The Fascinating King’s Gambit

Descreído de «la inteligencia colectiva» o «la revolución de los amateurs» no puedo despreciar sin embargo alguna de las obras extraordinarias creadas por aficionados. Este es el caso del sorprendente libro The Fascinating King’s Gambit.

El libro fue escrito por el sueco Thomas Johansson, que sólo tiene un rating de fuerte aficionado: 2206 (sólo en España habrá más de 200 jugadores que superen ese rating).

¿Cómo puede un aficionado escribir no ya un libro bueno sino importante sobre ajedrez? Pues no sólo puede, sino que debe porque los jugadores profesionales de ajedrez no suelen dedicar apenas tiempo a esta tarea, secundaria fuente de escasos ingresos. Los libros de reconocidos Grandes Maestros suelen ser malos o muy malos. Lo triste es que en estos casos lo mejor que puedes esperar es que el libro lo haya escrito otro y simplemente la figura famosa haya firmado con su nombre. Porque si lo ha hecho el propio profesional, el resultado puede ser catastrófico.

Los Grandes Maestros de ajedrez sólo escriben buenos libros si se refieren a sus propias partidas. Mención aparte merece la serie «escrita» por Kasparov de Mis Grandes Prededecesores, con algunos de los mejores libros de las últimas décadas, en especial los que tratan sobre Karpov o él mismo.

Los libros de ajedrez se centran principalmente en el estudio de las aperturas. Los primeros movimientos, al ser los únicos que se pueden preparar en casa, son los más estudiados. Además son los más transcendentales ya que una buena posición inicial facilita mucho el resto de la partida. Así, por lo menos dos de cada tres libros que se escriben, tratan sobre las aperturas.

Al tratar sobre aperturas, existen dos fuentes de información: partidas ya jugadas o ideas nuevas, aún no experimentadas. Las partidas jugadas están ahí fuera. Hay bases de datos en el Emule con millones de ellas y cualquier tiene acceso a todas ellas. Las ideas realmente interesantes son las nuevas, las nunca jugadas. Las habituales «recetas caseras»: movimientos mejores a los existentes, que dan la vuelta a la evaluación de una posición. Todo el mundo pensaba que una posición estaba igualada, pero gracias a ese movimiento, la cosa cambia: resulta que las negras están mejor.

Las recetas caseras son el germen de muchas victorias. Gracias a una de ellas, Anand venció en el reciente Campeonato Mundial a Kramnik y fue esto lo que le acabó coronando como campeón del mundo.
Ante una sorpresa inesperada, los jugadores se ven descolocados y acaban cometiendo errores. Es por eso que las jugadas nuevas y buenas son minas de oro.

Por eso los autores de libros no suelen regalar estas revelaciones a pobres aficionados. Se las suelen guardar para sí, para ponerlas en práctica ante otros maestros. Al final el posible beneficio económico de escribir un buen libro no compensa los resultados que se pueden conseguir en competiciones mediante el trabajo secreto de las aperturas.

Así, los jugadores profesionales que escriben (que no escritores profesionales que juegan) dan informaciones poco interesante sobre las aperturas:

  • Dan información que está disponible para todo el mundo, apenas si hacen algo más que ordenar.
  • Ocultan las nuevas ideas.
  • Incluso dan ideas «equivocadas». De este modo, tienden trampas a sus rivales que a veces creen las recomendaciones del escritor del libro, pensando que este jugará tal y como sugiere. Pero luego no es así: el profesional saca el as de la manga, el as que no quiso escribir en el libro. Y engaña a su rival.

Hay jugadores profesionales que tras retirarse se dedican rutinariamente a escribir libros de ajedrez. Se convierten en escritores profesionales, pero de peor calaña aún: sacan libros como churros, a cual peor. Es como con un blog: obtienes más ingresos con muchas entradas malas que con una buena.

En general es sencillo detectar a estos farsantes. Basta ver cuántos libros han escrito en su vida. Si en un año escriben cuatro o cinco, pues va a ser que no se han esmerado mucho con ellos. Sin embargo tienen títulos de Gran Maestro o Maestro Internacional y eso basta como reconocimiento y justificación de que sus libros pueden ser buenos.

Thomas Johansson

Thomas Johansson simplemente ha escrito un libro de aperturas como se debería hacer:

  • Ha elegido una apertura sin preocuparse si estaba de moda, si la jugaban los Grandes Maestros, si tiene mucho futuro. Simplemente ha elegido la apertura en que es un experto.
  • Ha contrastado todos sus análisis con el ordenador. Con lo que no hay errores de cálculo, ni variantes que dicen «y las blancas están mejor» para luego demostrar que las negras tienen un golpe que da un enorme giro a la situación. Las valoraciones son todas correctas y para asegurarse de no meter la pata, por no ser un profesional, ha repasado cada comentario al detalle.
  • Le ha dedicado mucho tiempo a la escritura del libro. Más de dos años.
  • Al tratarse de una apertura poco conocida, puede decirse que la ha explorado totalmente, pasando a convertirse en la obra de referencia.

A pesar de ello, las críticas al libro no han sido todo lo favorables que se pudiera esperar. Los Grandes Maestros se atreven a menospreciar sus valoraciones «de aficionado». Pero seamos serios: con un motor de cálculo como Rybka, que está en el Emule, cualquiera puede dar valoraciones mejores a las de un profesional en un 99,99% de las ocasiones.

El caso es que el libro de Johansson permanece en el olvido. A pesar de tener tres años seguirá siendo totalmente actual. Sólo ha tenido el éxito moderado de un aficionado: conseguir saltar de una página de autoedición a la más visible de Amazon – nadie quiso publicarle el libro no porque fuera malo sino porque era demasiado marginal: dirigido a un público demasiado pequeño.

Eso sí, el libro será bueno pero el título es pésimo: The Fascinating King’s Gambit no es un libro sobre el King’s Gambit (gambito de rey) sino sobre una variante en particular de ese gambito y eso lleva a confusión a algunos lectores y potenciales compradores.

The Fascinating King’s Gambit, en Amazon.

3 comments

  1. Muy interesante.
    Me quedo con la idea de que para hacer un trabajo de calidad no hay que ser parte interesada. Como en política, como en negocios…

  2. Si nada se tuerce me mudo el mes que viene a una casa enorme donde tendré una habitación exclusivamente dedicada a servir de biblioteca. Por fin podré tirar de amazon sin agobiarme. Así que vuelves a tener mi bendición para recomendar libros :-)

    De momento creo que he seguido 4 o 5 recomendaciones y, cada una en su campo o su estilo, eran diamantes.

    Yo estoy ahora echando un primer vistazo (muy por encima) a los libros de Kasparov, no la serie de sus «predecesores», sino la nueva, la que dedica a sus matches con Karpov. Sólo con estos libros, exprimidos a fondo, darían para entretenerme toda una vida. Son impresionantes.

  3. pues se equivoca usted y el autor del libro.

    rybka no es perfecto, nada mas lejos de la realidad, y no, tampoco es mejor en evaluacion de posiciones que los GM.

    es mejor en la resolucion de las mismas y en la adaptacion a los cambios en las partidas…

    los modulos de ajedrez solo sirven para evitar golpes y errores tacticos en un horizonte cercano.

    todo lo demas es «morralla tecnologica».

    voy a echar un ojo a esa recomendacion, pero con evidente escepticismo.

    PD: por cierto, los libros de Grandes Predecesores son bastante blanditos. Aun se guarda mucho kasparov.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *