Planos de telefonillo

Normalmente la televisión aporta poco a las noticias comparada con la radio. Por eso mucha gente sigue oyendo la radio en el coche, no siente que sea un sustitutivo sino algo equiparable.

Lo que la televisión da, son las imágenes de Zapatero en las que puedes ver la evolución de sus ojeras, o cómo se abrocha el botón de la chaqueta cuando se acerca a saludar a alguien. O las juventudes del PP que siempre ocupan la parte de atrás de los mítines. O las imágenes de los negros desnutridos. Por todo eso, la televisión aporta un valor añadido.

Pero verdaderamente deprimente me resultan las noticias sobre asesinatos de poca monta. Si se ha celebrado el entierro, la noticia suele tener más vidilla, porque ves las imágenes de los familiares, normalmente descompuestos por el dolor.

Pero dado que las noticias tienen que ser ante todo actuales, lo frecuente es desplazar a periodistas «al lugar de los hechos». Y como la gente tiene la mala costumbre de matar a sus semejantes de puertas para adentro, la única forma de grabar algo interesante es entrando en el lugar del crimen. Y esto normalmente es imposible.

Y como las personas ya no se conocen o viven en urbanizaciones aisladas, no hay siquiera vecinas chismosas con las que hablar.

Asín, las noticias se acaban convirtiendo en un vacío. La voz en off va narrando lo mismo que si estuviéramos en la radio, mientras que la cámara se reparte siempre en los mismos planos.

Lo que se graba es:

  • Primeros planos del telefonillo (o portero automático), a veces con zoom.
  • Planos de la puerta cerrada donde se cometió el asesinato.
  • Imágenes de manchas que haya en el suelo, sean de sangre o no y tengan o no que ver con el asesinato.
  • Un plano largo en que se ve la perspectiva de la calle.
  • Un plano agónico, desde abajo, apuntando a la hipotética ventana donde ocurrió todo. Este es el peor, porque aparte de que no aporta nada, es que en un elevado porcentaje de los casos no hay certeza de que la ventana que se enfoca sea la de la casa del crimen.

telefonillo

El plano del telefonillo es el único garantizado al 100%, me imagino que eso se enseña en las facultades de imagen y sonido.

También me hago a la idea de que para el periodista en cuestión, por muy becario que sea, tiene que ser penoso recorrer tantos kilómetros para aportar un reportaje tan vacío. Y no es porque no sepa, es porque no hay donde rascar.

5 comments

  1. El plano del telefonillo se vuelve totalmentesurrealista cuando el intrépido reportero llama al telefonillo de la casa donde se cometió el crimen para preguntarles a los familiares cómo se encuentran.

    El caso es aún más divertido en los accidentes automovilísticos, donde siempre intentan enfocar un brazo ensangrentado que no ha quedado tapado por la manta.

  2. Noooo Axioum, en los accidentes de tráfico lo que se enseña es el zapato de tacón tirado en medio del pavimento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *