Diez historias del deporte

El mejor gol de la historia

Sobre cuál fue el mejor gol que se ha marcado en la historia de fútbol parece que hay cierto consenso: El de Maradona en el Argentina-Inglaterra de los Cuartos de Final del Mundial de Fútbol de México 1986.

La importancia de este gol no se debe tan solo a la brillantez de la factura, absolutamente galáctica. A todo eso hay que añadir la tensión perpetua entre Argentina e Inglaterra después de la guerra de las Malvinas de 1982, entre ambos países. Este gol fue elegido “El gol del siglo” por una votación elaborada por la FIFA durante el Mundial de 2002.
Aquí hay un gráfico animado bastante elaborado, hecho por el periódico “El Mundo”.
La descripción que diera el periodista deportivo Victor Hugo Morales en la televisión argentina también ha pasado a la historia, afortunadamente es la que se muestra en el video de Youtube:

Balón para Diego, ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota, Maradona. Arranca por la derecha el genio del fútbol mundial. Puede tocar para Burruchaga… Siempre Maradona. ¡Genio, genio, genio! Ta, ta, ta, ta, ta … ¡Gooooooool gooooooool! ¡Quiero llorar! ¡Dios santo, viva el fútbol, golaaaazo! ¡Diegoooool Maradona! Es para llorar, perdónenme, Maradona en un recorrido memorable, en la jugada de todos los tiempos, barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés?, para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina. Argentina 2 – Inglaterra 0. ¡Diegol, Diegol!, Diego Armando Maradona, gracias, Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 – Inglaterra 0.

Los diez mejores momentos de la historia del deporte

En el año 2002, un programa de televisión británico se permitió decidir los 100 mejores momentos de la historia del deporte. En esa lista, el gol de Maradona sólo ocupa el sexto puesto. En parte, porque la lista se elaboró en Inglaterra.
Esta lista está muy mediatizada, dando demasiada importancia a los deportistas británicos, pero no deja de ser muy interesante. Tiene la virtud de que honra a deportes minoritarios, colocándolos por la épica de algunas de sus hazañas en el lugar que justamente les corresponde.
Estos son los diez primeros puestos de dicha lista, junto con una breve reseña de los mismos:

10. Björn Borg vs John McEnroe. Wimbledon 1980.

En 1980, McEnroe alcanzó la final masculina de Winbledon por primera vez, teniendo como rival a Björn Borg, que peleaba por obtener su quinta victoria consecutiva en Wimbledon. Al comienzo del encuentro, McEnroe fue abucheado por la multitud que llenaba la pista central, por el comportamiento que había tenido éste en su victoria de semifinales sobre Jimmy Connors. Pero el partido en sí fue probablemente la más grande final de Wimbledon en la historia. En un largísimo tie-break en el cuarto set que ha pasado a llamarse “ese tie-break”, que duró 20 minutos, McEnroe salvó cinco pelotas de partido y finalmente acabó ganando por 18-16. McEnroe, sin embargo, no pudo con el servicio de Borg en el quinto set, que el sueco ganó por 8-6. Este partido está considerado la mejor final de la historia de Wimbledon por el canal de deportes ESPN. El periodista de dicha cadena Mike Greenberg lo llamó “uno de los tres o cuatro momentos del deporte más importantes de la historia”.


No deja de ser el cool Wimbledon, pero puede apreciarse que el público está disfrutando como pocas veces en un partido de tenis. Este tie-break es especialmente llamativo porque el “héroe” no sería el que acabaría ganando el encuentro.
Borg era el mejor tenista del mundo y se encontraba en la cumbre de su carrera deportiva. McEnroe se hizo famoso gracias a este partido, y posiblemente gracias a esta derrota se hizo un hombre deportivamente hablando.

9. Dennis Taylor vs Steve Davis 1985 Campeonato del Mundo de Billar.

El Campeonato del Mundo de Billar (snooker propiamente hablando) de 1985 es considerado el encuentro de billar más emocionante de la historia de este deporte. En él se enfrentaron Dennis Taylor y Steve Davis. Por aquel entonces Steve Davis era considerado invencible. Había ganado los Campeonatos Mundiales de los últimos tres años y había vencido con facilidad a Taylor en las rondas previas de ese mismo campeonato. En aquella época este deporte vivía su época dorada, consiguiendo una audiencia en televisión de más de 18 millones de espectadores.
Los encuentros de billar se celebran por bloques, al mejor de un número determinado de partidas. En este mundial, era al mejor de 35 partidas, o al que antes consiguiera 18 victorias.
Steve Davis comenzó ganando con autoridad, adelantándose por un claro 8-0. Pero Dennis Taylor consiguió remontar hasta colocarse con un 9-7, terminando el primer día de su enfrentamiento.
Al día siguiente la tensión fue en aumento. Steve Davis el invencible se colocó de nuevo por delante, por un 17-15 que le dejaba a una victoria del triunfo definitivo. Pero Taylor consiguió remontar, dejando el resultado en un ajustadísimo 17-17.
El encuentro por tanto se tendría que decidir en la última partida, algo muy infrecuente. Esta última partida duró 68 minutos, el triple de la duración habitual de uno de estos encuentros.
La tensión llegó hasta el punto de que sólo quedaba la bola negra. Cada uno de ellos tenía que luchar por introducirla en un agujero diferente. Treinta y cinco partidas y setecientas treinta y cinco bolas después, todo se decidiría en la última bola negra de forma dramática. Se cometieron un par de errores decisivos por cada bando, que no consiguieron introducirla por milímetros, disparando la emoción del resultado de este encuentro, que finalmente cayó del lado de Taylor.

8. Jayne Torvill y Christopher Dean medalla de oro de patinaje artístico en las Olimpiadas de Invierno de 1984.

Otro deporte que no atrae a las masas. Mi primera intención fue correr un tupido velo. Pero esta es la historia:
La actuación de Torvill y Dean de los Juegos Olímpicos de 1984 usaba como música el Bolero de Ravel. La versión original del Bolero dura unos 17 minutos. Las reglas de este deporte establecen que los patinadores deben actuar durante cuatro minutos (más o menos diez segundos).
Torvill y Dean consiguieron un arreglo de la música que condensaba el Bolero hasta una longitud patinable. Sin embargo, les dijeron que el mínimo tiempo que podía condensarse dicha pieza eran los 4 minutos 28 segundos, 18 segundos más de lo autorizado por la normativa olímpica. Torvill y Dean se repasaron el reglamento de patinaje hasta la última coma, encontrando que el tiempo contaba a partir de que los patinadores comenzaban a patinar. Así, podrían usar el Bolero si no colocaban sus patines sobre el hielo durante los primeros 18 segundos. En su actuación, partían desde el centro de la pista, ambos apoyados sobre las piernas, con los patines en el aire.
Qué queréis que os diga, esos 18 segundos son conmovedores.

7. Muhammad Ali vs George Foreman: The Rumble in the Jungle 1974.

Este mítico combate de boxeo, enfrentó a los dos más grandes luchadores de todos los tiempos. Tuvo lugar en el Congo, que fue el único patrocinador dispuesto a pagar la gigantesca bolsa de premios (5 millones de dólares en 1974). En gran favorito era George Foreman, las apuestas estaban 3 a 1 a su favor. Sin embargo, en un combate muy peliculero, Muhammad Ali dio muestras de una planificación del combate casi ajedrecística.
Comenzó atacando en el primer round, algo inesperado por cuanto Foreman era un animal y la fortaleza de Ali sólo podría mostrarse en un combate más técnico. Un par de rounds más tarde, Muhammad Ali desarrollo una técnica completamente nueva, el rope-a-rope, en que un boxeador se deja golpear junto a las cuerdas, de forma más o menos controlada, por su rival. Esto le permite guardar fuerzas a la vez que cansa al rival que lanza golpes constantes que hacen poco daño si es que alcanzan al que practica la técnica.
Al final, dicha estrategia dió resultado. Foreman estaba visiblemente cansado y había recibido varios golpes que le habían dejado mermadas las defensas. En un contraataque mítico al final del 8º asalto, Muhammad Ali tumbó a Foreman, que consiguió levantarse cuando la cuenta había llegado al 9. Pero, incomprensiblemente, el árbitro dijo que la cuenta había terminado, lo que provocó la derrota de Foreman, que posteriormente sostuvo que había esperado tumbado en la lona tratando de apurar el máximo tiempo posible, pero que su intención era continuar.
En el video puede verse todo eso con meridiana claridad.

6. Gol de Maradona a Inglaterra, México 1984.

Esta historia está explicada más arriba.

5. Ian Botham remonta en the Ashes Inglaterra – Australia 1981 (Cricket).

El cricket es demasiado complejo para alguien que no está acostumbrado al deporte. Batea un equipo durante la mitad del partido, y la otra mitad batea el contrario. El que batea primero suma tantos puntos como puede. El segundo, trata de igualar o superar esa marca. Los partidos duran varios días.
Después del día de descanso la situación era desesperada para Inglaterra, hasta el punto de que Landbrokes pagaba 500 -1 su victoria. Esta cifra era tan desorbitada que muchos jugadores de Australia apostaron por su propia derrota, no con afán especulativo, sino porque afirmaban que era imposible encontrar una apuesta tan elevada a favor de ningún equipo en ningún deporte.
Ian Botham, que había pasado por una muy mala etapa con el equipo inglés, perdiendo la capitanía, realizó una actuación soberbia, la cuarta mejor perfomance de todos los tiempos en este deporte, consiguiendo remontar este partido y otros de la misma serie entre estos equipos, consiguiendo una victoria final para Inglaterra en la que nadie creía.

4. Remontada del Manchester United en la Final de la Champions League de 1999 en Barcelona.

La final enfrentaba al Manchester United contra el Bayern de Munich. Los alemanes se habían adelantado en el minuto seis del partido, y con su imbatible portero Oliver Kahn habían soportado todos los embates del equipo inglés. El partido llegaba a su fin, el auxiliar indicó que tan sólo se descontarían tres minutos de tiempo. Justo entonces, Beckham botó un corner, que acabó en el gol del empate inglés.
Lo que podía haber sido suficiente motivo como para la euforia, llevó al extasis en el minuto 93, poco antes de que el árbitro finalizara el encuentro. Un nuevo corner de Beckham y un nuevo gol del Manchester United, que se llevó la Champions League de 1999 con dos goles en el tiempo de descuento marcados por dos suplentes.

3. Inglaterra vs Alemania, Campeonato del Mundo de Fútbol 1966 en Inglaterra.

Inglaterra vencería por primera y única vez en su historia en este Mundial de 1966. En la final se enfrentaba a la selección alemana. Alemania se puso por delante en el marcador en el minuto 12, pero Inglaterra consiguió empatar en el 18. Inglaterra tomó la delantera en el 78 y Alemania consiguió empatar justo en el último minuto de partido. El gol del empate alemán no estuvo exento de polémica. Producto de un rebote tras un disparo de falta, la pelota parece tocó en la mano de uno de los jugadores antes de acabar entrando en la red.
Inglaterra marcó el gol del desempate en la prórroga, un gol fantasma, en que la bola parece que no entró completamente. El árbitro suizo tuvo que consultar a su linier ruso y en un ejercicio de comunicación no verbal – porque no tenían forma de hablarse en un idioma común – el linier dio el tanto como bueno, veredicto que el árbitro concedió como definitivo. Por las imágenes del video es imposible formarse una opinión sobre si la pelota entró completamente o no fue así.
Con una Alemania atacando a la desesperada, los ingleses aún consiguieron un gol más, el que sería el definitivo 4-2. Pero la victoria se decidió en ese gol fantasma, el que mucho se habló dentro y fuera de los terrenos de juego. Todo el mundo creía estar en posesión de la verdad. El linier ruso fue acusado de partidista, y se investigó su árbol genealógico en busca de pistas por la concesión del dudoso tanto.

2. Victoria 1-5 de Inglaterra sobre Alemania el año 2001 en Munich, partido clasificatorio para el Campeonato del Mundo de fútbol.

La rivalidad entre Inglaterra y Alemania nos resulta a los españoles un tanto desconocida. Pero podemos imaginarnos que el gol del mundial antes citado no había dejado a los alemanes impasibles, a pesar de que habían transcurrido más de treinta años. La victoria del Manchester sobre el Bayern Munich era una herida más que los alemanes querían curar lo antes posible, en el campo del equipo que perdió la final de la Champions League de 1999.
No todo eran sinsabores para los alemanes, que habían apeado a los ingleses del Campeonato del Mundo de 1990 en las Semifinales, en los penaltis, y en la Eurocopa del 96, también en Semifinales y también por penaltis.
No era más que un partido clasificatorio, Alemania lideraba la tabla con tres puntos de ventaja sobre Inglaterra y un gol average muy superior, con cuatro tantos de ventaja. Aunque Inglaterra venciera a Alemania, lo más probable es que acabara segunda de grupo, por cuanto sólo quedaba un encuentro más para terminar la clasificación y ambos equipos tenían rivales fáciles en su último partido. Y si Inglaterra no ganaba, se arriesgaba a perder el segundo puesto de su grupo. En un resultado que a los españoles puede recordarnos el famoso España-Malta del partido clasificatorio para la Eurocopa de 1984, pero con un equipo de verdad que había sido varias veces campeón del mundo.
Inglaterra se hallaba en una clara crisis deportiva y Alemania se mostraba tan confiada que hasta estuvo concertando partidos amistosos en los días en que se celebraría la respesca para el clasificatorio mundial, dando su primer puesto de grupo como cosa hecha.
Pero los ingleses consiguieron vencer con una autoridad inusual en un campo tan hostil, en el que Alemania no perdía desde 1973. El 1-5 final dio la vuelta a la clasificación: Inglaterra acabó como primera de grupo pues fue capaz de levantar el gol average y Alemania tuvo que luchar en la repesca, cancelando con deshonra sus compromisos de partidos amistosos. Venció a Ucrania con lo que ambos equipos participaron en el Mundial de 2002 de Japón y Corea.
En ese Mundial, se volvieron las tornas. Inglaterra fue eliminado fácilmente en Cuartos de Final, mientras que los alemanes llegaron hasta la final, que perdieron frente a Brasil.
Los sorprendente del 1-5 es que Alemania comenzó poniéndose por delante en el marcador. Michael Owen consiguió un hat-trick.

1. Steve Redgrave consigue por 5º vez consecutiva la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2000 en remo.

Uno de los pocos deportistas de todo el mundo que ha conseguido obtener medallas en cinco Juegos Olímpicos (más que nada porque implica estar más de veinte años en la élite de un deporte), y sólo superado por el húngaro Aladar Gerevich capaz de obtener seis medallas en otros tantas Olimpiadas, en sable – y con el mérito añadido de hacerlo con la II Guerra Mundial de por medio.
Steve Redgrave competía en la especialidad de cuatro sin timonel.
Tras ganar la cuarta medalla, en los Juegos Olímpicos de Sydney en 1996, Redgrave anunció su retirada, con la grandilocuente frase:

Si vuelven a verme cerca de un bote, les doy permiso para que me disparen.

Una serie de enfermedades, mezclada con su diabetes contraída en 1997, le llevarían a la retirada definitiva del deporte y cuando participó en el 2000 llevaba varios años alejado del remo. Es por ello que su victoria se consideró sencillamente épica, impropia del olimpismo descafeinado de doppings y superhombres de laboratorio al que estamos ahora tan acostumbrados.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

3 comentarios en “Diez historias del deporte”

  1. Guapísima recopilación. Me ha gustado sobre todo el vídeo del patinaje artístico, porque no conocía esa historia. Y me ha dejado más indiferente el del cricket, deporte que hace n tiempo que renuncié a saber apreciar.
    Quizá retiraría de la lista la final de la Champions entre el Manchester y el Bayern, y ¿sería demasiado “barrer para casa” el sugerir la inclusión del Kasparov-Karpov de Sevilla?
    Por cierto, que McEnroe y Björn Borg podrían reeditar su duelo esta semana en Madrid, en un torneo senior. No será lo mismo, pero yo de vivir ahí creo que no me lo perdería.
    [Comentario zrubavel: El Kasparov-Karpov ha sido mencionado en numerosas ocasiones como “la mayor rivalidad deportiva de la Historia” . Pero comparados con los anteriores, me parece un poco exagerado.]

  2. ummm lamento echar en en falta un momento epico como fue la carrera de maraton de las olimpiadas de Roma 1960. ganada por el etiope abebe bikila. Todo normal de no ser por que corrió descalzo.
    http://www.youtube.com/watch?v=Q7ZLB1-Ofyw
    este es un pekeño video de la carrera. lastima que la calidad sea un poco mala. un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *