Marmolillo Awards 2011

Resumir todo el año destacando lo que para mí ha sido lo mejor.

Música.

Ganador 2011: Selección de lieder de Hugo Wolf, interpretados por Ian Bostridge (tenor) y Antonio Pappano (piano).

Incontestable vencedor. A principios de año, en uno de mis modestos propósitos, decidí que había que abordar uno de los géneros más difíciles de la música clásica: los lieder, género sobre el que, con mejor o peor gusto bromeé en su momento.

Por azares del Emule acabé con una versión bastante poco común de los lieder de Hugo Wolf. La más famosa de todas es, con mucho, la interpretación de Dietrich Fischer-Dieskau. Tan importante es, que pocos tenores se atreven a grabar discos con las canciones que compusiera Hugo Wolf.

Sin embargo Ian Bostridge, un tenor inglés, se acercó a la obra con gran modestia. Escogió una buena selección de canciones, en un único disco y dándole un toque personal. Sabiendo que no iba a estar a la altura pero intentando aportar algo nuevo. Y es un disco de gran elegancia y un equilibro perfecto. Lo he oído tantas veces este año, sobre todo conduciendo, que detuve mi exploración del género. No pude lanzarme sobre la obra de Schumann o reforzar la de Schubert. Es que sólo he oído esta selección de lieder de Hugo Wolf, una y otra vez.

Quizás el papel del pianista sea el que la haga destacar sobre las interpretaciones de Fischer-Dieskau, donde hay un inmenso tenor y un tipo tocando el piano. Es una música excelentemente compensada, con una gran química entre el cantante y el acompañante.

Ni que decir tiene que oír estos lieder en medio de un caótico atasco es una experiencia delirante pero que he vivido muchas veces. Todo el mundo pitando y luchando por un centímetro de asfalto y tú más centrado en el ciclo de los Mörike Lieder.

Me llamó mucho la atención del compositor, Hugo Wolf, autor totalmente encasillado en un género único: el lieder. Y es curiosa su vida pues para él este no era sino uno género de formación. Todas las canciones que compuso eran una especie de ejercicio de estilo encaminadas hacia la creación operística, donde el autor volcaba todas sus aspiraciones, sin embargo su carrera se vio truncada por la terrible sífilis, una enfermedad que le llevó a la locura y posterior muerte con apenas 40 años de edad. Wolf fue capaz de crear bellísimas canciones de poemas que otros compositores habían descartado por lo estéril. Por la excelencia en un género que no era su favorito, por su capacidad de sublimación partiendo de textos pobres, Hugo Wolf habría sido merecedor de su propio Marmolillo Award.

Una de las canciones más bonitas del disco, cantada por Fischer-Dieskau. El trabajo de seleccionar las imágenes de fondo en los videos de Youtube, algo a veces despreciable, es sin embargo en este vídeo muestra un trabajo de verdadera paciencia y belleza por su ingenuidad.

Un pequeño reportaje sobre el disco del que hablo, donde se pueden oír varios fragmentos de fondo:

Literatura.

Ganador 2011: In the Jaws of the Dragon: America’s Fate in the Coming Era of Chinese Hegemony, ensayo escrito por Eamonn Fingleton.

Un libro fascinante sobre el enfrentamiento entre Oriente y Occidente, con un punto de vista totalmente original. El autor es uno de los occidentales que más sabe sobre Oriente, sobre todo de Japón. Se lanza a unos juicios sobre la forma de ser asiática y China y cómo ese comunismo está destinado a acabar siendo la nueva forma de gobierno ganadora.

El libro es denso, muy ambicioso y en él el autor se arriesga a opinar en formas muy críticas y dando nombres y apellidos. Es una ejercicio de libertad periodística de la buena. Me cuesta mucho resumirlo, y lo he intentado sin conseguirlo. Lo recomiendo fehacientemente. No dice ninguna de las tonterías o simplezas que estás acostumbrado a leer en la prensa -en cualquiera- sobre China.

En realidad yo hubiera querido leerme su obra cumbre: In Praise of Hard Industries: Why Manufacturing, Not the Information Economy, Is the key to Future Prosperity, pero sólo muy recientemente apareció la edición en Kindle del que aquí resalto y es el único libro de este autor que puede leerse en dicho formato. Tras tres años de Kindle y algunas mudanzas, me cuesta muy mucho comprar un libro en papel.

Internet & Blogs.

Ganador 2011: Heroin.com: Selling Junk Online, artículo que ya destaqué en su momento. No es brillante, pero es lo mejor que recuerdo haber leído en este año.

Software y pamplinas 2.0.

Ganador 2011: Motorola Defy. Mi penúltimo reducto de lucha contra las nuevas tecnologías era tener un buen teléfono móvil, algo que considero que casi nadie necesita. Pero igual puedo decir que el poder tener Internet en el móvil me ha salvado el culo en más de una ocasión, porque no lo uso para jugar al Angry Birds.

Mi investigación sobre modelos me llevó a elegir este por un argumento que casi nadie valora a la hora de elegir teléfono: es sumergible (¡En agua!) y bastante resistente a golpes y arañazos. Su relación calidad-precio es de las mejores, la batería es de bastante resistencia y va con Android. A mi la verdad que “sensaciones” de que la pantalla vaya fina o tenga brillos como que no me aportan nada. Y aunque haya expertos que digan que no es posible, me compré el teléfono sin verlo hasta que lo tuve en mi casa, simplemente confiando en las opiniones de otros consumidores.

Persona del año.

Ganador 2011: Steve Jobs, uno de los fundadores de Apple. Persona admirada por todo tipo de aficionados a las ciencias, pero que demuestran su absoluta parcialidad mirando para otro lado cuando se intenta entender su personalidad llena de claroscuros. El “re-“inventor”” del teléfono, que al mismo tiempo era un fanático de todo tipo de patrañas New Age.

Insomina Prize.

Ganador 2011: El autor de estas líneas.

Cine.

Ganador 2011: El club de la lucha. Sin siquiera haber visto la película completa, este año he visto poco cine y bastante malo. Cuando digo poco estamos hablando de menos de diez películas. Me gustó la experiencia de ver la mitad de “El club de la lucha” en cine – la película va de más a menos – y luego leerme el libro para continuar con la trama hasta el final. Cuando tienes que hacer estos experimentos, algo no va bien. Por suerte para mi este año ya he visto dos películas mucho mejores que las de todo el 2011.

Series y televisión.

Ganador 2011: Premio desierto. He visto pocas series, la mayoría mientras plancho y sin el más mínimo interés. El género está totalmente agotado.

Best comment in blog.

Ganador 2011: Aunque sospecho que es un fake como una casa, el mejor comentario en mucho tiempo es este:

MARCO ZENTENO DE LA CIUDAD DE LA PAZ – BOLIVIA , DESEO INVERTIR LA SUMA DE 50 DOLARES EN LAS BOLSAS DE VALORES DE WALL ETREET. NASDAQ ETC.PARA ALIVIAR MI CRISIS, Y DESEO SABER COMO SE COMPRA LAS ACIONES Y EL REPORTE MENSUAL DE GANACIAS, CAPITALIZACION MENSUAL, PAGOS DE DIVIDENDOS MENSUALES ETC.

Ediciones anteriores del premio:
Marmolillo Awards 2010
Marmolillo Awards 2009
Marmolillo Awards 2008

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

17 comentarios en “Marmolillo Awards 2011”

  1. Mi última bala, Dr Who. La original, la del 63. Yo la he comenzado a ver (voy por 1965) y es algo completamente diferente a lo que puedes encontrar hoy en día (incluyo al Dr Who actual).

  2. Me parece muy bien el premio musical, y ya que estas tratando de “entrar” en el lied, y que veo que te gusta la dulce y blandita voz de Ian Bostridge, te aconsejo su “English Songbook“. No es lied alemán, sino art song inglés, pero conceptualmente está muy cerca, es muy agradable de escuchar y la interpretación de Bostridge es más acertada que en sus grabaciones de lied alemán (en mi humilde opinión).

  3. Llevo varios años abriendo tu página diariamente (aunque tu numero de actualizaciones haya disminuido un poco últimamente), por que coincido con frecuencia con tus opiniones sobre muchos temas y en general me gustan muchas de las cosas que planteas.
    Pero el motivo de comentarte hoy (aunque creo ya lo hice otra vez) es la curiosa coincidencia de ver series mientras planchas. Te recomiendo dos que he visto últimamente casi tan compulsivamente como un adolescente: The Good Wife y Homeland. Bueno, y también Pana Am, aunque esté a otro nivel.

  4. Gracias por vuestras sugerencias, no es que las series sean malas, es que ninguna me acaba de gustar. Y si son americanas, uno tiene la sensación de que si es buena, la trama se alargará hasta el infinito. Y si no es americana, el riesgo es enorme.
    Tengo a Sherlock en agenda (vi la primera temporada completa, tal vez me vino grande por verla en versión original), Homeland la tengo descargada (respeto mucho las recomendaciones de Alvy de Microsiervos) y de Doctor Who vi el primer episodio y me pareció una tomadura de pelo.

  5. A ver qué te parece “Black Mirror”:
    http://www.channel4.com/programmes/black-mirror

    Consta de sólo 3 capítulos, independientes entre si. No sé si eso es una serie, o una miniserie, u otra cosa. Aparte de lo impactante y entretenida que me ha resultado, me ha parecido que intenta lidiar con algunos dilemas actuales de bastante calado (me ha hecho reflexionar), y creo que lo hace con mucha maestría.

    No me había sentido así con una serie desde hace mucho tiempo. Quizá ni siquiera con Lost… MUY recomendable!

  6. Por cierto, os recomendaría ver “Black Mirror” sin haber consultado previamente nada sobre la serie. Me gustó la sensación de que la serie me impactara de lleno, con toda su fuerza. Avisados quedáis!

  7. Mi voto para Breaking Bad y Mad Men, que empecé a ver hacia fin de año.

    Yo también lei “In the Jaws of the Dragon”, coincido en que es de lo mejor que se ha escrito sobre ese país, junto con el mas famoso “Factory Girls”.

  8. ¿Podrias explicar a qué te referías específicamente con aquello de “patrañas new-age”? Porque si tu intención era comparar el budismo con una pseudo-filosofía dependiente de alineaciones planetarias y signos zodiacales, sólo me queda compadecerte.

  9. Ni siquiera sabía que Jobs era budista. Pero sí que seguía todo tipo de supersticiones, como su forma de vestir. O que rechazó comenzar los tratamientos contra el cáncer en pos de terapias mucho más guays y karmáticas. Que era la clásica persona “que está como una regadera” si no fuera por ser el padre de inventos tan conocidos por todos nosotros.

  10. Mucha curiosidad por el libro que comentas, In the Jaws of the Dragon… claro que no estará traducido ni de broma, ¿no? :(

  11. No creo que lo traduzcan jamás, no tuvo mucho éxito en su momento. Es un milagro que esté en formato Kindle.

  12. No sé dónde habrás visto que su forma de vestir estaba asociada con alguna clase de superstición o creencia mágica. Sólo se trataba de marketing y de contar con un uniforme o estilo propio, el cual, dicho sea de paso, fue definido por un diseñador japonés cuya identidad ya ni recuerdo.

    Lo segundo que dices reviste algo más de verdad, aunque no es que se trate de terapias “guays y karmáticas”, sino, como digo, de ciertas creencias particulares dentro de las miles de variantes que ofrece el budismo. Y si bien soy de los que igualmente cree que es una pésima decisión el declinar el tratamiento del cáncer en pos de terapias alternativas, hay un largo trecho (hasta evolutivo) entre lo que son las creencias del budismo y las patrañas new-age.

  13. Steve Jobs sobrevaloradísimo!
    La mitad de las cosas que se queja que le ha copiado Windows las copió él a su vez de Xerox.
    Y los medios de comunicación siguen diciendo que Steve Jobs inventó el ratón y el sistema de ventanas y desplegables, bochornoso.
    Se crea un idolo y todo el mundo cierra los ojos.

    Es cierto, se negaba a tratamientos convencionales contra el cancer y los sustituía con meditación y raices. Sorprendentemente no sirvieron para nada, el cancer avanzaba y se acabó sometiendo a lo que hiciese falta. Tarde, aunque en cualquier caso es posible que aún tomándolos a tiempo el resultado hubiese sido el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *