El libro

Empecé a escribir en un blog de Internet en las Navidades de 2003. Han pasado más de 13 años desde entonces. Desde el principio, he tratado de mantener el anonimato, a veces de forma excesiva, la inmensa mayoría de vosotros no sabe ni dónde vivo, ni mi edad, ni el aspecto físico que tengo. Y ni falta que hace.

Nunca hubo un gran plan, al principio era una especie de broma, que no esperaba que durara más que un par de meses. Luego internet era un sitio peligroso lleno de acosadores y era mejor no dar la cara. Al final se convirtió en mi secreto. Me gustaba pensar que el anonimato me daba total libertad para contar cosas que otros no podrían, para desvelar historias de amigos, parejas, familiares y propias, sin tener que suavizarlas.

Alguna vez dejaba caer a un amigo que escribía un blog, pero nunca nadie estuvo interesado en que le diera la dirección para leerlo. Cuando vivía con una chica, nunca mostraba el más mínimo interés en saber qué era eso tan secreto que escribía con tanto interés durante tantas noches. Comparto parte de su desinterés. Cuando alguien me dice que ha escrito una novela o que tiene un blog, preparo un cambio de conversación para evitar que intente convencerme de que lo lea.

En cuanto empecé a perder el anonimato, por errores con los emails de Google, o por conocer en persona a algunos lectores, algo de la magia se esfumó. Supongo que dentro de mi cabeza había creado una especie de personaje y el contacto con la realidad hacía que se desvaneciera.

El punto de inflexión definitivo llegaría cuando una de las personas más próximas a mi leyó uno de mis artículos, le gustó, vio la entrada anterior, y ató cabos, descubriendo que aquello sólo podía haberlo escrito yo. El absurdo personaje de marmolillo, mestebanez o zrubavel había muerto para siempre. No iba a dejar de publicar en el blog por eso, pero internamente sí que he notado algún tipo de cambio.

Ha pasado el tiempo suficiente para que tenga una nueva perspectiva de la página. Han sido trece años y medio escribiendo al menos una vez al mes, con una media de dos artículos por semana. Algunos artículos – a veces los más intrascendentes – tienen una cantidad obscena de horas de trabajo – fácilmente hasta 20 horas. La mayoría tiene por lo menos un par de horas. Haciendo el cálculo total, son más de un año y medio de trabajo, en jornadas de ocho horas diarias. Horas que he disfrutado mucho, y espero seguir disfrutando en el futuro.

Hace unos meses quedé con un amigo que no veía en mucho tiempo. Contándonos las vidas, lo que hemos hecho y dejado de hacer, me preguntó por mi interés por escribir, si lo había continuado de alguna forma. Le dije que sí, que había tenido un blog, que había sido relativamente popular durante una época. Mostró el mismo desinterés que yo habría sentido.

Pero con el paso de los años, la reflexión posterior no me deja ya tranquilo. No, no era un blog como los cientos de miles que se crearon a principios del siglo XXI, hasta que las redes sociales y los periódicos los fueron arrinconando, llegando a convertirlos en casi irrelevantes. Cierto que la página estaba llena de artículos intrascendentes, equivocados, o directamente malos. Pero había mucho contenido de calidad y un público de primerísimo nivel. Ahora comienzo a sentir que el blog es una parte de mí que necesita ser reconciliada conmigo mismo. Ha sido una década larga de trabajo delante de la pantalla que ahora sí, quiero rentabilizar.

Puede que la puntilla viniera por un hecho intrascendente: instalé una extensión de WordPress para controlar los enlaces rotos dentro de mi página, detectando cientos de ellos. La mayoría, de comentarios de personas que dejaban enlace a su web de entonces. Ir revisando todos esos enlaces, y ver cómo casi todas las páginas se han ido quedando por el camino, algunas de personas que hasta llegaron a ser famosas en Internet, me lleva a querer intentar salvar algo de todo esto, antes de que por cualquier motivo, la página desaparezca.

Así, no se me ha ocurrido otra cosa que intentar agrupar parte de todo este contenido dentro de un libro. Una idea que siempre he tenido, y una idea que siempre he desechado, por saber que el contenido no estaba a la altura. Sigo pensándolo, pero con las nuevas opciones de autoedición y los escritores de Amazon, mis expectativas de calidad se han vuelto más modestas.

La idea es escribir un libro, firmado con mi nombre real, con algunas de las entradas que he escrito a lo largo de los años. Un libro en papel, bien hecho, seguramente autoeditado. No me importa lo más mínimo perder dinero con cada libro que imprima. No quiero regalarlo – aunque la mayoría de los ejemplares serán para eso – quien lo quiera tendrá que pagar algo por él, aunque sólo sean los gastos de envío.

Esta idea no podía escribirla hasta al menos haber sido capaz de empezar con el trabajo más ingrato. Hice una copia del blog a otra parte y sobre esa copia he releído – que no revisado – las 1250 entradas que había escrito en todos estos años. He eliminado las que eran absurdas, las que no aportaban nada, las que han envejecido mal, las que no tenían ninguna aportación mía, las que decían cosas con las que ya no estoy de acuerdo, las que tenían una ingenuidad que ahora no comparto. La inmensa mayoría de lo que glosé o escribí sobre la burbuja inmobiliaria española ahora suena a contenido manido y repetitivo. No ha quedado casi nada de todo eso.

La criba inicial ha dejado el blog en 758 artículos que tienen algún valor. Aún muchos no sirven para gran cosa: son una foto con un comentario ingenioso, o una aportación demasiado breve. Creo que habrá unos 500 que tienen madera para pasar el segundo filtro.

Pero entonces me encuentro con el mayor problema de todo el blog: la incoherencia. El hilo conductor de todos estos años ha sido simplemente uno: las cosas que me interesaban a mí en cada momento. Nunca antes me había atrevido a revisar todos los artículos precisamente por eso: se trata de un recorrido por gran parte de mi pasado, por historias que me interesaron, pero ya no, por obsesiones que se cambian por otras que nada tienen que ver. Incluso para mí, es un caos total. Publicadas de cualquier manera, pueden hacer que libro parezca la obra de un loco, o una pésima colección de curiosidades sin orden ni concierto.

Todavía no sé exactamente cómo organizarlo. Se me ocurre que si quito casi todo lo personal, podría quedar algo más congruente, con curiosidades que a veces tienen un giro inesperado. Pero perdería coherencia. Podría partirlo en dos: pero las historias personales por sí solas no son suficientes. Se me ocurre organizarlo por capítulos y que cada capítulo tenga 3-5 artículos distintos, uno personal, uno sobre historia, uno sobre las palabras, uno sobre ajedrez. Así al menos, los que no tengan ningún interés por alguna de esas secciones, puede localizarlas y saltar. Lo ideal sería intentar que los artículos de un mismo capítulo, dentro de que serían tan diversos, tuvieran algo en común entre sí.

Supongo que habrá riesgos legales. Casi todo está reescrito desde varias fuentes, pero siempre habrá párrafos que sean traducciones literales. He tratado de ser muy cuidadoso citando los originales, pero seguro que algo se me escapa. Es el absurdo del mundo digital: puedes copiar algo de otra persona, que sea leído por miles de personas y no pasa nada. Pero si lo haces en papel, con una tirada que igual no llega ni a los 100 ejemplares y que costeas de tu bolsillo, hay consecuencias jurídicas potenciales para el resto de tu vida.

Lo veo en papel porque el formato digital sigue aquí presente, y gratis, desde siempre. Me gustaría que fuera un libro de calidad, aunque sólo sea en el factor que no depende de mí, que es la calidad de los materiales. Me lo imagino sin ninguna imagen. No quiero que sea muy grueso. No tengo ni idea del título, supongo que Pons Asinorum por simplicidad.

Como cualquier proyecto de un blog, puede ser abandonado a medias en cualquier momento, pero creo que ya he dado el impulso inicial que era necesario para que no se quede a medias.

Necesito saber vuestras sugerencias en la idea del libro, sobre todo cómo podría ser estructurado y qué os gustaría ver en él, si es que estaríais interesados en comprarlo. Muchas gracias a todos.

Actualización

Al final mi intrínseco secretismo, y hacer caso de mis propias sugerencias me llevaron a que, en vez de planear algo y divulgarlo antes de hacerlo, me plantara y decidiera seguir adelante hasta el final.

Han sido meses de continuas relecturas de mis propios textos, con la sensación agridulce de reconocer una buena frase propia y al mismo tiempo tener que descartar artículos enteros, aceptando que no valen casi nada. Supongo que la sensación será la misma para los escritores de verdad, ir viendo como a medida que avanzas en tu trabajo, cada vez te gusta menos.

Con los últimos filtros, han quedado 159 artículos de los 1250 iniciales. Los he tenido que leer una y otra vez, encontrando erratas, repeticiones y frases que se entendían mal. Luego tuve a dos correctores que hicieron un trabajo excelente descubriendo aún más errores, erratas y manías de escritura. Gracias.

Como contaba en la introducción, mi idea era escribir un libro y dejar que la impresión la hicieran los profesionales. Para mi total sorpresa, eso no ha sido posible.

Tras leer un poco sobre el tema, me quedó muy claro que Amazon era la única alternativa viable. Por un lado porque no hay otro sistema que permita tener algún control sobre el contenido y por otro porque es una plataforma con un sistema de distribución que funciona, mientras que el de los libros en las librerías es un formato totalmente acabado.

El libro tiene más de 600 páginas (entre índices y saltos de página con tanto artículo) y si lo quisiera vender con una editorial, el precio de coste mínimo – asumiendo 0€ de beneficios – sería de más de 15€. El precio, de todas formas, no sería un factor que pudiera controlar del todo. Ni las ventas, ni los canales de distribución. Y si me cansara de vender el libro, no podría interrumpir su venta. Paradójicamente, cuando publicas un libro con una editorial, el libro deja de pertenecerte.

Una vez tomada la decisión de publicar en exclusiva con Amazon, muchas de las páginas que ofrecen servicios a escritores, dejaron de ser una opción posible. Pagas un precio por que publiquen tu libro —precio que considero razonable— pero lo que ignoraba es que en dicho precio incluyes cederles el derecho de publicación a ellos. La inmensa mayoría de los libros que se autoeditan son una basura, pero si alguno tuviera alguna forma de éxito, le pertenece a la editorial que lo edita, a pesar de haber sido pagado por su autor.

En general encontré muy poca profesionalidad contactando con las editoriales para auto edición. Precios disparatados, emails que ni se respondían, condiciones draconianas. Tuve que ir descartándolas todas hasta encontrarme en el punto de partida: nadie quería ayudarme a un precio razonable. Estaba dispuesto a pagar 400€ por que alguien convirtiera un documento Word bastante bien formateado en un formato de libro que aceptara Amazon y en la versión para ebook.

Al final tuve que hacer eso yo mismo. No fue tan difícil, tampoco tan tedioso, cuando eres un usuario avanzado de computadoras (usar esta palabra siempre te hace parecer un idiota). La vista previa del libro no tiene mala pinta, supongo que habré cometido algún error del que me arrepentiré, pero espero que sea salvable.

Con la portada tuve una experiencia también bastante bizarra. En lugar de contratar a mi propio hermano (¡Que se dedica específicamente a eso!) recurrí a un albanés de internet, esperanzado en sus buenas referencias. Este blog ha tratado muchos temas a lo largo de los años, pero que yo sepa, jamás he dicho una cosa buena sobre Albania. Pues bien, hoy esa costumbre no va a cambiar.

Contraportada

Así, básicamente he reescrito 159 artículos que he tenido que leer tres o cuatro veces. Aún así, se lo he hecho leer a otras dos personas más, para evitar errores. Y alguno habrá quedado. Pero la página de copyright, la introducción y el epílogo, y sobre todo la contraportada, han sido escritas sin ningún tipo de validación. Es decir, los textos más obvios, más visibles, pueden tener gruesas erratas o errores. En particular la contraportada fue un absoluto despropósito. Tras conseguir un diseño aceptable de nuestro amigo albanés, se lo envíe para revisión a una experta en marketing. Para mi sorpresa, en lugar de revisar el dibujo y el tipo de letra, se había dedicado a leer la contraportada (que casi no se podía leer en la imagen de vista previa) indicándome que era el peor marketing que cupiera esperar.

La realidad es que teniendo mi libro en Amazon, no caigo en la errónea esperanza de intentar vender mi libro por una serie de frases pegadizas o títulos sugerentes. Mi libro sólo se va a vender por internet. Pero tenía razón en que la contraportada era pésima.

Ahora bien, nunca deberías revisar la contraportada de un libro de noche y con prisas. Así, se me ocurrió la idea de lo que os encontraréis los que compréis la edición en papel. Y sí, esto es marketing del bueno, crear una incertidumbre que luego, en la vida real, seguramente se convierta en una decepción.

No obstante me recuerda muchas de esas entradas que escribía solo delante del ordenador, le daba a enviar y por la mañana me encontraba que el artículo no funcionaba bien, que tendría que haberlo dejado en borrador y revisarlo con más luz.

@paco

Al final decidí intentar organizar los capítulos de una forma que tuviera alguna coherencia. Posiblemente ese esfuerzo haya sido uno de los más titánicos: tras filtrar 159 artículos que nada tienen que ver entre sí, hilvanarlos de una forma que casi parezca deliberada. Tras el artículo sobre la Y griega, brevísimo, publicado en 2009, sigue uno sobre frases latinas para tatuajes que es dos años posterior, pero que, de alguna forma, tiene relación. Y esta se continúa con ‘el mundo del petardo’, de cuatro años antes, pero que encaja de forma natural.

Tras tantas revisiones de los textos, tras reordenarlos, repensarlos, reescribirlos, no me queda otra que reconocer que el libro, más allá de ser un amplio resumen de lo mejor del blog, es un resumen de mí mismo. Comencé a escribirlo cuando tenía 27 años, ahora tengo 41. Muy probablemente han sido los mejores años de mi vida, o al menos los verdaderamente importantes. En él aparecen mis obsesiones, mis sueños, mis decepciones, mi pasado, mi futuro. Y todavía me sorprende por todo lo que aún oculta sobre mí. Como dirían en la serie “Los Serrano”, el libro es yo.

El precio del libro fluctuará, pero de salida será de 5.99€ para el ebook y 14.99€ para el libro en papel. No estoy seguro del beneficio que obtendré por la venta en ebook (creo que el 70% del total, pero hay que descontar el IVA antes) pero para un libro de 600 páginas, me parece un mínimo indispensable. Menos de 2.99€ es regalarlo. La versión en papel me da un beneficio de aproximadamente 5 euros por libro – no estoy seguro, tampoco espero que gane nada con ello. Considerando que tendré que comprar mis propios ejemplares que quiera regalar, estoy seguro de que es un precio de saldo.

En un acertado comentario a una mala entrada, Hugo destacó la hipocresía de los lectores de blogs:

El único incentivo posible para los de la vieja cuerda sería pasta y, con toda sinceridad, esta gente que de cuando en cuando nos dice “echo mucho de menos tus artículos” no pagarían 10 euros al año por leer tu blog ni aunque escribieras una entrada al día. Así que sí, da algo de pena, pero mola que al menos lo mantengas vivo.

Ahora ha llegado el momento de votar con vuestros bolsillos. No necesito que compréis el libro. Puede que incluso pierda dinero con cada libro que venda —cuando llegue Hacienda con la guadaña— pero tengo curiosidad por saber cuántas personas pagarán por tener el libro de verdad. Siguiendo el peor marketing de la historia, no hay ni un sólo artículo nuevo. Son los que ya están en la web, corregidos, simplificados, sin repeticiones continuas, sin erratas gruesas.

Es un libro raro, pero de alguna forma único. Estoy muy orgulloso de haber salido del armario y haber sido capaz de terminarlo. Creo que es un excelente regalo para esos amigos a los que no podéis recomendar un blog pero sí soltarles un libro en papel. Puede que me traiga algunos problemas, pero hará mi vida más interesante.

Tras tantas horas de trabajo, sin embargo, siempre me viene un pensamiento desquiciado a la cabeza. ¿Qué pensará mi madre cuando lea “La ley Volkswagen”?

El libro en Amazon.com
El libro en Amazon.es

El enlace

basura_nyc
Casi todos los que tenemos un blog recibimos de tiempo en tiempo grotescas propuestas de colaboración. Te piden un intercambio de enlaces con una página de pagerank 4, pero luego consultas esa página y ves que no sólo no tiene dicho pagerank, sino que el dominio está baneado en las búsquedas de Google. Gente que escribe con decenas de faltas de ortografía y que te sugiere negocios grandilocuentes, propuestas de posicionamiento a un precio razonable. Son ofertas tan malas, que en la mayoría de los casos ni se responde que no interesa.

Uno de esos correos, un poco mejor que el resto, me hablaba de que un cliente estaría muy interesado en incluir contenido en mi página. Era una de esas propuestas que sabes que no llegarán a nada, porque habla en términos vagos. Sabes que lo mismo que te dicen a ti, se lo han dicho a miles de personas, es un correo electrónico que no tiene nada personalizado.

El caso es que respondí, y para mi sorpresa me llegaron a concretar una oferta específica. Si incluía un enlace determinado dentro de una artículo que había publicado, me pagarían un dinero. No tenía que escribir un artículo alabando un producto, no tendría que manipular textos que contuvieran la frase Acai Berry barato. En un artículo donde una frase decía “…como el del bingo”, había que cambiar la palabra “bingo” por un enlace a una página de bingos, sin modificar el texto.

Me ofrecían pagar 30 dólares al mes por dicho enlace, pagando por Paypal – que es como decirte pagarte en negro. Desde el punto de vista del posicionamiento web era una propuesta poco ventajosa para ellos. El artículo no estaba enlazado en ninguna parte, como casi todo lo de aquí, aunque hay honrosas excepciones. Alguna vez he escrito que regalaba enlaces en todas las páginas del blog a quien lo solicitara (ahí tenéis la poco consistente barra de enlaces del lateral). El caso es que esta empresa quería pagar eso y sin dudarlo acepté. Con un mes que pagaran, ya sería rentable, y si no lo hacían, quitaría el enlace.

El primer ingreso fue una inesperada alegría. Aunque en esas cosas se sabe que el engaño acaba llegando por alguna parte. Quizás en el segundo mes. Pero en el segundo mes, también llegó.

Los pagos eran imprecisos, uno el 20, otro el 24, al siguiente mes era el día 17. Pero siempre llegaban. Hasta que, sin más, dejaron de hacerlo.

Había cobrado seis meses, el negocio era redondo. No iba a dar una pataleta de niño pequeño, les escribí un correo cortés explicando que hacía un mes que no me pagaban, y que ya se acumulaban dos pagos pendientes. Que estaba encantado con el acuerdo, pero que si no me decían nada, quitaría el enlace.

Antes de una semana me respondieron. Habían cambiado el sistema de pagos, pero ya estaba solucionado. Pasaron unos días más y me pagaron los meses atrasados. Y luego, volvió la normalidad, hasta el punto de que dejé de esperar dichos pagos.

Mientras, me seguían llegando ofertas de intercambios gratuitos, de escribir en mi blog artículos gratis (pero plagados de enlaces y contenido que no interesa a nadie). Todos los ignoraba.

Pasado más de un año me llegó un correo de esta empresa. Había que cambiar sutilmente la página a la que apuntaba el enlace. Ni el texto, ni hacerlo más ostensiblemente. Simplemente, cambiarlo. Así lo hice. El dinero siguió llegando. Y me olvidé de él.

Hace unos días, revisando el saldo de Paypal, me di cuenta de que llevaban meses sin pagar. Era extrañísimo, porque el mes de diciembre lo habían pagado a mediados de enero, y luego, nada. Les volví a escribir, esperando que fuera otro cambio del sistema contable. No me respondieron. Comprobé su página web, no sería una sorpresa que hubiera dejado de existir. Pasa a menudo. Pero no, tenía un aspecto más profesional que nunca.

Nada de rabietas, les volví a escribir un correo, explicando que era el segundo, que faltaban los pagos X, Y, Z. Que me encantaba ese enlace, pero que más me gustaban los 30 dólares. Nunca respondieron.

Sin embargo, me llegó el pago por Paypal. Las cantidades atrasadas. Y una nota, indicando que habían finalizado el acuerdo con el anunciante. Que era libre de borrar el enlace.

Esa empresa intermediaria me pagó 540 dólares por tener un enlace en mi página durante menos de dos años. Este tipo de empresas llegará a miles de acuerdos similares, en algunos casos una persona tendrá en sus páginas decenas de enlaces comprados a precio de oro. Puesto en el papel del anunciante, me imagino las brutales facturas que tendrán que hacer frente para conseguir un posicionamiento adecuado. Lo peor de todo es que, pasado el tiempo, si dejan de pagar a la agencia, pierden todos los enlaces y con ello, el trabajo conseguido.

El posicionamiento web es un negocio de alquiler, no pagas por estar en determinada posición, sino por estar ahí hoy. Y el mes que viene, si sigues pagando.

La agencia intermediaria tuvo un tratamiento excelente, profesional, mejores pagadores que escribidores de emails. Ellos me buscaron, me avisaron de cuando acabó todo. Tuvieron sus fallos y gitanadas, pero que ellos mismos arreglaron.

Todavía no he borrado el enlace, pero os aseguro que lo haré. Porque me interesa que empresas de ese tipo sigan pagando por sus enlaces. He escrito este artículo para que sepáis que entre tanta oferta turbia, alguna es de verdad.

Marmolillo Awards 2012

Lo mejor del año, al menos para mi.

Música.
Ganador 2012: Desierto. He escuchado de todo un poco, muchas cosas nuevas, pero nada especial.

Literatura.
Ganador 2012: Desierto. Dejar de ir al trabajo en metro tiene la enorme desventaja de que dejas de leer, hasta el punto de que no he leído prácticamente nada. Menos de cinco libros. Preocupante.

Internet & Blogs.
Ganador 2012: Lawrence Williams: No Romeo. Larga historia de cómo un preso, desde la cárcel, fue capaz de arruinarle la vida a varias mujeres que se embarcaron en relaciones sentimentales con semejante personaje.

Internet & Blogs.
Ganador 2012: Desierto. Ya está todo inventado.

Persona del año.
Ganador 2012: Lance Armstrong.

Insomnia Prize.
Ganador 2012: Caroline Lovell, en pocos casos tu muerte puede injustificar el trabajo de toda tu vida.

Cine
Ganador 2012: Crash (1996). Una película que te hace sentir extraño, diferente, que trasmite el desasosiego de sus protagonistas. Una buena narración en que los protagonistas viven como en caída libre, dejándose llevar por el momento, tras una experiencia traumática. La música de la banda sonora es muy buena también.

Series y televisión.
Ganador 2012: Gandia Shore. Reescritura actualizada del clásico “Verano Azul”, esta imprescindible tragicomedia retrata la realidad de la gente de la calle, de la actualidad, de tu ciudad. Nada de dramas clásicos, de otro país, otro tiempo y otra cultura. Tus vecinos, tus compañeros de trabajo, tú, retratados descarnadamente.

Best comment in blog.
Ganador 2012:

Para el que le interese, el tomate según expones es muy interesante como alimento a tener en cuenta, pero debemos tener cuidado es de la familia de las solanaceas y contiene glucoalcaloides, perjudiciales para el organismo y que no se destruyen en su cocción o preparación el organismo los va acumulando, y acarrean problemas de muy diversa índole a lo largo del tiempo, como en las articulaciones, circulación sanguínea y un largo etcétera. También son solanáceas entre otros: la patata, pimientos, berenjenas, etc. Si se le extrae la solanina que contienen 40 kg. de patata, y se lo dieras a un gran animal como a un caballo, lo matarías, vamos que las solanáceas son canela en rama, cuantas enfermedades causadas por la continua ingesta de estos vegetales a lo largo de años de tomarlos, investigar sobre el tema a quien le interese, encontrará muchas respuestas a problemas de salud importantes y crónicos, puede parecer mentira pero es la realidad.

Sorprendente un comentario que tiene que ver con el tema, que se había publicado hace varios años, da una información reveladora que no sabía y que encima es verdad.

Marmolillo Awards 2011

Resumir todo el año destacando lo que para mí ha sido lo mejor.

Música.

Ganador 2011: Selección de lieder de Hugo Wolf, interpretados por Ian Bostridge (tenor) y Antonio Pappano (piano).

Incontestable vencedor. A principios de año, en uno de mis modestos propósitos, decidí que había que abordar uno de los géneros más difíciles de la música clásica: los lieder, género sobre el que, con mejor o peor gusto bromeé en su momento.

Por azares del Emule acabé con una versión bastante poco común de los lieder de Hugo Wolf. La más famosa de todas es, con mucho, la interpretación de Dietrich Fischer-Dieskau. Tan importante es, que pocos tenores se atreven a grabar discos con las canciones que compusiera Hugo Wolf.

Sin embargo Ian Bostridge, un tenor inglés, se acercó a la obra con gran modestia. Escogió una buena selección de canciones, en un único disco y dándole un toque personal. Sabiendo que no iba a estar a la altura pero intentando aportar algo nuevo. Y es un disco de gran elegancia y un equilibro perfecto. Lo he oído tantas veces este año, sobre todo conduciendo, que detuve mi exploración del género. No pude lanzarme sobre la obra de Schumann o reforzar la de Schubert. Es que sólo he oído esta selección de lieder de Hugo Wolf, una y otra vez.

Quizás el papel del pianista sea el que la haga destacar sobre las interpretaciones de Fischer-Dieskau, donde hay un inmenso tenor y un tipo tocando el piano. Es una música excelentemente compensada, con una gran química entre el cantante y el acompañante.

Ni que decir tiene que oír estos lieder en medio de un caótico atasco es una experiencia delirante pero que he vivido muchas veces. Todo el mundo pitando y luchando por un centímetro de asfalto y tú más centrado en el ciclo de los Mörike Lieder.

Me llamó mucho la atención del compositor, Hugo Wolf, autor totalmente encasillado en un género único: el lieder. Y es curiosa su vida pues para él este no era sino uno género de formación. Todas las canciones que compuso eran una especie de ejercicio de estilo encaminadas hacia la creación operística, donde el autor volcaba todas sus aspiraciones, sin embargo su carrera se vio truncada por la terrible sífilis, una enfermedad que le llevó a la locura y posterior muerte con apenas 40 años de edad. Wolf fue capaz de crear bellísimas canciones de poemas que otros compositores habían descartado por lo estéril. Por la excelencia en un género que no era su favorito, por su capacidad de sublimación partiendo de textos pobres, Hugo Wolf habría sido merecedor de su propio Marmolillo Award.

Una de las canciones más bonitas del disco, cantada por Fischer-Dieskau. El trabajo de seleccionar las imágenes de fondo en los videos de Youtube, algo a veces despreciable, es sin embargo en este vídeo muestra un trabajo de verdadera paciencia y belleza por su ingenuidad.

Un pequeño reportaje sobre el disco del que hablo, donde se pueden oír varios fragmentos de fondo:

Literatura.

Ganador 2011: In the Jaws of the Dragon: America’s Fate in the Coming Era of Chinese Hegemony, ensayo escrito por Eamonn Fingleton.

Un libro fascinante sobre el enfrentamiento entre Oriente y Occidente, con un punto de vista totalmente original. El autor es uno de los occidentales que más sabe sobre Oriente, sobre todo de Japón. Se lanza a unos juicios sobre la forma de ser asiática y China y cómo ese comunismo está destinado a acabar siendo la nueva forma de gobierno ganadora.

El libro es denso, muy ambicioso y en él el autor se arriesga a opinar en formas muy críticas y dando nombres y apellidos. Es una ejercicio de libertad periodística de la buena. Me cuesta mucho resumirlo, y lo he intentado sin conseguirlo. Lo recomiendo fehacientemente. No dice ninguna de las tonterías o simplezas que estás acostumbrado a leer en la prensa -en cualquiera- sobre China.

En realidad yo hubiera querido leerme su obra cumbre: In Praise of Hard Industries: Why Manufacturing, Not the Information Economy, Is the key to Future Prosperity, pero sólo muy recientemente apareció la edición en Kindle del que aquí resalto y es el único libro de este autor que puede leerse en dicho formato. Tras tres años de Kindle y algunas mudanzas, me cuesta muy mucho comprar un libro en papel.

Internet & Blogs.

Ganador 2011: Heroin.com: Selling Junk Online, artículo que ya destaqué en su momento. No es brillante, pero es lo mejor que recuerdo haber leído en este año.

Software y pamplinas 2.0.

Ganador 2011: Motorola Defy. Mi penúltimo reducto de lucha contra las nuevas tecnologías era tener un buen teléfono móvil, algo que considero que casi nadie necesita. Pero igual puedo decir que el poder tener Internet en el móvil me ha salvado el culo en más de una ocasión, porque no lo uso para jugar al Angry Birds.

Mi investigación sobre modelos me llevó a elegir este por un argumento que casi nadie valora a la hora de elegir teléfono: es sumergible (¡En agua!) y bastante resistente a golpes y arañazos. Su relación calidad-precio es de las mejores, la batería es de bastante resistencia y va con Android. A mi la verdad que “sensaciones” de que la pantalla vaya fina o tenga brillos como que no me aportan nada. Y aunque haya expertos que digan que no es posible, me compré el teléfono sin verlo hasta que lo tuve en mi casa, simplemente confiando en las opiniones de otros consumidores.

Persona del año.

Ganador 2011: Steve Jobs, uno de los fundadores de Apple. Persona admirada por todo tipo de aficionados a las ciencias, pero que demuestran su absoluta parcialidad mirando para otro lado cuando se intenta entender su personalidad llena de claroscuros. El “re-“inventor”” del teléfono, que al mismo tiempo era un fanático de todo tipo de patrañas New Age.

Insomina Prize.

Ganador 2011: El autor de estas líneas.

Cine.

Ganador 2011: El club de la lucha. Sin siquiera haber visto la película completa, este año he visto poco cine y bastante malo. Cuando digo poco estamos hablando de menos de diez películas. Me gustó la experiencia de ver la mitad de “El club de la lucha” en cine – la película va de más a menos – y luego leerme el libro para continuar con la trama hasta el final. Cuando tienes que hacer estos experimentos, algo no va bien. Por suerte para mi este año ya he visto dos películas mucho mejores que las de todo el 2011.

Series y televisión.

Ganador 2011: Premio desierto. He visto pocas series, la mayoría mientras plancho y sin el más mínimo interés. El género está totalmente agotado.

Best comment in blog.

Ganador 2011: Aunque sospecho que es un fake como una casa, el mejor comentario en mucho tiempo es este:

MARCO ZENTENO DE LA CIUDAD DE LA PAZ – BOLIVIA , DESEO INVERTIR LA SUMA DE 50 DOLARES EN LAS BOLSAS DE VALORES DE WALL ETREET. NASDAQ ETC.PARA ALIVIAR MI CRISIS, Y DESEO SABER COMO SE COMPRA LAS ACIONES Y EL REPORTE MENSUAL DE GANACIAS, CAPITALIZACION MENSUAL, PAGOS DE DIVIDENDOS MENSUALES ETC.

Ediciones anteriores del premio:
Marmolillo Awards 2010
Marmolillo Awards 2009
Marmolillo Awards 2008

Cucarachas

Estimado Webmaster:

Recientemente descubrí que su página web contiene contenido relacionado con la entomología como este enlace:

http://www.asinorum.com/educacion-casera/642/

Quiero informarle de un recurso educativo desarrollado por mi compañía, Orkin Control de Plagas. Es una cucaracha virtual interactiva, diseñada como herramienta instructiva de la anatomía de los insectos. Puede leerla en el siguiente enlace.

Si piensa que este recurso puede ser útil para los visitantes de su página, le agradecería si pusiera un enlace en la página antes citada, con el siguiente código HTML:

Orkin Virtual Roach

Cuénteme que piensa al respecto.

Gracias,
Steve Clark
Orkin Pest Control
http://www.orkin.com

Hombre, faltaría más, y te pongo dos enlaces en la portada. Todo mensaje de spam que consiga saltarse los filtros de Gmail, merece alguna forma de reconocimiento. Este lo he traducido al castellano.

Marmolillo Awards 2010

La edición de este año de los Marmolillo Awards se ha retrasado deliberadamente para atraer algo más de público que las ediciones anteriores. Que en navidades nadie consulte Internet es algo que, no por conocido no deja de ser sorprendente. Se supone que Internet es una forma de ocio pero la realidad es que casi todo el mundo se conecta desde el trabajo.

Como ya se anunció en una entrada anterior la cuantía de los premios se ha duplicado como acicate para luchar contra la crisis. Sin más, paso a enumerar a los ganadores.

Música.

Ganador 2010: The Dark Knight (Banda Sonora). Por Hans Zimmer y James Newton Howard.

Una banda sonora que ha recibido numerosas críticas, porque los compositores reutilizaron temas propios de bandas sonoras anteriores. Pero cuyo resultado es una gran banda sonora y que ha sido el disco que más veces he oído de todo el año.

Tras descargármelo de Internet por la cara – y más de una vez – y comprobar su calidad, pensé en comprar el disco original, incluso comprar varias copias de él. O donar una cantidad de dinero por Paypal a los compositores para evitar los intermediarios. Pero no, no hice nada de eso, aunque me siento orgulloso y me considero mejor persona por haber tenido semejantes ideas no llevadas a la práctica.

Literatura.

Ganador 2010: Álvaro Mutis: Empresas Y Tribulaciones De Maqroll El Gaviero.

Extraordinaria serie de novelas de la que ya he escrito con anterioridad en el enlace al libro.

Internet & Blogs.

Ganador 2010: Art of the Steal: On the Trail of World’s Most Ingenious Thief. Artículo de Joshuah Bearman publicado en Wired.

Curiosamente este escritor es uno de los productores del muy recomendable documental “The King of Kong” del que me extraña no haya escrito nada en su momento.

El artículo trata sobre la personalidad e historia del ladrón Gerald Blanchard, de una capacidad para el crimen extraordinaria, al estar muy por delante de los sistemas de seguridad de los bancos. Un hacker de verdad, de los malotes, no de los que crackean las consolas para el bien de la humanidad. Un ladrón que dejaba cámaras de seguridad en las escenas del crimen para saber qué hacía la policía una vez llegaba al lugar del crimen y poder perfeccionar aún más sus métodos – aparte de jactarse de su ineficacia. Es una narración bastante larga pero verdaderamente apasionante.

Software y pamplinas 2.0

Ganador 2010: Tomtom one.

Realmente el GPS es un invento extraordinario que se asocia con conductores tuercebotas capaces de dejarse caer a un lago mientras siguen sus indicaciones a pie juntillas. Pero para mi, que desde los asientos traseros he vivido decenas de trayectos de pesadilla para llegar al quinto pino y luego allí sufrir la incapacidad de la gente para orientarse y para expresar direcciones de forma inteligible hasta llegar a la calle correcta, el invento del navegador me parece que es verdaderamente útil y un avance de la humanidad, cosa que no puede decirse de Facebook o Twitter.

Sorprende ver la historia de la empresa holandesa Tomtom que fabricaba aplicaciones de gestión con un éxito bastante limitado y que con el navegador consiguieron dar un salto de gigante, pasando de ser una compañía local a una de las grandes del mundo. Uno de los mayores éxitos tecnológicos en los que nadie suele reparar. Para mi un éxito es que una empresa pase de facturar 300.000 euros a facturar 3.000 millones de euros, no que pase a tener 1.000 millones de visitantes de Internet pero luego no gane ni un céntimo o navegue al borde de las pérdidas.

A la hora de comprar un navegador buscando por Internet llegué a la conclusión de que debía comprar cualquiera de la marca Tomtom y el más barato posible porque casi todos son iguales. Suscribo esta opinión al 100%. El tomtom one vale 100€ pero si Tomtom saca un modelo aún más básico, pues ese es el que habrá que comprar.

Persona del año

Ganador 2010: Julian Assange

Por sus artes amatorias y su capacidad para evocar con ello ideas revolucionarias en sus fervientes seguidores, este Don Juan con Creative Commons es el personaje del año y justo ganador del premio.

Insomina Prize

Ganador 2010: William Rothstein

Turbadora historia.

Cine

Ganador 2010: Inception. De Christopher Nolan.

Este año me he tomado la molestia de anotar todas las películas que he visto. He visto sólo once películas en todo el año, contando películas vistas en avión y bodrios del calado de Sex and the City 2. Para gloria del cine español, dos de las películas las he visto pagando religiosamente la entrada. Una de ellas fue Inception que es una obra muy meritoria. Se nota que la historia está muy trabajada, pero el formato del cine, con la necesidad de no excederse de las dos horas y media, la convierte en una película un tanto fallida. Una serie de tres o cuatro episodios de hora y media podría haberla convertido en obra maestra. Pero no hay que olvidar que además de contar historias, la gente del cine tiene que pagar facturas: de yates y relojes Rolex, pero también nóminas de empleados.

Series y televisión

Ganador 2010: The Office.

La desquiciada oficina de una empresa papelera en Estados Unidos muestra fidedignamente el absurdo de las horas que se pasan trabajando en una oficina. La comedia es exagerada pero en muchos momentos refleja situaciones que tristemente son habituales en uno de los lugares donde pasamos la mayoría de nuestras vidas.

La serie no es brillante pero sí muy entretenida. Tras la decepción del final de Lost, que con el paso del tiempo cada vez se me antoja más ridícula, y con el desinfle de la serie Dexter, cada vez me siento más alejado de las pantallas de televisión y cine.

Best comment in blog

Ganador 2010: Jessica. Un premio que ha dejado el listón demasiado alto.

Mejor comentario del 2010

Este año los Marmolillo Awards (2009,2008) se están retrasando pero no por ello van a dejar de entregarse, es más, este año la cuantía de los premios se multiplicará por dos.

Ya hay un claro ganador en la categoría de mejor comentario. Aunque ha sido publicado en el 2011, las bases de los premios admiten ese tipo de incongruencias. El comentario es a la entrada “la idiosincrasia del gitano” y lo he editado para facilitar la lectura, aunque el original de jessica es aún mejor. No tiene desperdicio:

Mira: Yo de los gitanos no tengo quejas, siempre he conocido a gitanos desde pequeña. Pero hasta que me mudé a Almería no los he conocido como los conozco ahora, hace siete años que tengo algunos de amigos y no los cambiaría por nada del mundo. Mira, sí que es verdad que la mayoría por no decir todos están metidos en el mundillo de las drogas; Si no la consumen la venden, y lo de los coches es verdad que con 19 años los ves con un BMW súper guapo, un Ferrari, o con un Audi, o un Sangyong – mi mejor amigo tiene uno y es gitano y somos medio novios.

Y os puedo decir que porque tengan esa manera de ganarse la vida, con drogas, robando, trabajando en mercadillos etc., son personas que merecen la pena conocerlas porque hay gente muy buena y con mucho dinero y algunos viven en unos chalets que ni tu ni yo podríamos comprárnoslos en la vida y tener todo que tienen ellos y el respeto que se tienen, no lo tienen los payos ni en broma.

Siempre dice la gente que los gitanos roban se dedican a las drogas, venden en el mercadillo etc. , pero, ¿Es que acaso no hay payos iguales???

Yo estoy enamorada de esta raza, sobre todo de los chicos. Yo problemas solo he tenido con uno pero ahora estoy muy bien con él, y que me quieren muchísimo hay confianza si tengo algún problemilla se lo comento a ellos y genial.

Yo digo una cosa si una persona se hace amigo de un gitano y se llevan bien, le dan ganas de conocer a otro gitano.

Eso si el machismo no se lo quita ni Dios.

La continuación convierte lo sobresaliente en cum laude:

Ahora estaba leyendo más comentarios de aquí , lo que decís de que un gitano cambia mucho cuando eres su novia , es verdad cambian muchísimo , mi medio novio antes era una persona increíble: amable conmigo, un chico increíble. Ahora me hace pasar momentos muy desagradables y violentos porque es un machista igual que todos y no esperes que sus amigos te defiendan porque no defienden.

Ánimo de lucro

En los comentarios a una entrada hay varias personas que están cuestionando el que esta página tenga publicidad – y poco discreta – y sin embargo en la página de “Acerca de” indique:

ESTA PÁGINA NO TIENE ÁNIMO DE LUCRO

Cuando uno dice “sin ánimo de lucro” inmediatamente viene a la cabeza la idea de una ONG (Organización No Gubernamental). Hay muchas asociaciones sin ánimo de lucro y claro, ¿Es esta página como ellas?

Desde los mismos orígenes de Internet ya puse de manifiesto que yo no era una ONG. Y una página tampoco puede serlo. Ni siquiera la página de una ONG es una ONG. Es una página de Internet.

Al margen de ese sentido de “ánimo de lucro”, ¿Qué otros sentidos tiene la expresión del lucro? Pues según parece se refiere a cuando se realiza un delito y se ha menoscabado el patrimonio o los bienes de una persona. En función del valor de lo que se robe puede tratarse de una falta o un delito.

Desde luego el término no es muy adecuado y cada cual lo entiende como le parece. Lo que quiero decir con esa expresión es lo siguiente:

Que el hecho de escribir en la página no es con el ánimo de ganar dinero. Y que como muestra de ello está el hecho de que he escrito durante cinco años sin que hubiera ningún tipo de publicidad. Que queda fuera de duda que la motivación de escribir en la página no es el dinero que pueda ganar, sino porque me apetece.

Ahora bien, en lo del lucro – y en todo lo que tiene que ver con Internet – se tiende a mostrar como que hay dos posturas, y que o estás en una o estás en la otra.

ONG: Página que apoya el software libre, la compartición de series de HBO, a favor de Greenpeace, de Cuba, del Sáhara, en contra de la SGAE, en contra de Telefónica, en contra de Microsoft. Consigue dinero mediante donaciones. Cuelga música libre porque la música con copyright no es de calidad. La página se puede copiar entera pero hay que indicar la fuente.

Ánimo de lucro: Página con publicidad – que adquiere el término de intrusiva – con temática parcial, publicidad encubierta, artículos donde se habla bien de multinacionales, de contaminación, de comida rica en grasas, del tabaco, donde hay que pagar por todo. Que tienen contenidos que son por suscripción, que tiene un infame símbolo de copyright.

Desde luego si tuviera que elegir entre una y otra, me quedaría con la segunda. Pero afortunadamente el mundo permite matices, y los hay para aburrir. ¿Y por qué hay tanta gente que se deja atrapar en esa aparente dualidad?

En parte están los que van con el cuento del no ánimo de lucro. Ponen poca publicidad en la página o incluso ninguna pero luego la aprovechan para ganar dinero por otras fuentes.

Entonces podría tener la página sin publicidad y luego conseguir clientes indirectos y estaría en la línea ONG pero cobrando. O mendigar donaciones pero sin publicidad. Si alguien donara (nadie lo hace según todos los estudios que no se publicitan mucho porque dan verdadera pena) podría ganar más que con la publicidad. Pero seguiría teniendo sentido como “página ONG”.

En conclusión, que cada uno entienda lo que quiera o que se me critique como si hubiera iniciado un movimiento en forma de búho. Es ridículo hacerlo por esto cuando he contado tantas cosas mías que son mucho peores.

Creo que lo que distingue a esta página sobre muchas otras en lo del lucro es que al no poner mi nombre ni mi careto he renunciado al lucro más importante de todos: conseguir contactos profesionales gracias a la página.

Un comentario decía que la publicidad que pongo es muy molesta. A mi no me gusta, pero veo que Internet es así y derivará hacia esa línea porque lo que está funcionando es la publicidad y el resto de cosas lo hace de forma marginal.

También me decían que con esa publicidad pierdo lectores y mi ánimo debería ser “estar contento por que me lean”. Bueno, en realidad me gustaría ganar dinero y al mismo tiempo que me leyeran. Y la verdad es que tanto una cosa como la otra las consigo y en cuantía equivalente: algún dinero, algunos lectores. De nuevo la extraña idea dual de ser leído o ganar dinero. Se puede encontrar un término medio. No soy la única persona del mundo que ha puesto medios para impedir salir en “páginas de promoción”.

En fin, no soy muy coherente pero insisto en defender que no hay ánimo de lucro. Ya he contado algunas veces que me parece ridículo decir que hay que cubrir los gastos del servidor. O gastar el dinero en pagar el ADSL. O como otras páginas que afirman que quieren compartirlo con los lectores (y se quedan en la idea). No es un dinero que vaya a una cosa concreta, actitud manirrota donde las haya. Forma parte del dinero que gano, con el que compro libros, ropa de marca, alcohol, facturas de la luz, cenas gualtrapas. Y con el que tal vez me compre una casa, o una multipropiedad, o un coche, o un viaje a Tailandia de turismo sexual o a Cuba por solidaridad con el régimen (que es lo mismo). Eso os puede parecer mal, pero aún así no estará tan claro si la página tiene ánimo de lucro o no.

Imagen freeware (cerrado)

Muchas gracias a todos los que me habéis enviado fotografías para incluir en la cabecera de la página. Realmente he tenido mucho bueno donde elegir.

No obstante he optado por rechazarlas todas por los siguientes motivos:

a) Algunas imágenes son shareware, es decir, que nos gratis 100% como lo del Emule. A veces es mejor pagar 5 euros por hacer lo que te da la gana con algo, antes que obtenerlo gratis y tener que indicar con total claridad que esa foto es de otro.

Si hubiera puesto una foto shareware teóricamente estaría infligiendo la licencia, salvo que ponga un link justo debajo de la imagen o en la misma imagen, etc. Cosas raras que al final hacen que se te quiten las ganas.

b) Realmente me he dado cuenta de que si la foto es de otro el sitio pierde autenticidad. Hasta hace poco nunca hubo una imagen ahí arriba y no pasaba nada. Tener una imagen de un perro robada de un theme de blog estaba bien, pero ya la de una persona que se lo ha currado no me gusta tanto.

c) Combinando el material recibido he llegado a la idea de que con ir a la Wikipedia y tomar una fotografía del año de la tana que sea grande ya me vale para mi propósito.

Al final me he tropezado con una foto de Séneca que me ha gustado, aún siendo Shareware, a la que he troceado y Santas Pascuas, proceso completado.

Así que declaro firmemente que el trozo de esa fotografía no es mío ni jamás lo ha sido y que la foto la ha tomado un tal Calidius y que tiene licencia GNU Free Documentation License, lo cual es incomprensible para el común de los mortales, pero la respeto y comparto y mi obra de arte derivada de ella mantiene esa licencia, sea cual sea lo que significa. Y le pongo un link de 4×4 que obviamente no voy a dejar sobre la propia imagen porque contravendría los principios más básicos de la usabilidad en Internet.