Referidos de Amazon

Aunque el 2010 es el año del Tigre según el calendario chino, para mi va a ser el de Amazon porque pienso daros la brasa a base de bien.

Los más observadores habréis visto que he incluido alguna publicidad sutil, poco intrusiva y etcétera relacionada con Amazon. Este tipo de publicidad funciona con lo que se llama referidos. Es diferente de la publicidad que pagan en Google, donde cada click significa una cantidad insignificante de dinero.

El sistema de referidos se refiere a que cuando alguien compra algo porque tú lo recomendaste te llevas una comisión sobre la venta. Es como lo que hacen compañías tales como Avon o Herbalife, pero en rollo 2.0. Es decir, que si yo hablo muy bien de un libro, lo haya leído o no, y os engatuso para que hagáis click en el enlace que os lleva a Amazon y acabáis comprando ese libro, me llevo una parte del dinero que pagáis.

Así dicho suena muy bien pero la realidad es más sutil. Desde que tengo publicidad de Amazon he tenido 231 clicks en libros, películas (?) o música recomendada por mi. Por esos 231 clicks no he ganado ni un céntimo. Pero resulta que dos personas han acabado comprando libros merced a esas recomendaciones mías. Por ellos he ganado 60 céntimos de dólar.

El sistema de referidos sin embargo es muy diferente al del mundo real. Cuando una persona visita mi página y luego la de Amazon, queda marcada con una especie de «pegatina virtual» que indica que ese cliente es mío (durante cierto tiempo o hasta que llegue otra persona y le ponga otra pegatina). De ahí se llega a la extraña y desagradable situación de que yo recomiende el libro de Chernev «Logical chess, move by move» y una persona me haya hecho ganar dinero virtual por comprar «Chess for Kids» que es un libro que jamás recomendaría.

Aún más extraño es que alguien haya comprado el libro Discovering Piano Literature, Book 2 (Alfred Masterwork Edition), libro que jamás he recomendado. Ni él ni nada que se le parezca.

El sistema de referidos es quizás peor que el que existe en el mundo real. Hoy he comprado mi primer libro virtual en la tienda de Amazon para Kindle. El libro es Good Calories, Bad Calories, de Gary Taubes. La idea del libro es fascinante y conforme lo estoy leyendo, el interés es mucho mayor. El caso es que ese libro lo compré tras las muy favorables reseñas, entrevistas y extractos del socio Seth Roberts. Pero claro, al comprar por Kindle no hay forma alguna de decir «Oiga, que este libro lo estoy comprando por el tipo este que no veas si dio la brasa al respecto».

Al final resulta que en un caso de adoctrinamiento absoluto una persona no consigue la comisión y en casos de libros altamente no recomendados uno se lleva una comisión. Es uno de los sinsentidos de Internet.

2 comments

  1. Al final te sientes como el librero de toda la vida, que intenta venderte una cosa y te acabas llevando otra totalmente distinta.

    Por cierto, ¿porque Amazon US y no UK? Yo en todos los libres que he mirado y comprado siempre salía más barato en UK, sobretodo con la Libra como está ahora.

  2. Pues a ver si te lo montas mejor, que yo he comprado ya creo que tres libros que recomendaste por aquí, y no te he hecho ganar ni un céntimo :-p

    Pero, ¿si entro a Amazon desde una recomendación tuya, y luego acabo comprando cualquier otra cosa, te reporta? Curioso.

    Por cierto, quizá no te interese porque me parece que tú lees más ensayo que novela y más en inglés que en español, pero parece que Amazon va a empezar a sacar más libros en otros idiomas (incluido el español):
    http://phx.corporate-ir.net/phoenix.zhtml?c=97664&p=irol-newsArticle&ID=1393028&highlight=

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *