Pons Asinorum

El hablar, por su facilidad, puede ser imitado por todo un pueblo; la imitación en el pensar, del inventar, ya es otra cosa.

Becas flacas

Publicado el 17 de noviembre de 2008 3 comentarios

Hace quince años rellenabas la Declaración de la Renta y si te salía a devolver podían pasar fácilmente seis meses hasta que el Gobierno te devolvía tu dinero.
Hoy en día, gracias a la excelente informatización del Ministerio de Economía, no sólo hacer la Declaración de la Renta es menos doloroso sino que la devolución es casi instantánea.
Sin embargo este avance tan claro conseguido gracias a la tecnología aún no existe en el Ministerio de Educación y Ciencia. De hecho las becas se siguen concediendo entre noviembre y diciembre, igual que hace quince años (bueno, quizás unas semanas antes) pero el dinero no se adjudica hasta entrado el año siguiente, hacia enero.
Es sencillamente inexplicable que este proceso no se haya optimizado en nada. Es más, carece de explicación racional el que te concedan un dinero y no lo recibas instantáneamente, sino que se tarde un par de meses en realizar el ingreso.
Además, el dinero de las becas nunca se usa para ayudar al estudio. Cuando te dan el dinero ya está todo el pescado vendido y pagado, en cierto modo es como un incentivo a la Zapatero, unos 400 euros para estudiantes que levantan un poco la difícil economía en los meses de enero y febrero.

Comentarios

3 comentarios a “Becas flacas”

  1. Hugo
    17 de noviembre de 2008 a las 22:23

    Completamente de acuerdo, si necesitas la pasta para lo que se supone que es vas realmente jodido, sobre todo las llamadas de «movilidad», porque para los libros hay bilbiotecas y el material realmente son cuadro duros pero si no puedes costearte ir y venir al campus la cosa es más delicada.
    Al menos sí funciona que la matrícula no la tengas que pagar hasta que se sepa si tienes o no beca, puede parecer obvio pero lo considero una medida excelente.

  2. Ponzonha
    18 de noviembre de 2008 a las 11:43

    Y eso que no cuentas con las becas predoctorales o las postdoc. Tardan meses en concederse, atándote de pies y manos, porque en caso de que se concendan tienes 30 días para incorporarte, con lo que se aseguran de que trabajes de gratis un tiempo por si acaso.

  3. eulez
    18 de noviembre de 2008 a las 15:40

    Esto es una lacra. Empezando porque un recién licenciado tiene que pasarse un año trabajando gratis antes de que le den la beca. Pero ¿tan dificil sería que el concurso se celebrase antes de licenciarse o que se hiciese en septiembre y se decidiese en un mes? Y luego dicen de las vocaciones, pero ¿cómo va a haber vocaciones en estas condiciones?

Escribe un comentario