Lance Armstrong

Impresiona la caída en desgracia de Armstrong – todo el mundo sabía que se dopaba pero los que deciden no habían tomado medidas nunca. Una persona en su situación económica, cuando seca completamente su entrada de ingresos y de repente se ve obligado a afrontar una serie de gastos inesperados y caros (devolver el dinero de sus victorias en el Tour, por ejemplo) puede acabar en una situación desesperada, incluso arruinada.

Lo más delirante y paradójico de su caso es que su caída en desgracia se debe única y exclusivamente a haber regresado al ciclismo. Sus dopajes eran casos cerrados y prescritos por el tiempo pasado y tratarse de un deportista retirado.

Si se hubiera quedado en casa, o participando en los triatlones, nada de esto habría podido ocurrir. Su pesadilla es verse desposeido de siete tours por haber participado en los dos en que no pintaba ya nada y que reiniciaron el contador para las investigaciones por dopaje.

Y el colmo de males es que se le haya sancionado entre deportes, su sanción del ciclismo se ha hecho extensiva al triatlón, algo totalmente inaudito en la historia del deporte (las sanciones son de las federaciones deportivas correspondientes y limitadas a la práctica de ese deporte).

Como en todo lo relacionado con la crisis, el gran problema de todo esto es que aquellos que le denunciaron hace años resultaron muy dañados personal y económicamente, daño del que nadie les resarcirá. Sin embargo los que siguieron con él hasta el final, se han visto colmados de prebendas, la mayoría de las cuales no tendrán que devolver o perder. Todo esto cuestiona mucho la utilidad económica de obrar correctamente.

Finalmente indicar lo grotesca que quedan las páginas de la wikipedia sobre Armstrong una vez se le quitan sus títulos. Tiene secciones especiales, propias de grandes deportistas, pero al mismo tiempo están vacías, una vez se han debido borrar sus victorias. Tiene ahora un palmarés de profesional mediocre, pero una página más larga que presidentes de gobierno.

La avaricia rompe el saco, nunca vi un caso más claro que este.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

7 comentarios en “Lance Armstrong”

  1. Me encatan tus entradas. Es la opinión sobre Lance que he visto que más me ha gustado, con diferencia, así que no soy una experta en ciclismo pero estoy convencida.

  2. Siento decepcionarte, pero que la UCI haya decidido retirar a Armstrong los títulos que ganó hace más de 8 años (que teóricamente serían legítimos al haber prescrito los delitos por dopaje) no se debe a que decidiera volver a competir, sino a que la estafa desarrollada es de tal magnitud que la única solución éticamente posible pasa por borrar todo rastro del norteamericano en el palmarésdel Tour. Y ello implica no atenerse a la norma del propio reglamento de la UCI de prescripción de los delitos por dopaje. También influye que haya sido la USADA la que inició la investigación, ya que durante el proceso Armstrong hizo todo lo posible por ocultar sus delitos, lo que llevó a la USADA a ignorar esa regla.

    De modo que si siguiera retirado, se hubiera quedado sin los 7 Tours de igual manera.

    Si se hubiera aplicado el reglamento a rajatabla, Armstrong aún conservaría 5 de sus 7 Tours, hubiera vuelto o no a las pistas.

  3. Nunca entendere la criminalizacion del dopaje.

    Deberia estar fomentado por la sociedad, y al igual que los pilotos van con una escuderia, los deportistas deberian ir con los laboratorios que les suministran las sustancias correspondientes.

    Desde aqui una sincera muestra de apoyo a Amstrong y su equipo, ya que gracias a ellos la humanidad ha podido progresar y superar metas antes inalcanzables.

  4. ¿Ha dado Armstrong positivo en sus muchos análisis (pruebas válidas), o han sido las manifestaciones circunstanciales las que le han llevado a la culpabilidad?
    Personalmente creo que se ha dopado un poquito. Debe ser eliminado como ejemplo). Pero no debe ser condenado en absoluto ya que la sola inexistencia de prueba positiva colige una duda muy razonable, o por lo menos objetiva o cuientífica, más que valorativa; y ya se sabe que “in dubio pro reo”.
    A Tony Rominger no le han quitado ninguna vuelta y a mi me parece que su cambio metabólico fue más que sonado.
    Por otro lado me alegro de que vuelvas a estar en forma y comentes lo que te llama la atención.
    Un saludo.

  5. Cuando escribí el artículo no encontraba la fuente donde lo había leído.
    Aquí dicen que:

    It says it collected blood samples from him in 2009 and 2010 that were “fully consistent with blood ma­nipu­la­tion including EPO use and/or blood transfusions”.

    Estas muestras son de su “reaparición” en el mundo del ciclismo, tras su triunfal retirada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *