Notgeld

Una de las entradas más interesantes de esta página es, a mi juicio, la que trata sobre los billetes grandes, de tiempos inflacionistas.
Lo que no conocía es que en estos periodos inflacionistas también se imprimían monedas por importes gigantescos. De venta en Ebay, esta moneda de cinco millones de marcos alemanes (dos millones y medio de euros actuales. Por supuesto, sin contar la inflación).
5millones-marcos.jpg
5millones-marcos2.jpg
En la moneda dice Notgeld. Dinero de emergencia.
La entrada de la Wikipedia sobre este tipo de dinero, normalmente en forma de billetes, es interesante:

La primera gran tirada de Notgeld se inició con el estallido de la I Guerra Mundial. Debido a la inflación – causada por el coste de la guerra – el valor del material con el que se acuñaban las monedas era más alto que el que indicaban éstas. Muchas instituciones comenzaron a atesorar monedas. Además, el metal necesario para acuñar monedas era requerido para la producción de artículos militares. Esto provocó una enorme carestía de metal para monedas, que se solucionó emitiendo billetes de pequeñas cantidades.

Como estos billetes eran muy coloridos, pronto se hicieron el objetivo de los coleccionistas. Y en el momento en que las entidades emisoras se dieron cuenta de esta demanda, continuaron imprimiéndolos más allá de la necesidad económica hasta bien entrado 1922. ¡Con cierta frecuencia el periodo de validez del billete había expirado cuando este salía de las imprentas!

notgeld.jpg
El anterior billete es una muestra de esta tomadura de pelo. La cantidad es irrisoria: 75 pfennings, menos de un marco. Pero es que además es un número inexacto, no suele haber monedas y billetes de 75 lo que sea. Para colmo, la imagen es un recaudador de impuestos que solicita el pago a un pobre diablo que no tiene nada con qué pagarle. Este tipo de dinero virtual es el llamado Serienschein.
Los Serienschein son lo más parecido a dinero del Monopoly que jamás haya existido. Cierto es que en tiempos de gran inflación había billetes que no valían nada. Pero estos billetes van más allá: nacían sin la intención de que siquiera valieran algo. Y además, hasta los dibujos eran poco serios, como si no se quisiera que parecieran reales.
Como regalo, un billete de tren. Dos millones de marcos son un millón de euros actual.
2millones-marcos.JPG
Las monedas y billetes antiguos, lejos de lo que pudiera pensarse, suelen tener precios de risa. Aunque ahora nos hablen de inflaciones terroríficas, podemos comprar en Ebay un billete de 25 millones de euros por 2,5 dólares, o 1,6 euros. ¡Menos de lo que cuesta una torrija!

Esta foto es un excelente complemento a la que circula por todas partes, donde se quema dinero porque es más barato que carbón. Qué tiernos los niños jugando con sus fajos de billetes.

jugando_dinero

Angrypedia

En términos globales se pasaban unos 200 millones de minutos diarios jugando a Angry Birds en todo el mundo. Según una estimación de Clay Shirky y Martin Wattenberg si ese tiempo no se malgastara jugando y se empleara en desarrollar el conocimiento humano, podría crearse un volumen de información tan grande como el de la Wikipedia (inglesa) cada mes, 100 millones de horas-hombre de trabajo.

Cervantes y los gitanos

Cervantes escribió palabras muy duras sobre los gitanos, su cuento “La Gitanilla”, empieza del siguiente modo:

Parece que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte.

How to

Uno de los How to (Cómo hacer) más extraños que hayas visto en tu vida, pero que en su momento (1939) tuvo considerable interés público: Cómo ponerse una máscara anti-gas cuando tienes barba.

[…]Cuatro rulos, que pueden comprarse comprarse en cualquier tienda. Se enrolla la barba en ellos y se colocan debajo de la mandíbula. Entonces la máscara anti-gas se coloca con normalidad, cubriendo también la barba y queda herméticamente cerrada. Este descubrimiento ha sido la forma de mantener la magnífica barba de mi esposo, y os lo envío en la esperanza de que pueda salvar la de otros.

PEGGY POLLARD.

Euroboros

Un perpetuo lagarto que se muerde la cola en el concurso de Eurovisión es volver a juzgar la calidad de la canción tras conocer el resultado que ha obtenido.

Esto también ocurre en fútbol y otros deportes. Se te presenta la plantilla y te parece a priori impecable y favorita. Luego nos eliminan, o eliminaban, en cuartos de final y se empieza a decir que si los jugadores eran todos demasiado viejos, o demasiado jóvenes, o que llevaban una temporada cansada. Todo esto se podía decir antes y no se dijo. Si no criticaste antes del fracaso, no tienes derecho a hacerlo después. Fin.

Realidad no virtual

Hoy fui al médico. Había una lista con nombres en la puerta. Yo tenía el número 5. Le pregunté a la gente que estaba esperando, casi nadie sabía su número.
Me senté a esperar. Llegó una señora. Miró la lista. Se sentó a mi lado. Dijo “es injusto que escriban el listado de nombres. Si no hubiera traído las gafas no podría haberlo leído”.
Me sorprendió. “¿Y la gente mayor que no ve bien?” – Continuó. – “Deberían llamar por nombre”.
Pregunté de nuevo a la gente sus números. No lo sabían. Eran personas mayores que no podían ver los nombres en el folio. Pensaban seguir el orden de llegada. Puse un poco de orden. La mujer de las gafas venía justo detrás de mí, pues tenía el número 6.
Entró la número 4 porque faltaba la persona número 3. El siguiente sería yo y luego la señora de gafas. Llegó una chica que resultó ser la número 3. Le dije que atendían a la número 4. La señora de gafas le dijo que ella pasaría detrás de mí, que era el número 5, que yo pasaría detrás de la número 4 que estaba dentro. Me costó convencerla de que era justo que pasara la número 3 antes que yo. La número 6 estaba muy enfadada. Tuve que calmarla un poco. La señora de las gafas era gitana y la número 3 era sudamericana.
Pasó la número 3, no tardó ni cinco minutos. Mientras la atendían llegó otro número 6. Resulta que la señora de gafas se había equivocado mirando su número. El verdadero número 6 era gitano y conocía de vista a la señora. No hubo problema alguno en que pasara delante de ella. Me tocó mi turno.
El médico es un lugar democrático. Estaba lleno de gente que no puede leer una hoja de papel. Nadie tiene internet. Nadie sabe lo que es la Web 2.0. Hay millones de personas que nunca han oído la palabra Google, aún viviendo en una ciudad de cuatro millones de habitantes. Ese es el mundo real.

Validando emails (segunda parte)

Ya he dicho que es del todo irracional el fervor conque se valida la dirección de mail en los formularios de envío de datos.
Ahora he visto un caso más patológico aún, si cabe: un tipo ha creado una tabla con direcciones de correo que son presumiblemente falsas (como bill@gates.com, kk@hotmail.com o george.bush@usa.gov) y además del sinfín de validaciones comprueba que la dirección introducida no sea una de esas que tal vez sean falsas.
Perdonen que sea tan desmedido, pero este tipo de programadores merece una muerte lenta y dolorosa.

Zodiacal

El éxito en los deportes también se supone que es una cuestión pura de meritocracia. ¿Pero es de veras así? Tomemos como ejemplo el hockey sobre hielo en Canadá: no importa el equipo que mires, encontrarás un desproporcionado número de jugadores que son Capricornio, Acuario o Piscis.[…] Un patrón similar ocurre en otros deportes.[…]

La cita no es de un curandero ni de una echadora de cartas, sino del prestigioso investigador Malcolm Gladwell, de su nuevo libro Outliers, que trata sobre el éxito y cómo conseguirlo (os romperé el final: es cuestión de esfuerzo).
Lo cierto es que la cita está trucada. Él no habla de signos del Zodíaco, sino que dice “nacidos en los tres primeros meses del año”. Pero al fin y al cabo es la misma cosa.
Es penoso creer en la influencia de los planetas, pero casi tanto es no creer en que el día en que uno nace tiene influencia importante en cómo seremos nosotros y nuestra vida. Los niños que nacen en enero comparten curso con los nacidos en diciembre. Y tienen casi 12 meses más de vida, de tiempo para aprender y de desarrollo muscular. Y eso se nota. De esto ya hablamos en esta entrada.

Becas flacas

Hace quince años rellenabas la Declaración de la Renta y si te salía a devolver podían pasar fácilmente seis meses hasta que el Gobierno te devolvía tu dinero.
Hoy en día, gracias a la excelente informatización del Ministerio de Economía, no sólo hacer la Declaración de la Renta es menos doloroso sino que la devolución es casi instantánea.
Sin embargo este avance tan claro conseguido gracias a la tecnología aún no existe en el Ministerio de Educación y Ciencia. De hecho las becas se siguen concediendo entre noviembre y diciembre, igual que hace quince años (bueno, quizás unas semanas antes) pero el dinero no se adjudica hasta entrado el año siguiente, hacia enero.
Es sencillamente inexplicable que este proceso no se haya optimizado en nada. Es más, carece de explicación racional el que te concedan un dinero y no lo recibas instantáneamente, sino que se tarde un par de meses en realizar el ingreso.
Además, el dinero de las becas nunca se usa para ayudar al estudio. Cuando te dan el dinero ya está todo el pescado vendido y pagado, en cierto modo es como un incentivo a la Zapatero, unos 400 euros para estudiantes que levantan un poco la difícil economía en los meses de enero y febrero.

Edición Limitada

Siempre me hace gracia cuando oigo los anuncios de televisión de los discos de música.A menudo tratan de vender la moto diciendo que se trata de una Edición Limitada queriendo hacer pensar que si tardas mucho en comprar el disco te puedes quedar sin él.
Lo que todos sabemos es que la edición es limitada implícitamente por la demanda. Hay tan poca demanda para ese disco que más le vale no sacar demasiados a la venta, o se los comerán con patatas. Pero que diablos, hasta la tirada de los periódicos gratuitos, que cobran en proporción a la distribución y no dependen de ventas, es limitada. Todos los productos que se venden son limitados, aunque solo fuera por la población mundial, que es finita.
Otra que me hace gracia es cuando dicen en el mismo anuncio “ya a la venta”. Por favor, que el tiempo de crear expectativas pasó. Que si estás anunciando el disco es lógico esperar que uno pueda comprarlo ya.