Prison Break

Prision Break es una serie Norteamericana que trata sobre la fuga de una cárcel. El hermano de un preso condenado a muerte decide provocar su entrada en la cárcel para desde allí, ayudar a su hermano en la fuga de la prisión. Antes de entrar en la cárcel ha planeado en la medida de lo posible todos los detalles de la posible evasión.
Prision Break nace al rebufo del boom de las series en los Estados Unidos. Audiencias masivas y devotas de este formato que está en su momento dulce no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo. El guión de la serie, obra Paul Scheuring, pasó algunos años criando polvo en los cajones de las productoras. El paquete que ofrecía no resultaba suficientemente interesante. Hubo que esperar al auge de las series para que Fox Network decidiera comercializar el producto. En España esta serie es retrasmitida por el canal de televisión La Sexta.
Al principio no era más que una idea, la expresada en el primer párrafo. Lo interesante es su puesta en escena.
Las historias de cárceles siempre han tenido un éxito garantizado. La fuga de una prisión se entiende como una metáfora perfecta de la búsqueda de la perfección por parte de los seres humanos. La evasión es la sublimación del yo. Pero también representa la liberación de todos los problemas, de un plumazo. Todos tenemos algún tipo de plan que nos permita fugarnos de la nuestra vida habitual: la quiniela, la empresa que nunca se acaba de formar, la esposa rica, el salir en la televisión. El preso parece totalmente atrapado en su destino de perdición pero consigue sobreponerse a la adversidad y alcanzar su sueño imposible.
Un aspecto ventajoso del formato por episodios era la posibilidad de que algo saliera mal. Para escapar de una cárcel hay que superar una serie de pantallas: conseguir salir de la celda, atravesar el patio sin ser visto, conseguir una cuerda, subir el muro, saltar al otro lado…cada una de estas etapas supone una preparación muy complicada y no puede fallar nada. En una película, las dos o tres horas son muy escasas y no hay lugar al posible error en el plan. De ahí que la ejecución perfecta de un plan, aunque muy agradable, nos resulta un poco artificiosa. En la serie de televisión esta posibilidad podía obviarse. Sin un límite de tiempo establecido, el preso fugado podía cometer varios errores, los imprevistos permitirían aumentar el suspense sin los problemas de tiempo.
Otra ventaja del formato era el tecnológico. Al entrar voluntariamente en la cárcel el futuro fugado, puede disponer de mayores recursos, al haberlos preparado a priori, sobre la clásica película de cárceles. Porque en esta siempre se depende de un tipo que consigue cosas al que hay que pedir objetos imposibles y que, nadie sabe cómo, acaba siendo capaz de obtenerlos. Una fuga más tecnológica es una fuga más sutil, en que se superan barreras más difíciles, una fuga de más mérito que una en que todo el ingenio consiste en formar una cuerda atando sábanas.
En un principio se había pensado hacer una serie corta. Tal vez unos diez episodios. Pero el propio éxito – moderado en comparación con otras series como Lost o 24 horas – ha ido fomentando que la serie vaya adquiriendo mayor tamaño, hasta que ahora se habla de «Una trilogía de la que las Temporadas 1 y 2 supondrían el primer episodio». Vamos, que van a estirar la historia hasta que el cuerpo aguante.
Según cuentan en las opiniones de Amazon, el gran culpable es la cadena de televisión que lo emite en los Estados Unidos. Fox tiene fama de alargar las historias mientras haya un espectador sentado delante del televisor. Suyo es el famoso caso de los Expedientes X, una serie con un final errático que renunciaba a terminar de una forma coherente. No hubiera ocurrido lo mismo si la serie hubiera acabado con la HBO (responsable de grandes series como Sexo en Nueva York , Los Soprano o Roma.


Las críticas a la resolución de la historia han venido por diversos frentes. Los actores son bastante malos. Los personajes desarrollados son muy planos. Siempre hay que fijarse también en el aspecto americano de cualquier producto audiovisual. En aquel país los malos nunca triunfan y los buenos tienen que tener un éxito, aunque sea parcial. Evidentemente, los presos de una cárcel son malos, pero si el objetivo es preparar un fuga, el telespectador tendrá que estar del lado de los fugados. Así, la única opción es que los presos que se van a marchar sean inocentes. Este detalle, ineludible en una serie americana, fuerza el argumento inevitablemente. Un preso fugado que no podrá ni disparar una bala, que no podrá matar a un policía – para que no pase a convertirse en uno de los malos. Un preso que ni tan siquiera podrá robar de una tienda.
Y puesto que para conseguir la fuga se requiere de la colaboración de otros presos, la necesidad de emplear a otros presos, también inocentes, vicia y dificulta el trabajo de los guionistas.
El guión está lleno de remiendos. Algunos forzados por la propia inverosimilitud de la historia. Otros por torpeza o falta de previsión de los guionistas – o la tendencia recursiva al Deus ex machina. El resto por la propia evolución de los índices de audiencia. Lo que me sorprende de esta serie, totalmente opuesta a Lost, es la riqueza del producto, intrínseca, como para que aún a pesar de los innumerables errores y patinazos en el argumento, siga siendo un producto muy atractivo.
Lo más interesante de la serie, en mi opinión, es el ya citado equilibrio entre el bien y el mal. Es muy dificil hacer una historia en la que los buenos sean siempre buenos y los malos siempre malos sin que acabe obteniéndose un resultado muy aburrido. La restricción americana que no permite deslices a los héroes ha obligado a que las historias sean mucho más trabajadas que en Europa. Porque toda limitación, aunque pueda resultar perjudicial, obliga a agudizar el ingenio.
En Estados Unidos las series de televisión de éxito tienen equipos de guionistas grandiosos. Muchas personas pensando a la vez para lanzar un episodio en el que tal vez la aportación de uno de los guionistas se haya limitado a un par de frases, a sugerir una escena, o a censurar la opinión de algún compañero.
A los espectadores nos puede molestar que alarguen las historias innecesariamente, pero ahí los guionistas no tienen culpa alguna. Ellos ya han visto el final y de repente les llega un directivo que les dice: mañana me matáis a este personaje y me tenéis que sacar para diez episodios más. Y con estas nuevas restricciones obtienen lo que posiblemente sea lo máximo que una historia puede dar.
Todo esto sin embargo no se cumple con Prision Break. Los volantazos en el guión son constantes y nada sutiles. Es cierto que, por diferentes proyectos profesionales de algunos de los actores, han tenido que matar a muchos más protagonistas de lo habitual. Pero aún así, no se tiene nada claro qué será de cada personaje y se vuelve a recursos que se habían descartado en episodios anteriores.
En fin, que la serie a pesar de tener tantos errores es bastante interesante y adictiva. Pero sabiendo que van a tirar del hilo hasta que la gente aguante – tal vez acaben siendo cinco o seis temporadas – mi consejo es que no os embarquéis en este viaje que puede ser más largo que el de Ulises.

4 comments

  1. empece a ver esta serie y pense que terminaria con la fuga.para mi es un error que continuen la 2ª temporada, por que pienso que lo interesante de la primera, era el pensar como se iba a solucionar el problema que se les habia planteado, y como cambiarian el plan de fuga que tenian ya establecido.de todos modos,seguire viendola, ya que no me gusta dejarme las cosas a medias … y espero y deseo que esta segunda temporada sea al menos igual de interesante y atractiva que fue para mi la primera.

  2. muy intrezante la serie. realmente buena… s imposble dejar de verla… cada min nos tiene con los pelos e punta.. fue interezante saber como selasarreglar para sair e la cacel..a hora hay qeer como selas arregla y cuales seran las estrategias scofield para matenerse e la fuga.. aiox.

  3. Creo que prison break es la mejor serie de todos los tiempos , esta muy bn hecha …tiene una trama exelente , es una serie rudinamentaria , su reparto es muy bno ademas es bastante crea tiva a mi parecer es la serie numero 1 la vi hace 6 aÑos y la estoy volviendo ha ver

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *