Kindle

Me hubiera gustado empezar la entrada mostrando la caja del paquete en el que llega el Kindle y luego ir sacando fotos sucesivas del proceso de desembalaje. Pero la verdad es que es algo que siempre me ha parecido entristecedor y que ni soy bueno haciendo fotografías ni desempaquetando regalos.

Bueno, el Kindle es el lector de libros electrónicos de Amazon. No voy a hacer una reseña al uso pues porque esas siempre abundan. No por ello serán menos útiles que esta. Lo que quiero recalcar es lo que no vi en la publicidad y en esas reseñas de fotos de cajas.

Diseño y usabilidad del Kindle

Lo primero que me llama la atención es que en muchos sitios para hablar del Kindle se muestran fotografías del modelo más antiguo de todos (el Kindle 1) incluso en la propia página principal de Amazon. Es algo que realmente no tiene sentido pues ese modelo ya ni siquiera se vende. Supongo que en el caso de Amazon es una mezcla de despiste y de depender de alguna empresa subcontratada. En los blogs es la típica desidia de «compartir» la primera foto que se encuentre a mano.

El Kindle no tiene un diseño muy elegante que digamos pero en mi opinión este es uno de los últimos aspectos a la hora de comprar un aparato que es eminentemente práctico. Los materiales no parecen de primera clase y la carcasa es en sí misma baratuza, algunos controles son endebles y hacen temer por la integridad del cacharro. Me recuerda un poco a esas calculadoras grandes de conversión a euros. Si se rompe un botón importante tienes que tirar el cacharro entero a la basura.

A la hora de hacer cuentas sobre si comprar un Kindle o no uno debe tener muy en cuenta que no es un aparato para toda la vida. Los que realizan las estimaciones más optimistas hablan de dos años de vida útil, lo que es muy poco. A la hora de hacer matemáticas, si el aparato cuesta 250€, esto quiere decir que aproximadamente pagas 10€ al mes por el Kindle, luego para que te salga más barato que el equivalente en libros de papel, tienes que ahorrarte una cantidad superior a esa cifra.

Al precio del Kindle hay que añadir el de la funda, que no viene de serie. El Kindle sin la funda me parece un aparato sin sentido alguno, es como llevar un portátil por la calle sin funda. No deja de ser un aparato muy frágil y sin ella es carne de accidente. También la funda facilita bastante la lectura. La funda del Kindle cuesta otros 30$ que hay que incluir al presupuesto. No, no venden fundas del Kindle en los chinos. Todavía.

Comparación con el libro de papel

El Kindle en ningún momento recuerda a un libro convencional, más recuerda a un pequeño PC o a un móvil grande que a un libro de papel. El parecido principal es que no emite luz, con lo que no se cansa la vista. Eso es cierto.

En las reseñas he visto mucho que la pantalla no da reflejos y eso me parece totalmente falso. La sensación es la misma que cuando lees un libro de papel con un cristal o plástico transparente encima: se producen brillos cuando la luz da directamente sobre la pantalla. Desde luego no es para nada terrible y no entiendo por qué la gente no puede reconocer eso.

Luego el hecho de pasar páginas y tal es mucho más cómodo que en un libro y el no perderte continuamente buscando la página o el renglón por el que vas hace que se lea mucho más rápido que en un libro de papel. Se dice que en recuperar la posición por dónde se iba leyendo se va un elevado porcentaje del tiempo de lectura, con lo que teóricamente con el Kindle se debe leer a más velocidad.

Lo peor de pasar al Kindle es que la vuelta atrás cuesta. Tras usarlo un tiempo los libros parecen pesados e incómodos y no apatece leerlos. El hecho de que sea un aparato tecnológico lo hace sofisticado y es por eso que una parte de nuestra mente se siente atraída por leer de esa forma.

Me recuerda a escribir a máquina frente a hacerlo a ordenador. De la primera forma se hacía más rápido pero había algo de agradable en hacerlo a ordenador (aparte de poder procesar los textos) que hizo que esa opción se tornara indiscutible vencedora.

Un aspecto a tener en cuenta con el Kindle es que siendo un aparato electrónico es muy frágil y susceptible de ser robado. Nadie roba libros, especialmente si no son best-sellers y no están en perfectas condiciones. Pero algo que parezca remotamente a un ordenador es muy atractivo para cualquier mangante. Un libro se puede caer dentro de un bidón de aceite y se puede seguir leyendo pero si a un Kindle le toca una gota de agua malintencionada, o recibe un golpe inesperado deja de funcionar para siempre.

Aspectos muy positivos del Kindle

a) La perpetua conexión a Internet de gratis. Aunque en Europa no se puede usar más que para cuatro cosas, tener una conexión a Internet que podría ser hackeable y sin tener que pagar es algo que vale dinero de por sí.

b) El acceso a la Wikipedia de gratis. Por supuesto a la Wikipedia en inglés. Si no tienes nada que leer, tienes entretenimiento y lecturas de calidad garantizadas de por vida.

c) El diccionario de inglés integrado. Una maravilla para los que saben inglés y tiene de vez en cuando alguna duda que antes lo que hacían era pasar del tema y deducir el significado (más bien obviarlo).

d) Que puedes comprar los libros online y navegar por las páginas de Amazon de gratis. Amazon es otra fuente interesante de información y las reseñas de libros suelen ser uno de sus puntos fuertes.

Puedes conseguir nuevas lecturas de calidad en cualquier instante y en cualquier lugar ¡Del mundo! Los viajeros de pacotilla que se mueven mucho por la T4 están acostumbrados a la omnipotencia con sus teléfonos móviles, pero en cuanto salen de España se encuentran sin tarifas de internet y tienen que recurrir a los incómodos e inseguros ciber cafés o las inexistentes redes wifis abiertas.

Con el Kindle puedes comprar un libro o un periódico del país que quieras en un instante. Eso no me parece una ventaja sino una maravilla.

e) Desde la página de Amazon te puedes descargar muchos contenidos gratis a modo de prueba, primeros capítulos de libros, suscribirte a prueba a un periódico durante un par de semanas (y luego no pagar y suscribirte a otro, etc.)

Creo que esos puntos son los fuertes del Kindle tal vez respecto a otros sistemas. Inconvenientes que le veo:

Aspectos negativos del Kindle

a) Las páginas de Amazon que ves desde el Kindle son versiones reducidas de la misma página en la web y eso hace que no puedas decidir tanto sobre si comprar un libro o no. A mi no me importa leerme 20 reseñas extensas antes de comprar un libro y en el Kindle sólo ves unas pocas.

b) El sistema operativo es de Linux y ya se me ha colgado dos veces (dos veces más que el Windows 7 que uso muchísimo más). Que una aplicación tan sencilla se cuelgue en según que casos, es un poco triste.

c) Los libros están protegidos con DRM, cosa que me parece lógica desde el punto de vista de Amazon. Es un defecto para mi, pero no para los que venden los libros que lógicamente están mirando por su bolsillo.

Amazon ha hecho su aparato como le ha parecido a la gente que allí decide, que normalmente no son bloggers ociosos que publican entradas desde el trabajo mientras hacen como que trabajan. En Amazon cometen errores pero tecnológicamente no tienen a nadie que les tenga que dar lecciones. El Kindle es un aparato que impone respeto, te das cuenta de que gente con mucha cabeza ha estado ahí dando opiniones inteligentes en todo el diseño del producto, hay cosas que gustarán más o menos pero no dan muchas ganas de criticar por criticar.

d) Muchos libros no están en Kindle ni jamás estarán en Kindle. Para un lector exquisito, el Kindle nunca será la única fuente para obtener libros.

e) Amazon tiene en los acuerdos de distribución sobre el material de Kindle la proporción 70%-30%. El dueño del producto se queda con un 30% del precio que Amazon imponga mientras que Amazon juega con su margen para hacer los descuentos y pagar al que haya que pagar (como las operadoras de telefonía para su red de distribución). Esta forma de repartir es equivalente a las de la «obsoleta» industria de la música. Sin embargo a Amazon se la ensalza mientras que a los otros se les tacha de usureros y aprovechados. Éticamente el 70-30 no es defendible, pero tanto en un caso como en el otro es lo mismo: el que tiene la sartén por el mango se puede permitir abusar y lo hace.

En el caso de Amazon, del 30% tiene que comer el resto de la industria del libro.

Kindle Internacional

Hay que destacar un hecho importante y es que el Kindle no es sólo el aparatito sino que es en sí mismo un servicio. El aparato más la opción de comprar libros, hacer cosas con el Kindle y comprar a ciertos precios.

En Estados Unidos la gente de Amazon ha tenido que lograr un acuerdo excelente en lo que a tarifas de conexión se refiere pues los precios de los libros y servicios son bastante baratos. Pero fuera de allí se nota que los acuerdos son bastante estrictos y Amazon ha tenido que pasar por un aro bastante estrecho.

Por ejemplo, una de las utilidades más prácticas es la de enviarte un texto desde un ordenador a tu aparato. Para ello envías ese texto (un .txt, una página web) a una dirección asociada a ti (asinorum@kindle.com) y sólo con eso ya te estás enviando el texto que luego podrás leer a tu aparato.

Este servicio tiene un coste de 0.10$ en Estados Unidos pero el precio salta a 1$ si estás en Europa (o México o India). Es un precio diez veces superior y gran parte de ese dinero se lo están llevando las empresas de telecomunicaciones.

Uno puede subir contenido a su Kindle totalmente gratis simplemente con un cable USB, pero la opción del mail es realmente útil y práctica.

Los precios de los libros son diferentes si compras desde Estados Unidos o desde fuera del país. En las revistas y periódicos llama la atención la siguiente indicación:

Newspapers and magazines delivered outside the U.S. will not include photos and other images.

Es decir, que los periódicos comprados se envían sin las imágenes en una penosa muestra de racanería de ancho de banda. Cuando veo eso no se me ocurre nada mejor que visitar páginas de la Wikipedia (que veo gratis) con muchas imágenes (que veo gratis) pues me imagino que con ello hago perder dinero a Amazon.

El hecho de que los productos sean diferentes en unos países y otros lleva a la grotesca situación de que las reseñas de los libros o contenidos pierden sentido, ya que dependiendo de lo que uno haya obtenido y el precio conseguido, merecerá la pena o no.

En la edición del New Yorker no llegan los chistes gráficos que son de lo mejorcito de la revista. Y claro, los europeos dan opiniones bastante negativas y critican el que no vengan dichas imágenes.

Pero les responden lectores americanos diciendo que no, que sí que vienen con las imágenes que ellos están suscritos y las ven. O con los precios, unos dicen que es cara, otros que es barata. Sin darse cuenta de que cada cual está pagando un precio diferente.

Comparación entre los soportes

Algo que realmente he echado en falta son pantallas reales donde se pueda ver cómo son los libros en el Kindle. Aparte de los libros que se compran de Amazon se pueden cargar otros libros, ficheros de texto (.txt) y ficheros de PDF. Esto lo dicen en todas partes pero creo que es bueno ver las diferencias visuales entre estos formatos con el mismo libro.

Aquí estamos comparando un mismo libro:

a) La versión de pago de Amazon.
b) El libro en formato PDF impecable (el clásico que se consigue del Emule).
c) El mismo libro en PDF convertido a fichero de texto.

El libro de Amazon tiene diversas tipografías y tamaños de letra, es decididamente elegante e incluye opciones varias de navegación por el libro que lo hacen muy atractivo.

kindle-book-pantalla1

En la versión de texto se queda todo en un formato plano, todo el rato el mismo. Un PDF convertido a texto siempre tendrá basurilla: los números de las páginas mezclados con el texto, los títulos indistinguibles del texto normal, no hay imágenes. Pero en general la calidad es bastante buena. Aquí vemos algún problema con la codificación de caracteres que ha convertido que los apóstrofes en inglés hayan desaparecido en muchos casos (I ll go en vez de I’ll go).

kindle-txt-pantalla

Sobre la versión en PDF me parece importante alertar. Si esperas leer mucho en PDF vete olvidando de este aparato. No puedes cambiar el tamaño de letra y casi todo se ve muy pequeño. Tanto que tienes que cambiar la configuración de la pantalla, para leer apaisado, con lo que la experiencia de usuario pierde mucho. En la pantalla que muestro no hay forma de hacer el texto más grande y según se ve, en los finales de línea a veces el texto aparece cortado y cuando pasas página no te encuentras la línea completa, te la encuentras de nuevo partida por lo que no se puede leer bien.

En resumen: la lectura de PDFs en el Kindle es el equivalente a ver películas screener descargadas del Emule.

kindle-pdf-pantalla

Comprar o no comprar

Al ser un producto que se consigue desde los Estados Unidos, la opción de conseguir un Kindle robado es bastante improbable con lo que uno si uno lo quiere, tiene que hacerlo pagando. De salida diría que económicamente (dinero gastado en libros vs. Kindle + libros electrónicos) siempre será una derrota para el Kindle.

Ante la monserga de los libros más baratos, decir que esto no me parece cierto para nada, especialmente con el Kindle internacional (el que se consigue fuera de EEUU). En muchos casos la versión en papel es más barata, y cuando no es así, la diferencia es mínima.

La única forma de ahorrase dinero con libros electrónicos es tomándolos de la red (compartiéndolos con el Emule o haciendo copias de seguridad) pero un libro electrónico siempre será caro o no los venderán al precio considerado «justo» por los usuarios del Emule (1-2€).

Es parecido a lo que ocurrió con los billetes de tren y autobús. Al principio la gente decía «para la empresa trae cuenta porque se ahorran de tener a gente en taquilla, luego los venderán más baratos» pero la realidad no fue esa, los vendieron más caros porque era más cómodo comprar desde casa que ir a la estación y la gente acabó aceptando este trato aparentemente injusto. La comodidad se paga, luego la próxima vez que veas + cómodo + barato ve pensando que lo de barato puede cambiar.

Por otro lado hay que pagar a los que desarrollaron la web de Renfe o a los que inventaron la tinta electrónica y cobran mucho más que un auxiliar administrativo. Eso se paga a base de libros electrónicos. Ahora mismo hay ofertas gancho, con el tiempo eso puede ir a peor (salvo que haya una competencia feroz, cosa que dudo. Para mi que habrá clientes de gratis y clientes de pago).

Las aplicaciones experimentales

Dentro del Kindle hay una serie de utilidades que ellos denominan «experimentales». Es una vuelta de tuerca sobre el sobre abusado concepto de Beta: termino algo que no funciona del todo bien y gracias a la muletilla de beta lo puedo publicar con toda la cara del mundo.

Así, en Amazon han preferido llamarlas experimentales. Entre ellas está la forma de mostrar ficheros PDF (que como os he indicado más arriba no está mal pero al no poder redimensionarse bien pierde casi todo el sentido). La otra es la lectura de libros en voz alta.

Indicar que esta lectura sólo existe para libros en inglés. Quizás se podría aplicar para libros en castellano pero me da miedo hasta intentarlo. Pues bien, la aplicación de lectura en inglés está en el mismísimo abismo entre lo inútil y lo práctico. Es decir, que tras probarlo entiendes que la lectura es difícil de comprender, pero al mismo tiempo es comprensible. Exactamente lo mismo que las traducciones de Google (las de hace unos años).

Cuando en el texto se encuentra algo que no pega (como un indicativo de sección o una nota al pie o un caracter extraño tipo ampersand) dice ese dato en mitad de la locución y eso te deja totalmente descolocado con lo que pierdes el hilo.

También los modos de lectura son bastante rápidos, eligiendo el modo más lento uno que no tenga el inglés por idioma nativo se puede sentir un poco intimidado.

Así, para decir diría que:

  • ¿Lees poco? Si es así, comprar el Kindle es tirar el dinero.
  • Lees siempre en casa y libros gordos tipo best-seller. Nunca te compensará tener el Kindle.
  • Lees libros muy raros o principalmente en español. Muchas de tus lecturas no estarán en el Kindle.

Para mi es un invento perfecto, por el tipo de cosas que leo. Pero creo que la tecnología aún no está lo suficientemente preparada para la mayoría de la gente que lo podría usar.
Eso sí, como regalo es una muy buena idea.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

17 comentarios sobre “Kindle”

  1. Vaya, creo que es la primera review de un gadget que veo por aquí y has conseguido el milagro de que un artículo en 2010 sobre el Kindle sea interesante.

  2. El mejor análisis del cacharrillo tenía que ser tuyo, como no. A mí me encanta tener el libro como objeto, aunque eso me haga subir la hipoteca (ocupan mucho espacio), pero se que tarde o temprano tendré un lector de e-libros. De todas formas, voy a esperar un poco a que salga algún sistema más libre (Android promete) y, por lo tanto, más versátil.

  3. Me parece apresurado decir que un kindle va a durar sólo 2 años. Podremos decir que en 2 años estará obsoleto, pero no que se va a destruir en 2 años.
    Los materiales me parecen adecuados y bastante más elegantes que los de la competencia.
    En cuanto a los libros: yo no leo best-sellers ni soy un lector empedernido. Utilizo mi kindle para leer los periódicos online y webs pendientes(que bajo con calibre) y libros que me podrían llamar la atención dentro de un repertorio anticuado.
    Existen varias páginas con miles de libros electronicos en castellano gratis. Yo ahora mismo tengo en el calibre 3564 libros en castellano.
    Es cierto que realmente el precio de los libros es injustificadamente alto y debería bajar, pero esta tecnología es principio de una revolución en el libro, al igual que los MP3 lo fueron en la música y el divx en el vídeo.

  4. Estos inventos no me convencen, tampoco es que lea tanto, esperaría a ver algo en color, al menos que puedas leer cómics (que eso ya me llama más).

    Por cierto, ¿qué tal Founders at Work? Yo tenía echado el ojo a Coders at Work, parecía majo en la web.

  5. Me faltó decir que no entiendo las páginas con listas de libros gratis. Creo que no hay nada peor que leer un libro porque es gratis o muy barato. Hay que leer bien, sea caro o barato.
    Founders at Work es muy interesante, mientras que de Coders at Work leí el primer capítulo y me pareció muy flojo.

  6. ¿Has probado a cargar libros del proyecto Gutenberg? Para mi Kindle es la opción ideal para leer libros en dominio público.

  7. Me ha encantado eso de «Los viajeros de pacotilla que se mueven mucho por la T4». Cada vez tienes más mala leche, es genial.

    Y como te dije en un mail hace ya unos meses,

    Sobre los eBooks, típico aparato que yo nunca compraré porque leo poquísimo me encantan dos cosas, la primera es que por lo visto nadie lee en la piscina, o en la playa, y a nadie se le ha caído nunca un café sobre un libro, ni se han dejado un libro en un asiento del metro. Imagino que el Kindle es invulnerable a la arena de playa, los cojones.

  8. bueno, algo chaquetero (adsense), pero al menos sincero…

    a ver,,, uno esta esperando un lector con tamaño 8 o 9 » minimo, y con capacidad tactil…

    tengo desviados ya, 400 € en la hucha… a sumar a los otros 100 que me pediran.

    seguia con la mosca detras de AMAZON, pero «el hecho» de que entrasen en todos los lectores de to dios y borrasen un libro, una novela, 1984, sin permiso de los propietarios, eso fue un pasote.

    salu2

  9. «para que te salga más barato que el equivalente en libros de papel, tienes que ahorrarte una cantidad superior a esa cifra»

    Yo tengo claro que más barato no va ser, primero porque de momento los lectores son muy caros, y segundo poque, aunque los libros se vendan por un precio ligeramente inferior, tampoco bajarán tanto: como en el ejemplo de los billetes de tren que has usado, se aprovecharán de que la gente prefiere la comodidad.

    Pero hay otros factores a tener en cuenta, y uno muy importante es el espacio. Yo acabo de mudarme y al menos un tercio del peso que he tenido que empaquetar y cargar eran los libros. Sí, es muy bonito tener una pequeña bibliteca, pero al precio al que estan las viviendas, uno tiene que pensárselo dos veces antes de comprar un libro! Ahora me quito esos remordimientos de encima (he encargado ayer uno).

    Lo peor de pasar al Kindle es que la vuelta atrás cuesta. Tras usarlo un tiempo los libros parecen pesados e incómodos y no apatece leerlos

    Aquí me has acojonao… :-)

    [Comentario zrubavel: Mi propia experiencia es que tengo en la mesilla un libro de 462 páginas que he dejado en la página 430 y me cuesta dar ese último empujón. A mi me parece que este es el mayor defecto del Kindle si te soy sincero.]

  10. Pues llevo dos días con él y estoy encantado. Tenía 3 o 4 libros amontonados en la mesilla de noche, y ahora está completamente despejada, porque probé a mirar y… bingo, los había en formato electrónico.

    Y como ya habías avisado, es verdad que se te hace más cómodo.

    Anuncio gran liquidación de libros por eBay a 0,10 euros + gastos de envío.

  11. Una de las cosas que se le critica es lo del «formato propietario», el .azw, y que los libros comprados en Amazon sólo puedan leerse en Kindle, etc.

    Pero, ¿sólo pueden leerse en el kindle desde el que se compraron, o en cualquier otro?

    Es que me ha sorprendido buscando en foros y demás que apenas encuentro libros en ese formato… Voy tirando de las conversiones de PDFs, pero la verdad es que hay mucha morralla, y a veces la conversión es un poco desastrosa.

    También he comprado mucho a Amazon, sí, pero… los precios por los libros (19 a 24 $) todavía son un poco caros.

    [Comentario zrubavel: Se supone que el formato propietario se refiere a que ese libro azw sólo lo puedes ver desde tu aparato. De alguna forma puedes copiarlo a un número limitado de dispositivos, pero eso ya no sé cómo va, supongo que tendrás que tener una especie de lista de amigos o así.

    Hay libros gratis pero si quieres el libro que te apetece leer no hay ahorro alguno respecto a los libros de papel.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *