Estampas del 11M: Sueño

Decir que la vivienda en Madrid está cara es una perogrullada. Algunos inmigrantes que no se resignan a vivir hacinados o que luchan por comprarse un piso optan por vivir lejos de la capital. Eso tiene enormes inconvenientes, como el que tienes que madrugar muchísimo. Trabajé un tiempo en una empresa en que el horario empezaba a las 7:00. Como muy tarde había que levantarse a las 5:30, porque además el centro de trabajo estaba muy alejado de todas partes. Las primeras semanas se me hizo muy duro. Me iba a la cama muy temprano pero aún así por la mañana estaba hecho pedazos. Pero lo peor fue cuando alguien que llevaba más de 20 años en la empresa me dijo «nunca te acostumbras al sueño». Se me vino el mundo a los pies. Tener que soportar algo insoportable durante tantos años. Me pareció terrible.
Por eso cuando viajas en el trasporte, para entrar temprano, te sientes rodeado de cadáveres, porque aquel privilegiado que ha conseguido un asiento dormita, raramente hace como que lee. Muchas veces te pasas de parada, el sueño lo invade todo. Muchos de los que murieron aquel día estaban durmiendo. Posiblemente aún sigan soñando, y, dentro de sus sueños pensarán que aún quedan muchas paradas para llegar.

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *