Ricos y pobres

Dos noticias que para mí son más o menos similares.
La primera es que ya se están empezando a gestionar las declaraciones de la renta rápidas. En mi trabajo, todos compiten por ver a quién le devolvieron el dinero antes, por supuesto el que antes tuvo su dinero de vuelta, es el más listo.
Sin embargo, ya que la declaración de la renta te salga a devolver es una mala noticia. Porque significa que el Estado se ha quedado con una parte de tu dinero durante un año – en una época de tipos de interés al 3,5% – y te lo ha devuelto pasado ese tiempo, sin pagarte los intereses.
Pero bueno, siempre es un consuelo que te den dinero. También es negativo poder hacer la declaración de la renta rápida. Significa que tus ingresos son absolutamente predecibles, o sea, que son lamentables.
Porque los autónomos y los empresarios siempre tienen que hacer la declaración (de la que en muchos casos ocultarán ingresos, redefinirán gastos y harán lo que esté en su mano de ingeniería financiera). Y son estos los que normalmente ganan más dinero. También los altos cargos de las empresas, para los que el sueldo es lo menos importante dentro del desglose de sus ingresos. Porque donde se ponga un buen paquete de acciones preferentes, o un bonus porque sí, que se quiten todas las nóminas.
Sí, que el Estado te envíe el borrador de la declaración de la renta y que te salga a devolver es como decirte «eres pobre y me quedé un tiempo con tu dinero».
La otra noticia habla de la lista Forbes de los más ricos. Esa lista es otro engaño, pues sólo aparecen en los primeros puestos de la lista los que tienen ingresos cuantificables, como Bill Gates, cuyo patrimonio es más o menos evidente, en forma de acciones de Microsoft y otras compañías, o la familia de los supermercados estadounidenses Wall-Mart, dos de cuyos miembros suelen andar por el Top Ten.
En España el más rico de todos es Amancio Ortega, porque sus acciones de Inditex se pueden contar, multiplicar por la capitalización actual, y obtener el monto de su patrimonio. Pero todos sabemos que personajes como la Duquesa de Alba, que sólo posee terrenos, debería estar en los primeros puestos del ranking:

Únicamente en tierras tienen más de 34.000 hectáreas, equivalentes a media isla de Lanzarote.
Una de las residencias de la familia Alba, en Madrid, es el imponente Palacio de Liria, más de 3.500 metros cuadrados en pleno centro de la capital.

En este caso ocurre como con la declaración de la renta: que se sepa todo lo que tienes te empobrece. Por supuesto, la nómina de Amancio Ortega es mucho más alta que la de un taxista chanchullero, pero entre iguales, el que hace la declaración de la renta, o aparece en Forbes, tiene las de perder.

2 comments

  1. dicen que si la reina de inglaterra se cruza con la duquesa de alba tendria que bailar una sardana con una mano a la espalda, veridico oiga.
    Por cierto, hoy venia pensando en que el ideal de todo hispanicum es vivir de las rentas. Mis pensamientos iban encaminados hacia, que ratio rentistas vs. trabajadores puede soportar como maximo una sociedad? La verdad es que aun no he hecho numeros pero no creo que pueda haber mas de 2 o 3 rentistas por cada 100 trabajadores.

  2. bueno he hecho algunos numeros, y como casi todo en economia hay muchas variables.
    Pero mi primera conculsion es que depende sobre todo de la productividad de las personas trabajadoras!! cuanto mas productivos sean los que trabajan, mas personas pueden vivir de las rentas o (en un mundo mas real) las personas que viven de las rentas ganan mas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *