el precio de su bolsa en un 100%.

Sigue leyendo Datos sobre bolsas

El color de la margarina

La extraña historia de la margarina

El origen de la margarina, como el de tantos otros productos alimenticios, proviene de un concurso. En 1869 el emperador de Francia Louis Napoleón III ofreció un premio al que fuera capaz de inventar un sustituto barato a la mantequilla, con el que poder alimentar a su ejército y a la gente más pobre del país. El químico Hippolyte Mège-Mouriés inventó la olemargarina, un repugnante subproducto que acabaría convirtiéndose en lo que hoy conocemos como margarina.
La mantequilla es un producto natural que se obtiene de la leche, normalmente de vaca, desde tiempos inmemoriales. Su origen se estima en la Mesopotamia del 9.000 u 8.000 antes de Cristo.
Para la margarina original el método es bastante artificial. Se parte de grasa de res, de la que se obtiene su parte líquida bajo presión. Este líquido se deja solidificar y se le añade butirina y agua, obteniendo el producto que tan parecido sabor tiene a la mantequilla. La margarina es mucho más barata de producir, por lo que servía a las mil maravillas al concurso propuesto por Napoleón III.
El nombre de margarina proviene de la palabra griega para perla, margarite. En 1813 el químico francés Michael Chevreul había aislado un nuevo ácido graso, al que dió el nombre de margarine porque el brillo del producto obtenido le recordó al de las perlas.
Además de por su colaboración en la margarina, Chevreul es famoso por ser una de las personas más longevas nacidas antes del siglo XX, ya que vivió entre 1786 y 1889, contando un total de 102 años.
Hippolyte Mège-Mouriés patentó la margarina en 1869. Dos años después vendió la patente al Antonius Johannes Jurgens, un empresario belga que se encargaría de luchar por su difusión dentro de Europa.
Natural de Oss, Jurgens pronto entabló una fiera competencia con otro fabricante de la región, Samuel van den Bergh. Al final acabarían uniendo sus fuerzas y fundaron la compañía Margarine Unie.
Esta compañía prosperó rápidamente. En 1930 se unió a la de los Hermanos Levers, una empresa británica especialidazada en jabones y productos de limpieza. La unión entre ambas se llamaría Unilever, y es considerada la primera multinacional del mundo, al ser una empresa anglo-holandesa. Hoy en día tiene más de 200.000 empleados y suyas son marcas tan conocidas como Frigo, Rexona o Timotei.
Por otro lado, Hippolyte Mège-Mouriés había desembarcado en Estados Unidos, intentando establecer su producto. La aceptación en el norte de Europa había sido muy buena, y teóricamente el mercado estadounidense debería ser muy similar.

Sigue leyendo El color de la margarina

Las cinco comidas

Una de las máximas de toda dieta creíble, es aquella de que hay que comer con frecuencia, pero en poca cantidad. Es mejor no atracarse, comer muchos pocos es mejor que pocas veces mucho.
Lamentablemente, como en tantas otras cosas donde meten la zarpa los médicos, se les olvida ponderar. Cuando tienes problemas de estómago, el médico comenzará con la tijera. Nada de alcohol, ni de tabaco. Ni comidas picantes, ni alcohol. Ni bebidas gaseosas, ni café.
Al menos le dejan a uno el sexo. Sin embargo, el médico, al prohibirnos todo esto, aunque nos esté ayudando, nos está tratando como a idiotas. A un usuario al que acabemos de limpiar el ordenador de spyware y malware, le podemos contar cuál era su problema y la causa. Una solución para que al usuario no vuelva a ocurrirle lo mismo sería contarle: «no vuelvas a instalar nada, no navegues por Internet y no utilices la banca electrónica». Es demasiado drástico. ¿Para qué tiene el ordenador si no? Pues lo mismo me sucede con el estómago. Si el médico pensara que soy un paciente inteligente, tal vez podría hablarme de forma más razonada: el alcohol es malo porque daña al estómago; el picante porque irrita la mucosa; las bebidas gaseosas dificultan la digestión.
Incluso podría ir más lejos. Podría decirme, de entre todas esas cosas prohibidas, cuales son mejores y peores. Lo peor es el alcohol, luego el café, después el picante. Finalmente el tabaco y las bebidas con gas. Así, si quiero pegarme una alegría para el cuerpo, trataré de hacerlo con la menos gravosa.
Dentro de una dieta, el punto menos importante de todos es el que dice que hay que hacer cinco comidas (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena). Pero es en el que todo el mundo se fija, porque es el único positivo. El resto son puntos negativos, prohibir y quitar cosas. Pero ahora nos dicen que hay que comer más, Dios sabe que ese sí que lo voy a cumplir.

Sigue leyendo Las cinco comidas

Fairy y Coca-cola

No importa lo novedoso que un producto de consumo resulte: en menos de un año la competencia lo ha copiado, igualándolo en calidad, aspecto y sabor. Pero a un precio más bajo.
Sin embargo hay dos productos que – en mi opinión de forma sorprendente – se han librado de esta ineludible replicación: La Coca-cola y el Fairy.
Coca-Cola ha mantenido durante años la existencia de un ingrediente secreto – el 7X – como una estrategia de marketing. Como muy bien indica la Wikipedia, los métodos analíticos modernos permiten determinar sin lugar a duda la composición de los productos alimenticios por lo que este secreto es técnicamente imposible.
Sin embargo, es evidente que los refrescos de cola de la competencia saben diferente. No existen derechos de autor sobre las recetas, así que hay que pensar que si otros no se han esmerado en realizar la copia es porque no han podido. El caso del principal competidor, Pepsi, es diferente: ellos decidieron hacer un producto que supiera mejor.
Quizás todo se deba a que la Coca-cola está en parte compuesta por vainilla.
La vainilla es un producto que se obtiene de un tipo de orquídea. Y que se cultiva en unos pocos lugares del mundo (Madagascar, Isla Reunión ). Estas economías depende en gran medida de la producción de vainilla, cuyo principal cliente es Coca-cola, por lo que el acceso a estos mercados por parte de pequeñas empresas de la competencia no debe ser sencillo y en muchos casos estará vetado.
Sin embargo, existe una variedad sintética, de la vainilla: La vanilina. Esta es mucho más barata de producir ( Pepsi la utiliza en su refresco ) pero tiene un sabor más pesado y fuerte que el de la vainilla natural.
Actualización:
Según cuentan aquí, el sabor de los refrescos de cola es uno de los más difíciles de optimizar:

Lo que ocurre con Coca-cola y Pepsi es que son absolutamente magníficos – en palabras de Judy Heylmun, vicepresidente de Sensory Spectrum S.A. compañía de New Jersey – todos los sabores están equilibrados. Es realmente difícil hacerlo tan bien. Normalmente, cuando pruebas una coca-cola de marca blanca […] sientes un fuerte, acentuado sabor a canela, sentándose encima de todos los demás sabores.

Sigue leyendo Fairy y Coca-cola

La dieta mínima

Me cito a mí mismo. En Junio de 2004 expresé una pregunta abierta, que nadie respondió ( no soy el ombligo de Internet, casi nadie la leyó ).

Mi pregunta es entonces la siguiente. Los médicos nos recomiendan tener una dieta lo más variada posible, pero si yo me empecinara en una lo menos variada posible, ¿Qué productos tendría que consumir y en qué proporciones para conseguirla?

Después de tanto tiempo, he perdido algunas horas en tratar de resolver el problema. Según mis investigaciones, no sería posible con un único alimento, pero posiblemente sí que lo sea con sólamente dos productos distintos.

Sigue leyendo La dieta mínima

Le devolvemos su dinero

Si no está satisfecho, le devolvemos su dinero.
Bajo esta premisa se oculta una de tantas estrategias de marketing, barriobajeras e indignas. La premisa establece una especie de relación de confianza con el cliente. Si usted quiere algo, no se preocupe, cómprelo, tómese su tiempo. Mírelo, luego, si le gusta ( seguro que le gustará ) se lo queda.
Si lo pensamos, la premisa es que si A entonces B. Pero en realidad, ellos parten del hecho no A, en este caso, que usted estará satisfecho, con lo cual, ocurrirá no B ( no habrá devolución ).
Sin embargo, hace tiempo que le di la vuelta a la frase. Parto del B, que es el que me interesa. Puedo comprar algo y devolverlo después, sin problemas. Antes, los pocos libros que compro, los compraba en la Casa del Libro. Ahora los compro en la FNAC. No porque sean más baratos, sino porque son unos de esos adalides del si no está satisfecho, le devolvemos su dinero.
Compro un libro, lo leo, y lo devuelvo. Así de fácil. Los libros son para leerlos, ellos están de acuerdo con aceptar devoluciones. Todo el mundo está contento.
Con un CD no es tan fácil, porque puedes copiarlo a ordenador. Con un CD no hay devolución posible. Sin embargo, ¿Cuántos libros se leerán más de una vez? Más bien pocos. Y sin embargo te dejan leerlo. Yo los leo.

Sigue leyendo Le devolvemos su dinero

New Coke

En 1985 Coca-Cola se preparaba para celebrar su centenario. Sin embargo, no eran tiempos fáciles. La compañía se encontraba ante una crisis sin precedentes. La bebida icono de los Estados Unidos estaba perdiendo terreno a marchas forzadas ante su principal competidora, Pepsi.
Al principio las distancias eran abismales. Se bebían dos coca-colas por cada pepsi. Sin embargo, dos brillantes campañas de publicidad por parte de Pepsi las pusieron casi parejas. La primera, Pepsi Generation, trataba de inculcar la idea de que Pepsi era una bebida para jóvenes, no como Coca-cola, la bebida de sus padres. La campaña, muy bien desarrollada, acercó la bebida a los jóvenes y la gente con iniciativa, con idea de hacer cosas nuevas. La puntilla estuvo a punto de llegar con The Pepsi Challlenge(el desafío de Pepsi). El anuncio era tan simple como efectivo: una persona con los ojos vendados probaba la coca-cola y la pepsi. Y prefería la pepsi.
A finales de 1984 Coca-cola aventajaba a Pepsi en Estados Unidos por un escaso margen del 4,9%. En supermercados la cosa era aún peor, y era un mínimo 1,7% de diferencia.
Así, la bebida se preparaba para inaugurar su centenario desde el segundo puesto en las bebidas de cola. Sin embargo, su presidente ejecutivo, Roberto Goizueta, de origen cubano, no estaba dispuesto a dejar las cosas así. Iba a plantar batalla a cualquier precio para que las cosas volvieran a su cauce.
Las estadísticas eran desalentadoras. El anuncio de Pepsi, lejos de ser un reclamo, se confirmaba como cierto. Si elegías a un grupo de personas y les daba a probar las bebidas, en un significativo porcentaje siempre preferían la pepsi. Los ejecutivos de Coca-cola no se lo podían creer. Dijeron que un sorbo no era suficiente para realizar la prueba y solicitaban a la gente que tomase algo más, según ellos la coca-cola era mejor cuando se tomaba un vaso, en un sorbo no podían apreciarse los matices. Pero aún así, Coca-cola seguía perdiendo ante Pepsi.
Entonces llegó la decisión más comprometida. Roberto Goizueta no lo dudó, si teniendo más puntos de venta, más máquinas, distribuyendo su bebida en Mac Donald’s, y aún así Pepsi le estaba pisando los talones, era porque la bebida sabía peor. Y había que cambiarla.

Sigue leyendo New Coke

Reclamaciones a Amena

Según el diario «El Mundo», Amena es la empresa de telefonía móvil que más reclamaciones recibe, con mucha diferencia sobre sus rivales Vodafone y Movistar. Si miramos las cuotas de mercado, el resultado es aún más llamativo: hagamos cuentas.
Aunque resulta difícil de sopesar, más o menos la proporción de clientes es: 50% movistar; 25% vodafone; 25% amena. Con las reclamaciones los porcentajes son: 62% amena; 22% movistar; 16% vodafone.
Aclaremos estos resultados con un ejemplo. Supongamos que escogemos 200 clientes al azar y que de ellos, 50 ponen una reclamación:
De los 200 clientes, 50 serán de Amena, 50 de Vodafone y 100 de Movistar.
De las 50 reclamaciones, 31 serán de Amena, 11 de Movistar y 8 de Vodafone.
Así, en promedio, el 62% de los clientes de Amena estarán molestos. El 11% de los de Movistar y el 16% de los de Vodafone.
Estas cifras hablan de un servicio infinitamente peor al de sus competidores.

Trabajar en el DIA

Hace algún tiempo expresé mi opinión sobre los supermercados DIA. En ella sostenía que las cajeras están en condiciones mucho menos dignas que en Mercadona. Entre algunas opiniones que he recibido en la página, otras que he visto por Internet e impresiones personales, estoy llegando a la conclusión de que estaba equivocado. Desde luego, el trabajo en el DIA es agotador, la jornada debe resultar infinita. No hay un segundo de descanso y las labores de cajera, reponedora y la gestión de aprovisionamientos se mezclan durante el día. En Mercadona todo es mucho más relajado; la cajera es cajera, la reponedora, se encarga de reponer. No se huele el estrés.
Sin embargo, la gran diferencia a favor de DIA es la pirámide laboral. En DIA, la cajera está en la base y la cima de la pirámide. No tiene a un niñato encorbatado que le vigile, que le incordie, que le diga que lo hace mal mientras él no hace nada. La tranquilidad de saber que las cosas se hacen como tú digas, de no sentirte explotado por la jerarquía, debe resultar también un factor a tener en cuenta.
Las cajeras del DIA suelen ser personas rechazadas por el mercado laboral, a las que por fin se les da una oportunidad de ser alguien. Llevar una tienda, con tanta gente problemática que entra cada día, es también un motivo de orgullo que no te da un trabajo normal.

Sigue leyendo Trabajar en el DIA