Tacos JUMPER

Ahora hasta la comida viene con instrucciones de uso. Muchos alimentos tienen pequeñas recetas sugeridas o sencillamente te explican el único plato que se puede preparar con lo que compraste.
Frecuentemente estas recetas incluyen otros ingredientes que también comercializa la empresa fabricante de ese producto. Y entonces SIEMPRE ocurre lo mismo. Si compraste tacos Jumper, así es la receta:

Para preparar los tacos corte una cebolla mediana y un pimiento rojo en trozos. Saltee un poco de pollo cortado en trozos pequeños mezclado con tomate triturado JUMPER. Tras quince minutos, quitar el pollo y el tomate triturado JUMPER de la sartén. Volver a mezclarlo todo, esta vez a fuego fuerte. Incluir arroz blanco o judías JUMPER a la mezcla. Remover todo (especialmente el tomate triturado JUMPER). Cuando la mezcla tenga un tono dorado apartarlo y dejarlo reposar 15 minutos.
Enrollar los tacos con la mezcla anterior (que contiene tomate triturado JUMPER y judías JUMPER) y ya está listo para servir.

Puntualizaciones:
a) No soy tan subnormal como para creerme que en esa receta el tomate triturado o las judías tienen que ser forzosamente de la marca JUMPER. Así que podías obviar la mención.
b) Si indicas la primera vez que el tomate es JUMPER ya ha quedado clara la idea, no hace falta usar constantemente la construcción tomate triturado JUMPER.
c) Podrías poner la marca de la empresa en letras minúsculas.
d) ¿Por qué todo el tiempo se mencionan los otros productos con la marca (en mayúsculas) y sin embargo el producto ya comprado simplemente se menciona por su nombre, sin especificar marca?
e) Todo parece como pensado para Internet. El no usar pronombres, el repetir cadenas de texto, usar mayúsculas, como si fuera para posicionar una página de cara a buscadores.

El viaje del pavo

No hay país que dignifique más la carne de pavo que los Estados Unidos. Y es curioso cómo el animal llegó a los Estados Unidos.
En México, antes de la llegada de los españoles, no había animales de granja, con la única excepción del pavo, que no existía en Europa. El otro animal doméstico que a veces comían los mexicanos era el perro.
Los españoles llevaron sus animales a América y trajeron al pavo a Europa. Desde allí, vía Sevilla, viajó muy pronto a Inglaterra. Los barcos de colonos británicos, en algunos de sus viajes a las costas americanas, empezaron a enviar pavos a Norteamérica, esta vez a los Estados Unidos.
En Estados Unidos existían, al igual que en México, pavos salvajes. Pero la versión doméstica tuvo que recorrer miles de kilómetros para cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.
En aquella época era común ese trasiego: los productos americanos viajaban a España y Portugal y desde Sevilla o Lisboa eran exportados a toda Europa. Ingleses y franceses enviaban estos productos de vuelta a Canadá y Estados Unidos.
Se tardó muchos años en realizar trayectos más eficientes. Luego se usaron las islas del Caribe como puertos principales que distribuían los productos de América a todo el mundo. En algún momento del tiempo Inglaterra llegó a valorar mucho más a las islas de las Antillas que a Canadá y Estados Unidos juntos.
Aún hoy en día no se aclaran sobre el origen del famoso pavo en la Cena de Acción de Gracias. Unos opinan que los colonos tomaron pavo por una costumbre Navideña británica. Otros que lo hicieron basados en los pavos salvajes que encontraron en el nuevo territorio. Lo que sí que es cierto es lo que os acabo de contar, que había pavos en México y llegaron a Estados Unidos por tan extraña ruta.

Oferta permanente

¿Os habéis fijado que desde los tiempos de los romanos en España SIEMPRE ha estado de oferta la espuma de afeitar? Siempre regalan un 20%, hay cuatro o cinco marcas y al menos un par de ellas siempre lucen esa oferta. Quizás no os parezca llamativo pero es un hecho singular, no compartido por ningún otro producto. No es una oferta común, es algo que lleva por lo menos 15 años siendo así. Y lo más increíble de todo es que no ocurre en el extranjero, al menos en ninguno de los países en los que he estado.
Es un caso de “beta permanente” pero del mundo real. Otra son las cuchillas de afeitar de Gillete, que siempre son una oferta de 5+1 o las cremas hidratantes faciales que tienen 2X1 por lo menos las tres cuartas partes del año. ¿Sabes algún otro caso tan flagrante de oferta perpetua?

Chocolate inexacto

Supongo que muchos os habéis preguntado lo mismo. Los chocolates “negros” que se jactan de su alto contenido en cacao, siempre dan una cantidad de cacao mínima. “80 por ciento de cacao mínimo”.
Es algo absolutamente incomprensible, salvo que haya alguna restricción legal. No nos engañemos, todos estos chocolates son productos de fábrica creados masivamente. ¿De veras que no sabéis a ciencia cierta el contenido EXACTO en cacao de la mezcla? Y no me puedo creer que la masa no sea lo suficientemente homogénea como para que esta cantidad pueda variar apreciablemente.
Otro punto: si miras en los ingredientes de los chocolates – y de muchos otros productos – encuentras las temidas trazas de avellanas, nueces y leche en polvo. Esta información se escribe ante los posibles alérgicos severos (uno entre mil millones de personas) que podrían morir simplemente por tomar el producto que ante el que reaccionan. Como medida legal de precaución.
Aunque resulta repugnante. Se sabe que la misma máquina que hace el chocolate con leche hace luego el chocolate con avellanas. Pero que diablos, ¿No son capaces de limpiar la máquina hasta el punto de que no quede ni rastro de lo que han procesado unas horas antes?
Además, no dicen “contiene trazas de nueces”, sino el altamente improbable, “puede contener trazas de nueces”, o sea, hay una probabilidad de que queden restos insignificantes de un producto al que es casi imposible que tengas intolerancia y si la tienes es casi seguro que no irá más allá de gases o molestias estomacales.
Nota: Para los consumidores de marcas cutres de chocolates, según esta página en que ha contrastado los registros sanitarios, las marcas de chocolate de las grandes cadenas de supermercados (marcas blancas) son realmente las siguientes:
Marca Eroski: Zahor
Marca Mercadona: Gorriaga/Cantalou
Marca El Corte Inglés: Valor
Marca DIA%: Nestlé (para el chocolate con leche). Gorriaga/Cantalou para el resto.
Marca Carrefour: Gorriaga/Cantalou
Marca El Árbol: Comercial Loraine

Vender en Ebay

Todos sabemos que en España al que se le ocurre obtener ingresos de una forma que no sea trabajando para una empresa se le tacha de listillo y se cuentan los días hasta que el fracaso cae sobre él.
Vender es muy difícil y muy valioso. Aunque muchos se quejen de que lo vale realmente es el producto que ellos han fabricado. De que el vendedor no es nadie y sin embargo obtiene un beneficio desmesurado.
Intenta vender algo. Y te darás cuenta de que lo más importante es vender. Es algo tan fundamental que no merece la pena seguir hablando del asunto.
Todavía me asombra como se comporta cualquiera de los no vendedores cuando se aproxima al mundo de las ventas. Por ejemplo, en Ebay.
Hay cierta tendencia a considerar que el consumidor es un ingenuo. O que al tratarse de un mercado global, al haber tantos potenciales clientes, alguno caerá atrapado por nuestro producto. A mi esta ingenuidad inversa me resulta molesta, en especial cuando llega de aquellos que desprecian la profesión comercial.
Sé de un caso de un anuncio que llevar varios meses en Ebay. Se trata de una persona que vende las puertas de su casa. No la de entrada, sino la de las habitaciones. Hastiada de las mismas puertas, ha pedido presupuesto para las nuevas. Tras indignarse de lo maravillosamente caras que son las puertas, ha decidido que por lo menos venderá las suyas para pagar una parte de la venta.
¿Qué mejor sitio que Ebay? Esta persona vende las puertas de su casa un 40% más baratas que si fueran nuevas. Toda una ganga. ¿No te interesan unas puertas de segunda mano? ¡Es un precio irrechazable!
Hasta que no venda sus puertas en Ebay no se comprará las nuevas.
Sólo se me viene una palabra a la cabeza: subnormalidad.
Otro. En EEUU los Iphones son más baratos que en Europa por el cambio dólar-euro. Se va a EEUU y vuelve con cinco Iphones. Ponle que el Iphone cuesta nuevo 300 euros (son números inventados/aproximados) y que esta persona los ha comprado por 300 dólares (que son 200 euros mal contados). Vende el teléfono por 250 euros, con lo que se saca un beneficio de 50 euros por cada teléfono.
Aquí no es tan fácil. Por un lado hay que contar la molestia de transportar 5 teléfonos, el riesgo de perderlos en un registro rutinario de la TSA americana, el espacio y peso de maleta. Eso digamos que son minucias. El caso es que los aprendices de vendedores en Ebay no se ponen nunca en la situación del cliente. Tienen una idea del cliente como si fuera una persona inocente dispuesta a hacer lo que sea por ahorrarse un céntimo.
Vamos a ponernos del lado del cliente. Tengo dos opciones. Comprarme un teléfono por 300 euros, con la caja, con el envoltorio, con el ticket de la tienda, con la garantía.
O puedo comprarlo a un gañán de Ebay, que tiene un historial de 0 ventas, que me lo vende por 250 euros más gastos de envío.
Otro. Se gastó 550 euros en unos palos de golf que no ha usado más que un par de veces. Los vende en Ebay, por 400 euros. Ni se ha dignado en hacerle una foto a los palos de golf, sólo pone que cuestan nuevos 400 euros. No tiene ni idea de lo que pueden costar los gastos de envío de algo así, lo único que sabe es que eso lo pagará el comprador.
Otro. Se compró una raqueta de tenis de calidad media. Tras cientos de partidos de tenis, quiere comprarse una mejor. Pues nada, la vieja, que está para el arrastre, la vende en Ebay.
Siempre lo mismo, una idea de que hay gente pá tó, de que si las cosas no se venden solas es culpa de Ebay. Una visión sobre cómo ganar dinero casi infantil, y basada en ideas de perogrullo.

Le devolvemos su dinero 2.0

Al final siempre acaban pagando justos por pecadores y la gente abusaba: niñatos que se cogían el pack de una consola para jugar en vacaciones, (incluso familias enteras rotando por los distintos supermercados cogiendo y devolviendo artículos cada 15 días, gente que se compraba los últimos modelos de videocámaras para grabar las vacaciones y bodas y un largo sinfin de jetas. Y después llegabas tú a comprarte algo, envoltorios abiertos, usados, artículos que se nota que han sido usados y aunque tienes intención de comprar en esas condiciones no lo haces.

En teoría si compras algo es porque lo quieres, (que se olviden los de compras compulsivas), así que, si no funciona te lo cambian y si no, piénsatelo antes de comprarlo.

Un caso que me contaron del Carrefour, es una peña que compraron unas paelleras gigantes para las degustaciones de las fiestas de su pueblo y después se presentaron a devolverlas dentro del periodo de los 15 días, usadas, con todo pegado o gente que se pilla trajes de marca en el corte inglés para bodas y los devuelve después de llevarlos a la tintorería, (qué menos).

Los foros, siempre mejores que los blogs.
Vía: Statcounter.com

Kodak EasyShare Printer Dock Series

ATENCIÓN: ESTO ES PUBLICIDAD
Estaba buscando un regalo para cierta persona que no es nadie de la Web 2.0 ni que use Twitter en el WC sino una persona del mundo real que habla mediante las cuerdas vocales con otros seres humanos y tiene aficiones consistentes en tocar objetos diferentes de un teclado y ratón.
Entonces se me ocurrió que la Kodak EasyShare Printer Dock Series sería un excelente regalo. Es una especie de impresora para fotografías digitales, más sencillo de usar que una campana y perfecto para personas que se manejan con gente que no tiene ordenador y les gusta alardear de sus supuestos conocimientos informáticos. Con este aparato imprimes tus fotografías y quedan como en los viejos tiempos en papel fotográfico y perfectas para ser vistas off-line.
kodak-printer.jpg
El cacharro cuesta 80€ que me parece un poco caro. Si se compara con EEUU se nota que nos están tomando el pelo, los precios tienen un diferencial enorme respecto a lo que cuestan allí. Pero claro, ante un aparato como una impresora lo menos importante es lo que cueste la propia impresora. Es como cuando hablaba sobre qué hay que mirar a la hora de comprar un reproductor mp3. Si quieres comprar una impresora mira primero cuánto cuestan los cartuchos de la impresora. Ese es el principal dato a la hora de tomar la decisión sobre comprar o no.
Para la pequeña impresora además había que mirar también el precio del papel fotográfico de tamaño definido. En ambos casos los precios eran abusivos y estratosféricos. 30 euros por un paquete de papel de 100 fotos y 50 euros por un combinado de papel (150 fotos) y tinta de impresora. Además con el problema añadido de que aunque es Kodak no es un producto demasiado frecuente y es fácil que te encuentres desabastecido.
Si quieres regalar la impresora, que viene con 10 hojas de papel, tienes que regalar por lo menos un recambio de papel y ya se pone el conjunto en los 110€. El regalo quedó descartado sin duda alguna.
Luego además está el riesgo de que funcione bien o no. La impresora es posiblemente el invento con peor acabado de la Historia de la Humanidad. Las averías son frecuentes. Además se cumple la regla de que cuanto más pequeña sea una impresora más fácil es que algo falle. Para saber como funciona lo mejor es siempre mirar las opiniones de consumidores en Amazon.
Este producto puntúa bastante alto pero las opiniones más recientes son muy negativas. Según parece es como los melones, si te sale bueno pues no tienes ningún problema y disfrutas de fotografías en casa toda tu vida, pero si algo falla lo mejor que puedes hacer es tirarla a la basura. Aunque dado su manejable tamaño mi recomendación es que antes la lances con violencia contra una pared rompiéndola en mil pedazos y descargando gran cantidad de energía negativa, lo cual te dejará el aura en perfectas condiciones.
Una de esas opiniones muy negativas:

Nunca me he sentido tan maltratado por un objeto inanimado en toda mi vida. Nunca antes me había preocupado de escribir una opinión negativa hasta ahora. Este es quizás el peor producto que jamás haya comprado. Es como la máquina de fax de la película Trabajo Basura. El papel no se carga correctamente: o toma varias hojas a la vez ocasionando un atasco o directamente ninguna. Cada hoja tiene que ir colocándose manualmente y esto causa un atasco de papel en el 70% de las veces. Cuando había gastado en torno al 25% de la tinta la impresora empezó a avisarme de que tenía que cambiar el cartucho de tinta. Compré un paquete de papel para 170 fotografías en Amazon y ya voy por el cuarto cartucho de tinta (de cinco que he comprado) pero sólo se han imprimido correctamente unas 40 fotografías. Desenchufo la impresora o la reseteo pero no ayuda. He estado tratando de imprimir fotos para las felicitaciones de Navidad y después de varias horas de trabajo nocturno sólo tengo impresas tres. Para el tiempo que he empleado es menos de una por hora. Podría haber hecho el dibujo a mano con lápices de colores y habría terminado mucho antes. No sé cuáles son las alternativas que ofrece la competencia pero seguro que son mejores que esta.

Tres ganadores

El mercado de las bebidas recuerda a la búsqueda de la piedra filosofal. Todo el mundo sabe que los beneficios caso de encontrarla son infinitos pero también conocen que el esfuerzo será casi por seguro infructuoso y a un coste intolerable.
Sorprende por tanto que haya tantas empresas que se esfuercen año tras año por conseguir incluir en el mercado comercial un producto nuevo. Por mencionar a uno entre tantos, la fracasada Sherry Coke.
Crear un nuevo producto requiere una campaña de marketing colosal, como si el producto estuviera perfectamente consolidado. Además la nueva bebida tiene que ser extraordinaria. Pero por encima de todo hay que tener una enorme dosis de suerte.
¿Suerte? Imaginad en un ejercicio de abstracción que la cerveza no fuera un invento del Neolítico. ¿Creéis que esta bebida triunfaría en el mundo actual? La respuesta es no. Sería imposible hacer popular la cerveza a pesar de que es una bebida extraordinaria y a pesar de que la cerveza sin alcohol es posiblemente la bebida más perfecta que existe (0 calorías, sabor aceptable, fácil de conseguir y con numerosos beneficios nutricionales).
La cerveza y el vino son como el ajedrez. No son mejores que otras bebidas u otros juegos pero tienen una historia y un conocimiento humano y científico en torno a ellos que los convierten en productos insuperables. Del vino se sabe casi todo lo que el conocimiento humano puede abarcar. Junto a la física es una de las materias de la ciencia mejor conocidas por nuestra especie.
Y lo más importante de este artículo es esta frase: si no fuera por su pasado, el vino y la cerveza fracasarían hoy en día como bebidas.
Por ejemplo la Fanta limón, tan conocida en nuestro país, no ha tenido aceptación en los países del norte de Europa donde Fanta significa Fanta naranja.
Por eso cada vez que veo un anuncio de una nueva bebida me sonrío y pienso cuánto tiempo serán capaces de aguantar esta vez. Pero a pesar de los constantes esfuerzos infructuosos hay bebidas que han conseguido introducirse en el mercado comercial. Con una mezcla de paciencia, capacidad para seguir anunciando (también llamado músculo financiero) y suerte.
Sólo reconozco a tres claros ganadores en los últimos 20 años. Y aún el primero no está claro que haya conseguido afirmarse en su posición.
Nestea
El mercado de hacer un refresco de té helado es una lucha tan fiera como desconocida. Aparentemente en España el claro vencedor es Nestea pero la realidad es que a nivel mundial el primer puesto es cosa de Lipton. En este caso estamos ante una lucha titánica llevada a un nuevo plano. Por un lado Nestlé y Coca-cola defienden su marca Nestea. Por otro luchan la eterna rival: Pepsi de la mano de Unilever.
La idea de hacer un refresco a base de té estaba en el aire desde hace años. Si el té es la segunda bebida más popular después del agua, ¿Cómo es que las empresas de bebidas no están apenas ganando dinero con él?
Mirando cifras globales, Lipton lleva una gran ventaja: 35,6% del té helado mientras que Nestea sólo tiene un 23,7%. En España estos números carecen de sentido. Coca-cola tiene una enorme ventaja competitiva al ser el proveedor de la mayoría de los locales y tiendas del país.
Si alguien crea algo nuevo y esto triunfa Coca-cola no tiene más que copiarlo y sabe que en países como España, al tener tantos contratos firmados con proveedores el negocio será suyo. Una inusual forma de monopolio.
Aquarius
En su propia publicidad anuncian que ellos son los mayores sorprendidos por su éxito. Esta bebida fue creada en 1991 y orientada a las Olimpiadas de Barcelona, expuesta como bebida oficial de los juegos. Y como ya todos sabemos, la mayoría de los que la beben no son deportistas. Un gran éxito de nuevo de la mano de Coca-cola, de nuevo un triunfo que no estaría al alcance de ningún otro.
Red Bull
Red Bull es sin dudar el éxito más extraordinario de los últimos 20 años en lo que a bebidas se refiere. Se introdujo en 1987, adaptando su sabor de un refresco ya existente en Tailandia (!). Sus cifras de ventas son extraordinarias: 3.000 millones de latas vendidas en todo el mundo durante el año 2006. Y lo más inimaginable de este triunfo es que se trata de un producto sobre el que hay numerosas sospechas de que resulta perjudicial para la salud (o tal vez su éxito se ha visto potenciado por ello). Red Bull está prohibido en países tan poco exóticos como Francia o Dinamarca. Es uno de los productos más famosos que se producen en Austria. Su escudería de Fórmula 1 es una muestra de que han ganado más dinero del que son capaces de administrar con su invento.
Ese es el dinero con el que sueñan los inventores de refrescos azules, de Fantas de piña, de mil inventos condenados al fracaso. Pero el potencial y la envidia son tan grandes que este esfuerzo vano continuará por toda la historia de la Humanidad.

Tres perdedores

La Navidad está llena de cosas que gustan a pocos o que sólo a nosotros nos desagradan. Mucho se ha dicho sobre todas ellas, opiniones hay tantas como personas. Pero al margen de opiniones me atrevería a decir que hay objetos propios de la Navidad que están en periodo de extinción. Sólo la inercia de la tradición los mantiene con vida pero su muerte es sólo cuestión de tiempo.

Las peladillas

Originarias del pueblo de Casinos en Valencia, este dulce navideño es el peor de todos los que existen con gran diferencia. Y eso lo convierte en un absurdo por cuanto España ha cambiado mucho, ni los más pobres se dignan comer conejo en la Nochebuena. Por eso mismo nadie en su sano juicio está por la labor de comerse una dura e insípida peladilla cuando tiene a su disposición mantecados, bombones, chocolatinas, turrones y mil delicias que se comen fuera de temporada. Aunque conserva un regusto añejo, de cuando uno era pequeño y se pasaba la tarde con una peladilla en la boca para luego comer una plasta de almendra, la realidad es que las peladillas son despreciadas en cualquier cesta de Navidad o bandeja con productos de la época.

El turrón de chocolate

Otro subproducto, este de historia más reciente, es el turrón de chocolate. Tras los clásicos turrones de Jijona y Alicante comenzó el aluvión de diferentes sabores jugando siempre con la base original. Coco, nata, frutas, yema. Era inevitable acabar haciendo un turrón de chocolate.
Pero claro, la concepción del turrón aplicada al chocolate se lleva haciendo desde años. Las mezclas de chocolate con almendra, o con avellanas son más antiguas que la misma Navidad. Y entonces llegó el lumbreras: echémosle arroz.
Pero alma de Dios, que el arroz no es para los postres. Porque exista un postre canónico como el arroz con leche no quiere decir que se pueda disponer de ese vegetal para la repostería. Usar arroz es de pobres. Por eso existe la morcilla de Burgos, que a muchos le parece la mejor del mundo, pero que nace en la concepción rácana de dónde hay arroz no hay morcilla, mismo concepto existe en la mortadela de aceitunas. Se echaron aceitunas porque la combinación no era mala pero sobre todo para abaratar el producto.
Pues con el arroz en el chocolate pasa lo mismo. Y lo que ya hace que me hierva la sangre es que aprovechando la economía hecha con el arroz los directivos de Nestlé y empresas similares se niegan a usar sus mejores chocolates, parece como si les ofendiera mal mezclarlo con lo cual recurren a un chocolate de pésima calidad produciendo un producto que está pidiendo a voces una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los villancicos

Cierto es que estas canciones tradicionales acaban resultando pesadas conforme transcurren los días de diciembre pero el hartazgo ya ha llegado a un punto que demuestra que tienen los días contados. Ya nadie se atreve a poner villancicos auténticos y sólo se oyen las versiones: Julio Iglesias, tenores cantando villancicos pero sobre todo las infames versiones flamencas. Los villancicos cantados con flamenco son lo más repugnante que se ha compuesto desde que murió Haydn.
El flamenco tiene sus seguidores y hay flamenco de gran calidad hasta el punto de que Radio Clásica tiene un programa de flamenco desde hace años pero nunca ha tenido uno de pop. Pero el flamenco comercial suele apestar y cuando llega a los niveles de interés que pueden llevar a un grupo a plantearse grabar un disco de villancicos, entonces podemos estar por seguro que estamos ante basura musical.
Pero la gran sorpresa es que la gente está tan cansada de los tradicionales que incluso soporta los villancicos flamencos. Eso presagia una muerte fulminante, quizás sea este su último año. Porque oír villancicos flamencos en el Corte Inglés hasta en las plantas más nobles es señal de que algo falla, de que los músicos Copyleft tienen un filón que no están sabiendo aprovechar.

Dieta Shangri-La

El hambre

A diferencia de casi todas las demás dietas que existen, la dieta Shangri-La no elige una serie de alimentos, o combinaciones de ellos con el objetivo de perder peso. La dieta Shangri-La no es más que un método para controlar las ganas de comer sin grandes sacrificios, sin esfuerzos de voluntad titánicos. Es la dieta más sorprendente que existe y por ello todavía no es muy conocida – tal vez nunca lo sea.
Cuando oyes los principios de la dieta sólo puedes pensar “me están tomando el pelo”. Seth Roberts, el descubridor de la misma, llegó a ella a través de un camino bastante curioso: tomando una coca-cola en París.

El descubrimiento

Seth iba a Serbia desde los Estados Unidos. Y claro, hay que hacer alguna escala. Como todo paleto americano decidió parar en la capital de Europa: París. Pasó una semana allí antes de marchar a Serbia.
Seth acostumbraba tomar una coca-cola light con la comida, algo también muy americano. Sin embargo fue a un sitio donde no tenían tan universal bebida. Tuvo que pedir una coca-cola convencional. Para el que no lo sepa, la coca-cola es diferente en cada país del mundo, adaptándose a los gustos de cada región. A Seth el refresco le supo extraño. Terminó su comida y como todo turista pasó a dar interminables caminatas por la ciudad del amor.
A Seth le extrañó que a pesar del esfuerzo físico no tenía apenas hambre. Durante su semana en París la situación perduró. Tomaba la extraña coca-cola y luego no tenía hambre. Como Seth es de la Hermandad del Puño cuando no tenía hambre no comía. Quién haya estado en París sabrá que es una medida altamente recomendable para la economía. Al término de su semana en Francia Seth había perdido peso.
Seth era un psicólogo profesor de una prestigiosa Universidad estadounidense, Berkeley. Berkeley es a la Universidad Completense de Madrid lo que la Universidad Completense de Madrid a una Universidad de Afganistán. Seth Roberts daba un curso anual sobre alimentación. Así que tenía suficientes conocimientos para entender que pasar de tomar la coca-cola light a la versión con azúcar no podría servir ni para perder peso ni hambre.
Tras consultar la bibliografía al respecto, hablar con colegas y experimentar consigo mismo, llegó a enunciar la dieta que le permitió perder el sobrepeso que tenía: La dieta Shangri-La.

El método

La forma de llevar a cabo la dieta es lo más anti-intuitivo del mundo. Cuando tengas hambre y no sea la hora de comer, bebe un vaso de agua con azúcar. Sólo agua y azúcar, nada más. Dos o tres sobrecitos de azúcar por cada vaso, generosamente nos gratificamos con unas 120 calorías.
Lo que enuncia la dieta son dos puntos:
– Que esas calorías extra no serán almacenadas por nuestro organismo.
– Que se nos quitará el hambre y a la hora de la comida nos saciaremos antes.
Con esos dos principios, se pierde peso. Porque al final estamos tomando menos calorías de las que necesita nuestro organismo y este tiene que recurrir a las reservas de grasas.
En su libro sobre la dieta, Seth lo explica sin sensacionalismos de ningún tipo: si sigues la dieta y no se te quita el hambre, entonces no funcionará contigo así que olvídala. No es una de esas dietas que buscan el milagro a largo plazo. Si en una semana no tienes menos hambre durante el día es porque no vas a adelgazar con la dieta Shangri-La.

Cómo funciona

La clave es la relación que establece el cerebro entre el sabor y las calorías. Según el autor, nuestro cuerpo tiene un mecanismo de control interno del peso. Ese mecanismo está en constante desequilibrio. Unas veces nuestro cuerpo trata de aumentar un poco de peso – lo más habitual – otras veces de bajarlo, del mismo modo que un termostato.
Como forma de control está el sabor de los alimentos. El cerebro relaciona alimentos con sabores más poderosos con más calorías. Y no se equivoca. Sin embargo la dieta Shangri-La establece un cortocircuito: tomamos calorías sin ningún sabor.
El cerebro empieza a perder su punto de control y llega un momento en que se equivoca. Y decide perder peso. Da menos señales de hambre.
La coca-cola extraña de París tuvo ese efecto. Ante un sabor desconocido, la mente no supo responder a la asociación de calorías y sabor. Se produjo el cortocircuito.
Insisto en que la dieta no hace milagros. Si tienes menos hambre tienes que comer menos. Si ignoras las señales de tu cuerpo, señales que tanto trabajo ha costado manipular, te pondrás como una vaca gracias al exceso de calorías del agua con azúcar (azúcar con generosidad).

Cómo tomar el azúcar

La regla fundamental es evitar que el cerebro relacione el agua con azúcar con las calorías que contiene. Según cuenta Seth Roberts el sólo sabor a dulce, sin nada más, no establece relación calórica. El sabor dulce sin más es relativamente natural, como el del agua pura. Es complejo y no merece entrar en detalles, para eso está el libro de la dieta Shangri-La.
Si queremos romper la relación hay que seguir estos simples principios:

  • No tomar el agua con azúcar hasta por lo menos una hora después de la última comida.
  • No tomar el agua con azúcar hasta por lo menos una hora antes de la próxima comida.
  • No tomar nada que tenga sabor en ese lapso de dos horas.
  • El agua se puede y debe beber con tanta tranquilidad como se desee, como si de un refresco se tratara.
  • No se puede uno lavar los dientes. Nada con sabor en esas dos horas.
  • Agua y azúcar. Ni té, ni nada que tenga el más mínimo sabor.

No sólo de azúcar vive el hombre

Gracias a testimonios de algunos seguidores de la dieta, Seth Roberts llegó a la conclusión de que el azúcar era lo de menos. Una versión tan buena como esta es la de tomar una cucharada de aceite. En lugar del azúcar, aceite. Eso sí, nada de aceite de oliva extra virgen del pueblo. Aceite que tenga el menor sabor posible. El autor de la dieta oyó esta variación a su dieta, no dudó en practicarla y ahora es la versión que recomienda, por su comodidad y baratura (menudo agarrado que es el amigo).
El aceite tiene que ser del sabor más suave posible, hay una versión de aceite de oliva que se llama extra light que apenas si tiene sabor (y tiene las mismas calorías que el otro, el light es por el sabor). Esa es la que hay que comprar.
También podría tomarse aceite de girasol pero aquí nos estaríamos dando un buen empujón de omega-6 (una de las grasas de las que no se debería abusar). También se puede tomar aceite de colza, pero ese aceite está absurdamente proscrito en España. La versión que usa Seth Roberts es la del difícil de encontrar aceite de semillas de lino. Este aceite tiene la ventaja de ser la mayor fuente de omega-3 del planeta Tierra. Eso sí, tiene un sabor que conviene disimular tapándose la nariz mientras se traga el aceite.

Los resultados

No voy a escribir sobre un método que no haya probado. Afortunadamente no tengo problemas de sobrepeso así que sólo hablaré de lo que he comprobado: el hambre desaparece por completo. Ahí queda en la mano de cada uno el aprovechar o no está circunstancia. Seth Roberts no duda en recomendar el combinar su dieta con alguna otra que sea relativamente eficaz. Por supuesto la mejor es la que haya puesto un médico. Pero esas dietas suelen fallar porque no luchan contra el hambre, el mayor enemigo del que está a dieta.
El problema principal es el que apunta el autor, uno tiene la sensación en la boca de que desea morder algo. Pero ya no es algo que viene del estómago. Se puede calmar con chicles.

El libro

Todos estos detalles y muchos más se explican en el libro de Seth Roberts. Como es un libro que está en inglés y que probablemente nunca será traducido al español, si tenéis alguna duda podéis preguntar en los comentarios y recibiréis respuesta.
Seth Roberts es un tipo realmente interesante. Tiene un blog que no es el típico blog de famoso, es un blog que actualiza a diario con varias entradas. Y habla sobre muchas cosas, de hecho apenas si habla ya de su dieta, ahora está enfrascado en evaluar las ventajas del omega-3. En lugar de los costosos y ridículos métodos científicos tradicionales (consigue 300 voluntarios, a la mitad les das un placebo y a la otra mitad les das un medicamento para ver si cura algo y si no el experimento no ha servido de nada) usa la autoexperimentación. Se toma un producto y mide los resultados: en función de eso analiza posibles utilidades de ese producto y a continuación amplia sus hipótesis. Es un método low-cost de investigación que aunque desprestigiado es muy eficaz. Su dieta tiene varios miles de felices adeptos.
Sus resultados con el omega-3 son muy interesantes sugiriendo que es uno de los complementos más prácticos para la alimentación. Eso sí, nada de subproductos de Puleva: una cucharada de aceite de semillas de lino tiene tanto omega-3 como dos garrafas de leche omegatresística.
Seth Roberts es un blogger de pro. Su libro está lleno de opiniones tomadas de blogs y de foros. Nada de típicas historias de teletienda (antes pesaba 150 kg, ahora peso 60, soy modelo y me he casado con un millonario). Y lo mejor de todo es que en su propio libro pone links a dichos comentarios. Además expone las opiniones negativas, algunas de las cuales le ponen de cuarta y media. Todo con links.

Más información:

El libro en español: Se puede comprar por correo en una librería de Málaga. O probar suerte con Iberlibro.
El libro Shangri-La diet, en Amazon (en inglés).
El blog de Seth Roberts (en inglés).
Los foros de la dieta Shangri-La (en inglés).
Seth Roberts es un tipo muy simpático y responde a cualquier pregunta ya sea por e-mail o en los comentarios a su blog. Le pregunté algunas antes de leer su libro y me respondió gustosamente. De hecho me ha confirmado que existe una versión en castellano.
Nota: No me llevo un céntimo por todo esto. Si compráis el libro por ese link que pongo seguramente el beneficiado sea Seth Roberts (que es el referred). En cualquier caso decir que no me temblaría nada por el cuerpo si tuviera que poner post de publicidad encubierta.
Artículos relacionados: