La frase: Fumo periit qui fumum vendidit

Fumo periit qui fumum vendidit:
Aquel que vende humo muere de humo. (Proverbio medieval)
Frase aplicable a:
Los cientos de pequeños y medianos empresarios del ladrillo que se han dedicado a vender humo en forma de viviendas que nunca bajan, barrios en perpetua revalorización y productos de inversión con cualidades de panacea.
Pero que en su propio humo cuecen sus ahorros, en forma de múltiples viviendas compradas a precios elevados, sus inversiones en forma de pisos que hay que vender ahora y en deudas que hasta ahora se pagaban solas pero que de repente causan dolores de cabeza.
Debería tranquilizarnos saber que algunos de entre los más perjudicados por la inminente crisis española serán estos vendedores de humo.
Origen:
Ejemplar fue el castigo que tomó el emperador Alejandro Severo, y que refiere en su vida Elio Lampridio, contra un charlatán llamado Vetronio Turino, que se decía amigo del emperador y sacaba dinero a los incautos, haciéndoles creer que con su recomendación obtendrían lo que solicitaban. Descubiertas sus trampas y probado plenamente el delito, el emperador mandó ponerle atado con una cadena en un palo y encender al pie fuego con leñas verdes, con cuyo humo se ahogase antes de que el fuego le consumiese, y mientras tanto el pregonero a voz en grito anunciaba.

Fumo periit, qui fumus vendidit.

Muere con humo, quien humos vendia. (…) (Bastús, La sabiduría, II, 3; pp. 37-39, en la expresión Tener muchos humos)

One comment

  1. en «el medico» o en uno parecido, cuando muere el primer mentor (matasanos o cirujano segun se mire) en su lapida le pone el protagonista «fumum vendidit». Ese fue uno de los pocos fragmentos del libro que recuerdo, y en su momento me parecio muy acertado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *