Múnich

Hace pocos días un loco de 18 años tiroteaba a un grupo de personas en un centro comercial en Múnich, asesinando a 9 personas, para acto seguido, suicidarse.

Sin embargo, las autoridades y la policía no sabían quién o quiénes eran los autores del tiroteo. Las primeras noticias hablaban de un ataque organizado por tres personas, algunas de las cuales se habían dado a la fuga. Se decidió declarar el estado de excepción en la ciudad. Se suspendieron todos los transportes y se pidió a la gente que no caminara por las calles, que se quedaran donde estuvieran.

Surgió entonces el típico hashtag de Twitter para alojar a las personas que no podían volver a sus casas. Solidaridad en los momentos más difíciles.

Personalmente me pareció más terrible que el ataque, el miedo repentino capaz de atemorizar a una ciudad entera. Que no se enfrentaba a un ejército o tan siquiera a unos terroristas preparados, sino ante un chico con problemas mentales que posiblemente nunca antes había disparado un arma real. Lo de ayudar a otros por Twitter, para dar una imagen de solidaridad y colaboración lo hacía todo aún más penoso, si cabe. Solidaridad sentado en la taza del váter.

Apenas unos días antes, tenemos el caso contrario: un país con uno de los mayores ejércitos del mundo sufre un golpe de Estado y el Presidente manda un mensaje por Twitter – o similar – pidiendo a la gente que salga a la calle a parar tanques y sean los mismos civiles los que detengan dicho golpe de Estado. Y aunque no lo hubieran conseguido – que es lo de menos – la gente salió a la calle y lo intentó.

Luego pasan unos días y empieza a hablarse de que el golpe de Estado igual fue provocado, o que el Presidente está aprovechando para expulsar a toda la gente que no le gusta. Medidas anti democráticas y bla,bla,bla de activismo de salón.

Tenemos dos países que toman sus respuestas de forma diametralmente opuesta. Alemania con miedo y desmoronándose con un aleteo de mariposa. Turquía con una población que demuestra un valor más allá de la temeridad. ¿Cómo pueden ser estos dos países tan distintos con la de kebabs que se venden en Berlín?

Precisamente porque Turquía es un país que responde de esa manera, la democracia de allí – o lo que sea – sólo se puede forjar con una mano de acero. O gobiernas de ese modo, o eres borrado del mapa, tú y la sociedad entera de tu país. Hemos visto ya demasiados casos: Siria, Túnez, Libia. La única forma de mantener con cierta estabilidad un país de ese tipo, es a hostia limpia y con una democracia de guante ensangrentado.

Tras la sucesión de ambas noticias, queda grotescamente retratada la diferencia entre ambos países o formas de vivir el mundo. Alemania – o España – predicando desde un mundo sin apenas problemas, donde un atentado de un loco aterroriza una ciudad entera. Mientras, Turquía es un vecino de ISIS. No estamos hablando de que hay un loco que ha visto vídeos en Youtube y se ha hecho de ISIS, es que está el jodido ejército de ISIS entero a pocos kilómetros de la frontera turca. ¿Quiénes creemos que somos para darles lecciones de como tienen que hacer las cosas?

Legionario

Un legionario pierde el pasaporte en Marruecos e intenta cruzar a nado a Ceuta.
Un legionario con destino en Ceuta ha protagonizado la historia más curiosa acontecida en los últimos meses en la ciudad autónoma: ser detenido por la Guardia Civil cuando pretendía entrar a nado desde Marruecos al haber perdido su pasaporte.

Hace un par de meses la anterior noticia invadía los periódicos y telediarios de España y todo el mundo hablaba de ese superhéroe español. Desde luego que la historia tiene miga y si no la conocías, te recomiendo que la leas en el enlace.

Sin embargo ya han pasado dos meses de aquello y nadie sabe quién es ese legionario. Ninguna televisión le ha entrevistado. No hay un reportaje televisivo a los guardas civiles que patrullaban y que le encontraron vestido con el traje de neopreno.

El legionario de casi 30 años y sin graduación, cuya identidad responde a las iniciales D.S. fue durante dos días la persona más famosa de España. Y después, se esfumó. Nadie ha escrito a quien responden esas iniciales.

Todas las noticias aportan prácticamente la misma mínima información: una nota de la agencia Europa Press.

Puede que me equivoque, pero creo que puede afirmarse con rotundidad que aquello fue un bulo, una noticia inventada. Y que todos los medios la propagaron y nadie se preocupó de refutarla. Y que Internet y sus páginas sociales y colaborativas que todo lo filtran se tragó la patraña como en los años ochenta corrían todo tipo de rumores basados en la desinformación general.

Si en pleno 2011 nos hemos creído la historia del tipo que se compra un traje de neopreno para cruzar a nado hasta Ceuta porque no le dejan pasar por el puesto fronterizo, es porque Internet aporta muchas cosas, pero no es un ojo que todo lo ve y que vela por la gran verdad.

Nuevos héroes

Perseo encontró a Andrómeda encadenada a una roca, lugar donde había sido dejada por sus padres Cefeo y Casiopea para ser devorada por el monstruo marino Ceto por orden de un oráculo. Perseo se enamoró de ella y decidió liberarla, por lo que tras pedir su mano a Cefeo y Casiopea mató al monstruo con su espada o, según otras versiones, petrificando una parte del monstruo al mostrarle la cabeza de Medusa.

Teseo entró en el laberinto hasta encontrarse con el Minotauro, al que dio muerte a puñetazos. A continuación recogió el hilo y así pudo salir del laberinto e inmediatamente, acompañado por el resto de atenienses y por Ariadna, embarcó de vuelta a Atenas, tras hundir los barcos cretenses para impedir una posible persecución.

La definición de héroe, según el Diccionario, es:

héroe.
(Del lat. heros, -ōis, y este del gr. ἥρως).
1. m. Varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes.
2. m. Hombre que lleva a cabo una acción heroica.
3. m. Personaje principal de un poema o relato en que se representa una acción, y especialmente del épico.
4. m. Personaje de carácter elevado en la epopeya.
5. m. En la mitología antigua, el nacido de un dios o una diosa y de una persona humana, por lo cual le reputaban más que hombre y menos que dios; como Hércules, Aquiles, Eneas, etc.

Desde luego, aquello de matar seres mitológicos está complicado en los tiempos que corren en que hasta los inofensivos linces corren riesgo de extinción. Pero se puede esperar que un héroe haya realizado alguna hazaña, al menos una.
Sin embargo los tiempos han cambiado mucho. Los héroes modernos los inventan los medios de comunicación. Deciden engrandecer o desacreditar las acciones de una persona, a veces un tanto arbitrariamente, creando los héroes y villanos de los tiempos modernos, que nada tienen que ver con estas definiciones del diccionario.
Un héroe moderno sería el pocero bueno, del que ya hemos hablado. Sin embargo uno de los mayores héroes de la actualidad en España, de forma menos justificada, es Jesús Neira.
Expliquemos esta historia para los lectores de América que seguramente no la conocerán: Una pareja se encuentra en la recepción de un hotel. La mujer habla por teléfono y el hombre la insta de muy malos modos a que deje de hablar por teléfono, hasta le intenta quitar el teléfono. Luego la saca tirando de ella del hotel, hacia la calle. Todo esto sucede ante muchos miembros del personal de hotel, sin que nadie diga nada. El hombre sale a la calle mientras la mujer retrocede, alejándose de él.
Justo en ese momento, recién salidos del hotel, se encuentran con Jesús Neira, quien venía con su hijo. De lo anterior, hay imágenes grabadas por la cámara de seguridad del hotel. Todo ocurre muy rápido, en segundos Neira tuvo que decirle algo al agresor y este responderle de tan mala manera que Jesús Neira entra en la recepción del hotel y a renglón seguido entra el violento agresor que de un empujón lo tira al suelo.
Jesús Neira se da un fuerte golpe en la cabeza mientras que el maltratador le da dos puñetazos, ya estando él en el suelo. Lo deja allí tirado y se marcha.
Poco después Jesús Neira acaba ingresado por las lesiones recibidas y su vida corre peligro durante varias semanas. Tendrá secuelas causadas por la larga hospitalización en cuidados intensivos.
Mientras él se debatía entre la vida y la muerte, los medios de comunicación lo convertían en un héroe. Su defensa de un caso claro de maltrato, violencia de género o violencia machista lo ponen en el punto de mira ante una de las cruzadas de la actualidad.
¿Por qué es Jesús Neira el héroe? En mi opinión, porque se han dado las siguientes circunstancias, por orden de importancia:

  • La agresión se grabó en video por las cámaras de seguridad del hotel. Y ese video, se filtró a las televisiones.
  • Jesús Neira era profesor universitario. Al estilo alemán, se le menciona en las noticias todo el tiempo como profesor Neira.
  • Todos se prestaron al circo: La agredida se puso de parte del agresor, que al fin y al cabo es su novio, y no tuvo reparos en responder (dinero mediante) todo lo que los periodistas quisieron preguntarle. La familia de Jesús Neira y él mismo se prestaron a defender a capa y espada la causa de la lucha contra el maltrato.

Como antes decía, los héroes los crean los medios de comunicación. Y lo hacen porque vende, porque es bonito hablar de gente que se ha comportado mejor de lo que se espera de ellas. No todo son guerras.
Para que los medios hablen, tienen que tener de qué hablar. En este caso todos han colaborado: la mujer maltratada, apoyando a su brutal novio y sacando tajada del suceso, ha representado el papel de villano. En el papel bueno, todos los demás. Hablando para los medios, con declaraciones pomposas. “Lo haría de nuevo”.
¿Qué haría de nuevo?
Si se observa el famoso video, el video que creó la leyenda de este nuevo héroe, todo sucede en pocos segundos. No llegarán a veinte segundos. El héroe tuvo que decir algo, apenas una frase, recibir respuesta del matón de barrio y responder de nuevo. Y fue entonces cuando se produce la agresión.
Todo ocurre tan rápido que si somos fríos, aunque parezca que en estos casos no se debe, podemos resumir la actuación de este heroico contemporáneo en decirle un par de cosas a un hijo de puta. Si le quitamos el circo posterior, no hizo más que eso.
Sucesos más valientes que éste ocurren a diario. Algunos saltan de la dialéctica a la lucha física aún sabiéndose potenciales perdedores. El héroe televisivo no: todo pasó demasiado rápido, no tuvo tiempo ni de enterarse de lo que estaba ocurriendo.
Y no, no repruebo la acción del profesor Neira. Me parece muy bien lo que hizo. Pero de ahí, a héroe, a estar en la misma categoría de la Wikipedia que Teseo o Perseo, hay un salto demasiado grande que no estoy dispuesto a aceptar.
Ante la violencia de género (o machista, como quieran llamarla) me pareció mucho mejor y más heroica la actuación que cuentan en esta noticia.
Los ingredientes son los mismos: un agresor sobre su pareja y un hombre que interviene. Esta vez interrumpe las patadas que éste le daba a su pareja, inmovilizándolo. Luego vienen en su ayuda unos amigos del matón y el defensor se torna en víctima.
Aquí el héroe, quizás demasiada palabra para el gesto pero indudablemente más acertada que en el otro caso, se enfrentó al violento tras mesurar la situación, pasando al ring a las bravas. Luego también fue vapuleado, aunque sin llevarse un golpe en la cabeza.
Lo mejor de todo es cómo se valora su actuación: para tratar de valorarla se la compara a la del profesor Neira: “podía haberme pasado lo que a él” o sea, ayudar sin ayudar, ir a ayudar y acabar necesitando ayuda.
El gesto noble era el ayudar a la mujer golpeada. Hacerlo sabiendo que va a haber una lucha física es un punto a favor. Recibir un golpe mal dado que casi te mata no es ningún punto a favor y no convierte el hecho en más noble, sólo en más desafortunado.
El personaje de este segundo suceso se convierte en anónimo (un simple José María, sin apellidos, noticia secundaria y de un sólo día) mientras que al otro incluso le dan un cargo de presidente en una de esas asociaciones que tienen mucho nombre y dudosa utilidad.
Si lo pensamos, es como si Ariadna hubiera tenido que entrar en el laberinto para recoger a Teseo, herido por el Minotauro. O si se premiara a una de las anónimas víctimas que se sacrificaban anualmente ante el monstruo.
El héroe tiene que vencer, aunque muera. Es la única regla para ser un héroe.

Pretty Woman


El gobernador de Nueva York, el demócrata Eliot Spitzer, ha presentado este miércoles su dimisión, dos días después de descubrirse su vinculación a una red de prostitución de lujo y tras negociar su salida con la fiscalía general del estado. Lo sustituirá en el cargo as partir de 17 de marzo David Alexander Paterson, de 53 años y hasta ahora vicegobernador.
Los remordimientos me acompañarán siempre
“Los remordimientos me acompañarán siempre”, ha dicho Spitzer en su comparecencia ante la prensa en Nueva York, en donde también dijo que no le quedaba más remedio que “aplicarse a sí mismo” los mismos criterios “de rectitud” y de “asunción de responsabilidad” que siempre pidió a los demás en su carrera política.
Spitzer, de 48 años, casado desde hace 21 años y padre de tres hijas, se hizo famoso por su trabajo como fiscal general del Estado, cargo desde el que prometió llevar a cabo “una reforma ética” y combatir la la prostitución.
Considerado la imagen de la rectitud moral y de los valores familiares, ha visto como en horas su carrera política caía en picado y su nombre se unía a la lista de los políticos estadounidenses forzados a dimitir por haberse visto involucrados en líos sexuales.
“Un cliente habitual”
El diario The New York Times fue el que reveló, el pasado lunes, que Spitzer había sido identificado en una grabación de una investigación federal haciendo los arreglos para encontrarse con una prostituta que cobra 1.000 dólares la hora en un hotel de Washington el mes pasado.
Según los investigadores citados por la prensa estadounidense, el gobernador “era un cliente habitual que llegó a gastar 51.600 euros a lo largo de varios años en el pago de servicios de prostitución de lujo”.
La cadena de televisión ABC ha entrevistado a una de las prostitutas, “Sienna”, de 22 años, que dijo haberse acostado con Spitzer hace dos años, cuando todavía era fiscal general del estado. “Daba buenas propinas y no hacía nada que fuera sucio”, afirmó.

Si tratamos de analizar fríamente la información, hay muchas cosas que no cuadran.

era un cliente habitual que llegó a gastar 51.600 euros a lo largo de varios años

para encontrarse con una prostituta que cobra 1.000 dólares la hora

Las prostitutas que cobran 1.000 dólares la hora no trabajan por múltiplos de veinte minutos, como las normales. Supongamos que “varios años” es simplemente dos. Y que el ex-gobernador sólo pagaba 500 dólares por sesión con prostitutas. Esto arroja la friolera de 100 encuentros sexuales con prostitutas a lo largo de dos años. O sea, una vez a la semana. Si hacemos la estimación de forma más optimista y razonable, con pagos de 1.000 dólares durante cuatro años, apenas si nos da para una vez al mes. Aunque puede que fuera un “cliente habitual”, no era ni mucho menos un fanático de las prostitutas.
Pero centrándonos en lo importante. ¿Qué es lo que ha hecho mal este hombre? Según veo, hay cuatro puntos:

  • Ser infiel a su mujer.
  • Pregonar una lucha contra la prostitución y sin embargo aprovecharse de ella.
  • Pagar a prostitutas.
  • Acostarse con prostitutas.

Ser infiel a su mujer no es un delito, ese tipo de faltas se deben arreglar de puertas para adentro. Y una infidelidad no te convierte en un monstruo o un mal político. Algunos presidentes de gobierno vigentes han sido infieles a sus esposas, su infidelidad descubierta y su puesto de trabajo no se ha resentido.
La doble moral respecto de la prostitución no es más que hipocresía. Como la famosa de Al Gore y su hipercontaminante casa. A pesar de haberse destapado que su gasto de energía es desenfrenado ni le han quitado el premio Nobel ni ha desenchufado ningún aparato eléctrico de su casa. La hipocresía está a la orden del día en política, como algunos políticos catalanes que tienen a sus hijos en escuelas bilingües y promueven la obligatoriedad de estudiar en catalán.
Pagar a prostitutas es un delito en Estados Unidos. En la mayoría de los países no lo es. Eso sí que ha estado mal pero no deja de ser un delito relativo, algo que dependiendo del país puede entenderse como legal o no ilegal. Es decir, que aún siendo un delito, es de aquellos que pueden entenderse como cuestionables.
Acostarse con prostitutas no está mal. Es absurdo que hoy en día se diga que los homosexuales tienen todo el derecho del mundo a tener sexo con personas de su sexo y sin embargo pagar a otra persona, de mutuo acuerdo, por tener sexo está mal. Porque si ridículo es decir que el sexo debe realizarse con determinadas personas (de sexo opuesto al tuyo) mucho más lo es sugerir que debe ser realizado bajo determinadas circunstancias (con el consentimiento de ambos pero sin que medien intereses económicos).
La verdad es que esta noticia me ha sorprendido mucho. Al final creo que a este pobre hombre se le ha castigado demasiado severamente. El juicio mediático no es delito, es derecho a la información.

Voto en blanco

En una jugada magistral, José Luis Rodríguez Zapatero expuso que los datos que emplearía en el segundo debate serían publicados en los próximos días en forma de libro.

La imagen de transparencia absoluta, como el que no tiene nada que ocultar, da mucha confianza al posible votante.
Ese libro blanco es una enumeración de gráficos y links a los sitios de donde se ha tomado la información. Me imagino que salvo los periodistas de la derecha, nadie lo leerá.
En las primeras páginas llama la atención la siguiente imagen:

infpuntual.jpg

El link de la página es este: http://www.mtas.es/infpuntual/smi/evolucion.htm
Según se traduce, es un informe puntual, realizado para poder presentar los datos en el debate. No sé si los datos son falsos o no. Lo que sí que veo es que se trata de aparentar que es una información pública, disponible desde la página del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. La realidad es que es un gráfico creado ad hoc y subido a ese servidor, sin relación alguna con los contenidos habituales que ahí figuran.
Esa falsa transparencia es mucho más sucia que la de ofrecer datos que, hoy en día, cualquiera puede contrastar en Internet. A Mariano Rajoy le han descubierto numerosos errores dentro de la información que presentó.

Por cierto, para quien le interese el precio de la leche en Alemania, la comparativa del libro blanco como la leche es abochornante.

En él Zapatero compara el precio de la leche de marcas blancas españolas con alemanas. De España escoge marcas de batalla como Mercadona, Alcampo o Hipercor. En Alemania elige Karstadt, Kaufhof o Rewe.

Lidl es una marca alemana. Hubiera sido una comparativa pura, un cartón de leche en un sitio y otro, para la misma cadena – que es menos cutre en Alemania que en España, dicho sea de paso.

Karstadt y Kaufhof son tiendas del estilo de El Corte Inglés. La gente no va allí a hacer la compra de la semana. Ni siquiera los propios empleados que tienen descuento.

En fin, que me reitero en mis propuestas de voto.

Nuevos ricos

Aunque se ha hablado mucho del atentado del 11M y del veredicto del tribunal, de las penas a los culpables, apenas si se ha dicho algo sobre las indemnizaciones que habrá que pagar.
900.000 euros a las familias de cada uno de los fallecidos. Siendo 191+1 los muertos estamos hablando de 172 millones de euros. Los culpables quizás paguen algunos cientos de euros de sus escasos ingresos. El resto, lo pagará el Estado, o sea: todos.
Lo que me llama la atención sin embargo son las indemnizaciones a los heridos. A los heridos se les ha dividido en 12 categorías. La 12, o de máxima gravedad, la ocupa la chica que quedó en estado vegetativo. Para ella queda una compensación de 1 millón de euros.
En función de la gravedad se va bajando en la escala, hasta llegar al nivel 1, el más numeroso. En este nivel se encuentran desde personas que no necesitaron atención médica hasta aquellos que estuvieron hospitalizados menos de un mes y que en ningún caso tuvieron secuelas físicas o psicológicas.
Para todas estas personas se ha fijado una indemnización de 30.000 euros más 300 euros por cada día que estuvieran hospitalizadas. Y a mi esto me parece una absoluta barbaridad y desproporción.
Porque los que han estado más de 100 días en el hospital y han tenido algunas secuelas (grupo 3) sólo cobrarán 40.000 euros más 300 euros por cada día de hospitalización.
En el grupo 1 habrá algunos farsantes que se habrán levantado un dineral sin hacer nada. Y gente con un arañazo en un brazo o con un corte insignificante. También habrá gente que habrá pasado un mal rato en el hospital.
Pero vamos a ver, que 30.000 euros son cinco millones de las antiguas pesetas. Que se tarda muchos meses en ahorrar ese dinero. Que no puede estar el Estado repartiendo paquetitos de 30.000 euros así como así.
Algunos pensarán que estoy siendo muy cruel. Pero vamos a pensar qué ocurre con las víctimas de accidentes, como los laborales o algunos de tráfico en que el que muere es una víctima. Muchas veces es también el Estado el que paga las indemnizaciones. Pero en esos casos se lo pone bien difícil. La víctima tiene que reclamar de su bolsillo para obtener las compensaciones. El Estado normalmente tiene la obligación de recurrir las indemnizaciones hasta los más altos tribunales. Todo eso se traduce en tiempo y dinero.
La necesidad de contratar un abogado despierta todo un negocio de oportunistas. Normalmente la víctima no tiene apenas dinero. Cierto es que puede recurrir a la justicia gratuita pero en un caso así puede ser garantía de perder el caso. Lo que suelen hacer muchos de estos abogados es ofrecer un acuerdo a la víctima. Ellos cobrarán sólo una parte de la indemnización, normalmente un buen porcentaje.
Entre ese porcentaje y la defensa férrea que hace el Estado a sus propios intereses (que son los de todos nosotros) lleva a que la pobre víctima muchas veces obtenga una pírrica compensación.
Uno de los casos más famosos es el de los afectados por el colza. Litigaron durante más de una década en condiciones económicas realmente penosas y la mayoría de las indemnizaciones llegaron cuando los afectados ya habían muerto.
Este es el caso general. Pero el 11-M es terrorismo y ante eso no se reparan en gastos. El Estado se encarga de todo y paga con manos generosísimas.
Aún en otros casos de terrorismo puede verse cómo el Estado no ha sido ni de lejos tan generoso en sus indemnizaciones. En este artículo narran los importes que obtuvieron personas que quedaron inválidas o casi a causa de atentados. Las cantidades que recibieron fueron casi las mismas que aquellos que sufrieron “heridas que no requirieron de hospitalización o de haberla inferior a 30 días y sin secuelas físicas o psicológicas”.
30.000 euros para una persona que casi no ha sido una víctima es una absoluta desproporción. Y no voy a entrar en los 900.000 euros por las víctimas, que no hay dinero suficiente que compense una vida humana pero 900.000 euros son también muchos euros.
Pero bueno desde este blog aprobamos todas las decisiones judiciales, estamos de acuerdo con todos los veredictos de los tribunales aunque a veces sean contradictorios, condenamos el terrorismo y la piratería. Y estamos a favor de todos los partidos políticos del mundo.

Calculo mental

Alberto Coto, nacido en Asturias en 1970, es la persona más rápida del mundo haciendo cálculos mentales, como así lo certifican sus récords Guinness y su doble título de Campeón del Mundo en ‘Suma y Multiplicación’ conseguidos en Alemania en 2004.

Fuente: El Mundo.

Gießen, Germany, 4 November 2006
The second Mental Calculation World Cup attracted 26 calculators from 11 countries.
The winner was Robert Fountain (Great Britain), followed by Jan van Koningsveld (Netherlands), Gert Mittring (Germany) and Yusnier Viera Romero (Cuba).
The category winners were:
Addition: Jorge Arturo Mendoza Huertas (Peru)
Multiplication: Alberto Coto (Spain)
Calendar: Matthias Kesselschläger (Germany)
Square Roots: Robert Fountain (Great Britain)

Fuente: Recordholders.org
Se han celebrado, hasta la fecha, dos Campeonatos del Mundo de Cálculo Mental.
En el más reciente, y por tanto el vigente y el que debe usarse como referencia, celebrado en noviembre de 2006, el español venció en la categoría de multiplicaciones (se ve que es su especialidad) pero en el cómputo global no aparece entre los primeros puestos.
En el campeonato anterior, de 2004, el español venció en las pruebas de suma y multiplicación, pero aún así, el vencedor de la clasificación conjunta fue de nuevo Robert Fountain.
En los campeonatos mundiales Alberto Coto no participa en las pruebas de raíces cuadradas, con lo que no puede aspirar a vencer en la clasificación general.
Conclusiones:

  • El español es el mejor no porque haga buenos cálculos, sino por ser español.
  • El español debe ser el mejor del mundo en cálculo mental de multiplicaciones.
  • El mejor del mundo en cálculo mental es, sin lugar a duda, Robert Fountain.
  • Muchos de los récords establecidos en su momento por el español ya han sido superados.
  • Robert Fountain no presentaba hoy su nuevo libro en Madrid.
  • El que haya redactado la noticia no ha empleado ni cinco minutos en documentarse.
  • Héroe

    Dice mi diccionario que un héroe es una:

    Persona que realiza una acción admirable, famosa o extraordinaria por el valor que requiere o por sus méritos.

    Suele decirse que los héroes mueren jóvenes, en parte por la envidia que despiertan en los dioses. Muchos de ellos se convierten en héroes en el momento de su muerte, actitud que me parece un tanto sospechosa.
    Mientras se dudaba si las torres gemelas continuarían ardiendo o se vendrían abajo, los bomberos entraron en el edificio e intentaron salvar las máximas vidas posibles. Muchos de ellos morirían allí.
    Después, se recalcó su actitud heroica en cada comparecencia del presidente americano. Pensándolo bien, su actitud tiene lo mismo de heroica que la del chico que murió por una imprudencia laboral en una obra. Tu jefe dicta las órdenes, tú te limitas a cumplirlas.
    En la versión española, con la imprudencia laboral, el chico se quedó sin gloria y sin indemnización. Se ve que instancias superiores no encuentran este paralelismo.
    Para mí, sin embargo, el 11-S destapó a un auténtico héroe: Pat Tillman.

    Continúa leyendo Héroe

    Medidas populistas

    El Gobierno estudia la posibilidad de que el transporte urbano sea gratuito para los jóvenes y los ancianos.
    Por supuesto, muchos lo consideran una medida maravillosa. Pagar menos o incluso no pagar es deseable. No me extenderé al respecto; es de cajón que el dinero no sale de la nada, usualmente lo hace de los bolsillos de la clase media. Una interesante discusión sobre ello en Meneame – de donde tomé la noticia.
    Curioso resulta pensar en cómo la mayoría de las medidas que prometen los políticos, como esta, tan populistas, no suelen poder llevarse a cabo. Entre otras cosas, porque son perjudiciales para la sociedad en general. Un transporte gratuito beneficiará a unos pocos, pero derivará en el descontento de los que siguen teniendo que pagar, o en aquellos que soportaran sobre sus espaldas nuevos impuestos indirectos.
    La medida de hacer gratuito el transporte se ofrece como una sugerencia para fomentar el uso del transporte público y así disminuir la contaminación y el tráfico de las ciudades. No deja de ser ridículo que a aquellos que casi sólo pueden usar el transporte público – por no poder acceder a un coche o no tener vista y reflejos para conducirlo – se les ayuda a que lo hagan. Con eso quizás les hagamos la vida más cómoda, pero no estamos ayudando al medio ambiente.
    Una medida interesante sería dar la vuelta a la tortilla. Hacer precisamente gratuito el transporte a aquellos que pueden elegir otro medio. Digamos que todo el que tenga un coche – del que esté al tanto de seguros y multas – tiene acceso al transporte público gratuito. Esta persona tendría un refuerzo para dejar su coche en casa y dejar que el que contamine sea el humo de todos.
    Así, pensándolo bien, casi cualquier medida populista admite una vuelta que, redundaría en el beneficio de todos, aunque tendría una apariencia horrible.
    Un gobierno que prometiera recortes en las pensiones estaría ayudando a aumentar la estabilidad del sistema de Seguridad Social. Disminuiría la presión sobre los trabajadores en activo. Fomentaría el uso de medidas de ahorro privadas. Activaría la economía. Y, al fin y al cabo, es cuestión de tiempo el tener que meter la tijera, y mucho.
    La Sanidad 100% gratuita fomenta que los abuelos se pasen el día en el médico para tener con quién hablar. Un político que se atreviera a cobrar un euro por consulta, eliminaría muchas de esas visitas innecesarias y mejoraría el funcionamiento del sistema sanitario.
    Antes me enfadaba porque los políticos no cumplían lo que prometían. Ahora, en muchos casos, incluso me alegro.