Bollería industrial

Resulta que las mayores causas de sobrepeso entre la población son la comida basura y la bollería industrial. Lo que me molesta un poco del término bollería industrial es lo de industrial. Porque casi todo lo que compramos en el supermercado o consumimos es industrial. La lata de tomate frito es industrial, la leche semidesnatada es industrial, el bote de guisantes es industrial.
La bollería industrial es tan nociva como la bollería casera. Un paquete de magdalenas caseras tiene las mismas calorías, desglosada en los mismos apartados que una magdalena de bollería industrial. Porque lo que hace que se consiga sobrepeso no es lo «industrial» sino lo «bollería». Igual que un paquete de patatas fritas hecho en casa tiene la misma combinación de grasas e hidratos de carbono que el que venden en McDonald’s. Otra cosas es que sepa mejor, sea menos adictivo o tenga algunos ingredientes innecesarios y perjudiciales para la salud. Pero en términos de calorías y de engorde, da igual de donde venga.
La bollería industrial no es mala, la mala es la bollería. Lástima que el gremio de bolleros industriales no haga campañas defendiendo sus productos. Los de los congelados o las latas de conserva llevan décadas convenciéndonos de que sus productos son tan sanos – se atreven incluso a decir que incluso más – que los naturales.

3 comments

  1. La diferencia fundamental entre la bollería ‘industrial’ y la casera es que la industrial hace uso habitual de aceites hidrogenados o grasas trans, que son fatales para la salud.
    En términos de aporte calórico, la bollería casera y la industrial pueden ser similares, pero las grasas trans que contiene se asimilan peor y se mantienen más tiempo en el organismo, con lo que a largo plazo el efecto es mayor probabilidad de tener obesidad.
    Puede parecer absurdo, pero no todas las calorías son iguales.
    — Wayfarer
    [Comentario zrubavel: Tienes toda la razón.
    Sólo decir que esas mismas grasas están también en otros productos industriales que se salvan de la quema.]

  2. Efectivamente aunque el numero de calorias es el mismo la calidad de las mismas no es igual.
    No es lo mismo 10 calorias de aceite de oliva que 10 calorias de margarina vegetal o 10 calorias de manteca de cerdo.
    Sin eso sin nombrar los terminos TRANS que se dan por supuesto.
    Aveces hay que leer mucho para entender un poco.

  3. A mí me parece que la bollería industrial tiene dos cosas que la hacen mucho peor que la bollería casera: los ingredientes y el trabajo (o la falta de él).
    Sobre los ingredientes no me voy a extender, porque Caminante lo ha expresado bastante bien.
    Cuando hablo de trabajo me refiero a la cantidad de trabajo involucrada en la bollería que se come. Si yo me hago las madalenas en casa, la cantidad de horas que empleo en comprar los ingredientes, hacer la masa, distribuirla en los papeles y cocer las madalenas en el horno suponen varias horas de tiempo y esfuerzo. Si las compro en el supermercado por uno o dos euros, el equivalente en tiempo y esfuerzo son unos minutos.
    Esto tiene una consecuencia tan evidente como que cualquiera puede comerse una bolsa de madalenas Martínez todos los días (y dos y tres), pero no hay nadie que se coma doce madalenas caseras todos los días, ni cada dos día, ni cada tres. El niño que se come 24 madalenas caseras a la semana ya puede darle un besazo a su madre todas las mañanas, porque se lo merece.
    Si sólo comes madalenas caseras, puedes estar tranquilo que las madalenas no van a ser la causa de tu obesidad. ;-)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *