El crack de Nueva York y los suicidios

Cuando se produjo la caída de la bolsa de Nueva York, cientos de miles de estadounidenses se arruinaron. Habían comprado acciones a crédito y habían perdido todo lo que tenían. El sueño de un mundo cada día mejor había terminado.
El humorista Will Rogers contó en aquella época que:

Cuando aquello ocurrió, había que hacer cola para conseguir una ventana de hotel por donde arrojarse.

También se decía que era peligroso ir andando por las calles de Nueva York porque podía caerte el cuerpo de un suicida ( como le ocurrió a la madre de Amelie ) y herirte de gravedad.
La historia es muy romántica, pero completamente falsa. Es cierto que a causa de las pérdidas, se suicidaron muchas personas. Pero no tantas. En primer lugar, el prestigioso economista, John Kenneth Galbraith, en su obra de referencia “The Great Crash, 1929” (que está traducida al español y puede encontrarse en muchas bibliotecas públicas ), realizó el estudio de las muertes. Sorprendentemente, el índice de suicidios durante el año 1929 fue muy superior en el verano (antes del crash ) que en los meses posteriores al mismo (noviembre y diciembre ).
Habla John K. Galbraith
:

En la semana del Viernes Negro y los días que le siguieron, la prensa sensacionalista londinense contaba llena de satisfacción las escenas que se vivían en las calles de Nueva York. Los especuladores se lanzaban por las ventanas; los peatones tenían que caminar esquivando los cuerpos de los financieros caídos. El corresponsal en América del “The Economist” escribió una columna llena de indignación en su periódico protestando ante esta imaginaria escena de hecatombe.

Por otro lado, entre los que se suicidaron, muchos no escogieron ese método.
El disparo en la cabeza fue una de las soluciones más extendidas entre los pudientes. Pero la fórmula más empleada fue, según el historiador William K. Klingaman en su libro “1929: The Year of the Great Crash”, la asfixia por gas.
Y muchos no se suicidaron inmediatamente después. Por ejemplo, el entonces famoso especulador de Wall Street, Jesse Livermore, se suicidó en 1940.
Referencia: ( en inglés ) .http://www.straightdope.com/columns/020830.html
Artículos relacionados:

♦ Suicidios en el Golden Gate
♦ El suicidio en el mundo
♦ Suecia y el suicidio
♦ Soria y el suicidio

3 comentarios en “El crack de Nueva York y los suicidios”

  1. En los artículos relacionados sólo funciona el link de “Soria y el suicidio”. Los demás, niente. Creo que falla el 8 del principio, que debería ser un 0 ;)
    Tengo que hablar seriamente con mis profesores de historia…
    [Comentario zrubavel:Muchas gracias Azid, tenía el mismo fallo en casi todos los últimos post. Me has hecho un gran favor]

  2. El mundo sta cada dia mas confundido y yo les pregunto a toda la gente del mundo sin inportar raza ni el color ni el idioma si se an puesto a pensar q la vida es un segunddo y pork preocuparse tanto en lo material y el dinero o kisas estar en las revistaz siendo el modelo del mas millonario y cosas hasi mundo bamos despertemos y seamos realistas k cuando mueres no llevamos nada quisas 4 tablas si lo llevamos porq enbes d preocuparse d lo material miremos x lo spiritual para tener un lugar para el alma y dar gracias a Dios x cada dia vivido eso es mejor k todo los millones del mundo analisemos y hay una sola realidad k t mueres y no llevas nada nada hay cosas mas inportantes los momentos k conpartes con tus hijos o tu familia esos si te lo llevas contigo eso k no tiene precio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *