Impuntualidad española

Los españoles tenemos fama de impuntuales. Es más, lo somos.
Pero no puede ser genético ni tener que ver con que tenemos más horas de luz que otros países. ¿Por qué somos impuntuales?
Tuve un compañero de piso que era tremendamente impuntual. Si había quedado con la novia a las 18:00 se levantaba a las 17:15. Se duchaba, comía algo y en lo que llegaba a casa de esta, ya era tarde.
Investigué su impuntualidad. Según él, lo que tenía que hacer era «ducharse en cinco minutos, vestirse en otros cinco, tomar algo en otros cinco y media hora para llegar a casa de su novia con el coche».


Esa forma de operar tenía muchos defectos. Por ejemplo, si tenía que afeitarse, la ducha ya duraba más de cinco minutos. Si tenía que plancharse la camisa, volvía a perder tiempo. En lo de comer no fallaba, pero si había aparcado muy lejos de casa ya se le iban lo menos otros cinco minutos. Tampoco consideraba la posibilidad de que hubiera más tráfico de lo normal.
Vivo en Madrid. Estoy cansado de esperar a gente que llega tarde. Una de las causas más frecuentes es que me llamen diciendo «es que no encuentro nada de aparcamiento».
Los madrileños saben que aparcar es una de las cosas más molestas y difíciles de la ciudad. Sorprendentemente, en muchos cálculos de tiempo esto no se tiene en cuenta, lo cual no deja de ser absurdo, pues aparcar sin tener que dar mil vueltas es la excepción.
Creo que el problema está en que no consideramos los imprevistos. Por eso llegamos tarde. En la mayoría de los casos, los imprevistos son demasiado evidentes, como la camisa por planchar o el aparcamiento de mis amigos. En otros tal vez sean más sutiles. Pero en ningún caso son imprevistos. Son circunstancias de lo más probable que de forma más o menos inconsciente, desplazamos de nuestra mente.
La gente puntual suele llegar antes de tiempo. También ellos erran en el cálculo de tiempo, pero son generosos y hacen estimaciones al alza. Se duchan en siete minutos y dan por hecho que plancharán la camisa. Al final, les acaban sobrando minutos.
Una pareja española se compra un piso. Cada uno gana 1.200 euros y gracias a la ayuda de los padres han conseguido comprar un piso de 300.000 euros. Tienen una hipoteca de 1.300 euros. Llegan justos a final de mes, pero la pagan y disfrutan de su vivienda en propiedad.
Pasan unos meses y despiden a un miembro de esta pareja. Ha surgido un imprevisto.
Pasan los meses y tienen un accidente leve de coche, tienen que afrontar el pago de un nuevo coche. Ha surgido un imprevisto.
Pasan los meses y se separan. Ella sigue en el piso pero él se marcha a la casa de sus padres. El piso no se vende en dos días. Ha surgido un imprevisto.
Pasan los meses y ella se queda embarazada. Ha surgido un imprevisto.
Pasan los meses y a él lo destinan a otra ciudad. Ha surgido un imprevisto.
Quizás sea muy pesimista pensar que cualquiera de esos imprevistos pueda sucederle a esta pareja. Sin embargo, ocurren todos los días. Y a muchas parejas. Pero prefieren pensar que ellos tendrán la cara afeitada, la camisa planchada y el aparcamiento esperándoles.

6 comments

  1. Yo mismo estaba esperando a un amigo y es tan jodidamente lento q he decidido dejar de preocuparme, encender el ordenata y ponerme a leer blogs… uno de ellos era este ¿q coincidencia no?

  2. Yo reconozco que soy «un bicho raro», tengo fallos en el cálculo del tiempo… pero como soy generosa, calculo a la alza, y siempre me sobran minutos. Me molesta la impuntualidad de la gente, sobre todo la que tiene muy buenas escusas… Muy rara vez llego tarde, y cuando me pasa lo llevo muy mal, me siento fatal…
    Solo puedo pensar en lo mal que me sienta a mí.
    Besos puntuales, calculando los imprevistos.
    Helena.

  3. pfff !!!! odio que la gente llegue tarde !!! ahora mismo acabo de tener una discusion con mi novio puesto que habiamos quedado a las 10, ya que entra a trabajar a las 2 y por mi trabajo solo nos podemos ver por las mañanas, y mordiendome las uñas he esperado arreglada, viendo la television hasta las 12, hasta que ya he reventado, le he llamado al móvil y encima tengo que escuchar: «esque me he dormido» NO ME JODAS!?!?!?! tan simple él, cuando quedando con sus amigos… vamos… nuuunca ha llegado ni llegaría tarde, me parten el culo éstas situaciones, Pequeños grandes detalles con MUCHA importancia. Así que chicos, consejo de hoy: siempre 5 minutos antes xfavor ;)

  4. Nadie es perfecto. Y yo menos, pues soy impuntual.
    Des de aquí pido disculpas a mi gente por llegar siempre tarde… si sumo los minutos que han tenido que esperar por mí…puuufff!!
    BeL.

  5. En menos de dos semanas ya tuve dos problemas con los impuntuales ke se suman;
    1. Ellos dicen «ayyyy porque no esperar quince minutos» y yo digo «porque no llegar en punto»
    2. Si quedamos a la 1 y llegan a la 1.15 porque si lo saben no mejor dicen lleguemos a la 1.15… yo no aguanto ni 15 mnutos
    3. Los impuntuales se han enojado conmigo por no esperarlos cuando la enojada debo ser yo porque me hacen esperar
    4. Una cosa es llegar tarde un día y otra ke eso se vuelva sistemático
    5. Primero pensé «entonces voy a volverme impuntual» pero no puedo y lo peor es ke me volvería como los ke me chokan asi ke ahora si decimos a la 1 y no llegan a la 1 o 1.05 me voy ya lo saben punto
    Ayy perdon me tenia ke desahogar

  6. Carece que la impuntualidad es endemico realice un breve estudio sobre el asunto y en mi pais es grave, COSTA RICA, colombia, mexico, Peru ha sido declarado emergencia naciobnal y ahora veo que españa tambien..
    Tambien pienso que no por llegar temprano se da un mejor rendimiento ..
    EL JEFE LLEGA TEMPRANO Y QUE HACE….

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *