Aeropuerto de lujo

Una cosa que no consigo entender: De acuerdo que volar ya no sea propio de gente importante, de ricos o de profesionales prósperos. Que los viajes de turistas superen con creces a los de negocios. De acuerdo que en un avión la bussiness class sea menos del 10% del total de plazas del avión y sea la que más vacantes presente.
A pesar de que «los ricos» son minoría en el aeropuerto, su porcentaje allí es mayor que en casi cualquier lugar del mundo. Por eso tal vez allí hay muchas tiendas de lujo y de productos exclusivos. Pero cuando visito aeropuertos, incluso grandes como el de Madrid-Barajas, siempre me pregunto: ¿Si el dinero me saliera por las orejas, dónde me tomaría una cerveza o almorzaría en este aeropuerto?
Los restaurantes y bares de aeropuerto son lo peor de lo peor: mal servicio, pésima limpieza, precios abusivos, calidad insignificante, tienes que tener la picardía de un reventa para conseguir que te atiendan; Los bocadillos envueltos en un plástico desde días antes, el refresco de grifo. Hay poquísimos locales y todos son parejos, ni uno tiene un mínimo de calidad. Personalmente me gusta la T4 (la nueva terminal del aeropuerto de Madrid-Barajas) porque tiene un McDonalds, que considero de mayor calidad que todos esos sitios.
Con todo lo que viaja la gente de dinero, debe suponerles un suplicio cada minuto que pasan en uno de esos aeropuertos.


Actualización:
Por varios comentarios parece como si la Sala VIP fuera un lugar de destino de los ricos y famosos. Que yo sepa, no hay un carné de rico y famoso, así que cualquiera podría entrar en la sala, o cualquiera podría quedarse fuera, casi sin excepción. Algunas tarjetas de crédito, como las VISA platino o las American Express sirven como pasaporte de entrada, pero no siempre y cualquier muerto de hambre puede conseguirlas siempre que esté dispuesto a pagar 30 ó 60 euros al año.
Lo habitual es mostrar una tarjeta de embarque de clase preferente o bussiness pero no siempre se dispone de ella.
Lo que quería decir es que hay un enorme salto. Soy clase media cochambrosa de botella rellenada en los baños y veo que los restaurantes me vienen pequeños hasta a mi. De mi status al de viajero de primera clase hay muchos peldaños económicos y me sorprende que ese tipo de personas tengan que bregar con la plebe, sin opción posible.

8 comments

  1. Obviamente, si tuvieras dinero, pasarias a esa otra parte del aeropuerto donde una vez te sientas en un sillon vienen a preguntarte que quieres. (que conste que yo no lo he sentido en mis carnes, pero tengo un amigo, de un amigo, de un amigo… que ha volado en jet privado y desde luego no estuvo esperando 10 minutos al cierzo de turno para que le diera un bocata calamares)

  2. Supongo que estar rodeao de maletas con cabreo por estar 3 horas esperando el avión de turno no es la situación más adecuada para ir a un restaurante con velitas
    Vamos, que no me veo con los maletones esperando mi vuelo y comiendo en Horcher, digamos que la situación no lo pide

  3. Naide tiene razón, hay multitud de «lounges» donde los ricos son atendidos a las mil maravillas y, en aeropuertos grandes como Copenhagen, hasta los llevan con cochecito hasta el aparato. De sillón a sillón, nada de colas, nada de esperas. Es como una realidad paralela.

  4. La mayoría de casos es así, pero hay excepciones, por ejemplo en el prat en la terminal C (la del puente aereo) hay una barra dónde hacen unos bocatas en el momento que estan que te cagas, especialmente el de lomo con queso y pimientos en pan de chapata (tiene un nombre pero no me acuerdo) Pero me tiré un año comiendolo todos los viernes a las 3 de la tarde…
    Y en los aereopuertos de EEUU en los que he estado (newark, JFK, Chicago, Las Vegas y Miami)en la parte normal hay una zona de comidas con varios restaurantes de fast food, que me parecen bastante mejor que él típico bocata de plastico asqueroso que tanto abunda por aqui…

  5. Conoces poco la T4. Si tienes dinero y quieres comer en la T4: Al Madroño o La Pausa, calidad buenísima y servicio de lujo pero caro. Que no tienes dinero, al Rodilla, al McDonnal o al Starbucks: la misma calidad que fuera pero múchísimo mejor servicio que en los que puedas encontar en la calle de cualquier ciudad
    [Comentario zrubavel: No sé cómo será lo habitual pero estuve una vez en el Madroño y no te servían en las mesas (o tardaban demasiado) tú mismo tenía que retirar la comida que había dejado el cliente anterior y limpiar la mesa. Y calidad, ninguna. Servicio el de siempre, cuando hay camareros extranjeros sin experiencia uno confirma que lo único que cuenta es reducción de costes y aumento de beneficios con los precios: economía de brocha gorda.]

  6. Te doy toda la razon, hacedor de post.
    Aqui nadie pide que pongan restaurantes con estrella michelin, pero que menos que sitios standard.
    Coño, un VIPS o un Ginos. O como bien dice Zrubavel un McDonald o Burguer King.
    Solo hay sitios de mierdas, donde te ponen bocadillos de mierda a precios de oro. Es patetico.

  7. si retiraste la comida de la mesa estabas en el restaurante plaza mayor, no en el madroño.
    Como» critico» muy mal si no sabes ni donde estas…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *